CRISIS

En los primeros meses del año se dieron de baja 21 licencias de comercio

Desde la Cámara de Comercio advierten que en lo que va del año fueron más las bajas de licencias que las altas, y apuntan a la presión impositiva, los altos alquileres, la situación económica y las compras en Chile y Mercado libre. Analizan pedir la declaración de emergencia y medidas paliativas. Preocupación en el sector.
En los primeros meses del año se dieron de baja 21 licencias de comercio
10/04/2017

“La crisis en el sector comercial es similar a la que vivimos en el 2001, con la salida de la convertibilidad,  y la del 2011 con la erupción del volcán, con la caída abrupta de ventas”, asegura Mónica González, presidenta de la Cámara de Comercio de Villa La Angostura. De esta manera, sintetiza el panorama que vive hoy el comercio de la localidad.

La situación se traduce en números: sólo en los primeros tres meses del año –el período de mayor flujo turístico-se dieron de baja 21 licencias comerciales. La cifra asusta, teniendo en cuenta que por primera vez en años fue mayor la cantidad de bajas que las altas (18 en total).

“Estamos preocupados por la diferencia, nunca tuvimos esa diferencia y aparte porque es alto el número de bajas para lo que significa la Villa”, agrega  Gonzalez, y aclara que en la localidad prácticamente no hay comercios “golondrinas” que trabajan sólo por temporada, por lo tanto las bajas de licencias corresponden en su mayoría a comercios permanentes.

Del total de bajas, más del 50% corresponde a comercios de indumentaria y ropa de blanco, ambos rubros los más golpeados por el “turismo de compras” en Chile.

En números

Fuente: Cámara de Comercio de Villa La Angostura

-En los primeros 3 meses del año se dieron de baja 21 comercios y 18 solicitaron el alta; mientras que en el 2016 hubo 71 bajas y 170 altas, aunque la mayoría de las “altas” fueron habilitaciones de cabañas turísticas.

-Tras la erupción del Puyehue-Cordón Caulle, en el 2011, por la profunda caída de ventas, se dieron de baja 58 licencias comerciales.
 

Las causas

Las  bajas se dan porque el comercio no resiste, y es por varios factores: la alta carga impositiva es el número uno de las causas,  tenemos muchos impuestos que pagar;  el precio de los alquileres son muy altos para el giro comercial que tiene el pueblo;  y las competencias, llámese Mercado Libre, las redes sociales que revenden y las compras en Chile”, resume la titular de la Cámara de Comercio.

En ese marco, el “turismo de shopping” en el país trasandino constituye sólo una punta del problema.

El turismo sigue eligiendo la localidad, y la última temporada de verano fue “buena” en términos de ocupación hotelera, pero esos números no se reflejan en el nivel de consumo en los comercios, al margen del rubro gastronómico.

Es que la caída del poder adquisitivo no sólo recae en los turistas, sino en los vecinos que son el verdadero sostén del comercio local.

Propuestas

La Cámara se encuentra realizando un relevamiento y prepara una carpeta para presentar en las entidades que nuclean el comercio minorista con el objetivo de  buscar una solución -al menos transitoria- para paliar la crisis del sector.

“Necesitaríamos ver de qué manera conseguir REPRO –subsidio del Estado para sostenimiento del empleo-, una reducción del IVA  aunque sea temporalmente y  alguna prórroga de pagos de las cargas sociales. Son cosas que para lograr y conseguir se tienen que conjugar acciones”, comenta González.

En ese sentido, uno de los primeros pasos que buscarían dar es la declaración de emergencia económica por parte del Municipio o la Legislatura Neuquina.

Ya se reunieron con funcionarios de Gendarmería, Aduana –para saber el nivel de control en el Paso Samoré- y la semana que viene se reunirían con el intendente Guillermo Caruso.

La competencia de Chile, a la luz de los costos

En algunos rubros, como indumentaria importada y electrónica, el precio que se consigue en las grandes cadenas chilenas es similar al costo que debe cubrir un comerciante local para ofrecer el mismo producto a sus clientes.

En ese sentido, y con el objetivo de ejemplificar el fenómeno,  la Cámara realizó un pequeño estudio: solicitó a los proveedores/importadores argentinos el precio del mismo artículo que se importa en Chile y en Argentina.

“Para ese producto el importador en Argentina arranca con un 50% más de impuesto, que Chile no lo tiene. Además, acá tenemos el 21% de IVA y en Chile es el 19%. A eso se suman todos los impuestos locales, como Ingresos brutos, etc”, explica González.

De esta manera, por ejemplo, la misma caja de lápices de Faber Castell o la campera Columbia que se importa tanto en Argentina como en Chile, le cuesta al menos un 50% más  al comerciante minorista argentino.

“Esa es el meollo de la cosa. Estoy totalmente de acuerdo que se proteja la industria nacional, cuando estaba, pero a nuestra industria nacional para protegerla tenés que bonificar con impuesto y apuntalar las pymes, el empleado es muy caro por las cargas sociales , la industria nacional no puede competir jamás con el importado”, sostiene la titular de la Cámara.

“El 90% de los artículos  vinculados a la escritura son todos importados. Por ejemplo Bic era nacional y se fue a Brasil y ahora es importada y era una empresa netamente nacional”, agrega.

Por otro lado, apunta, en Chile son las grandes cadenas de tiendas las que hacen las ofertas imbatibles y los productos corresponden a temporadas anteriores. “Los grandes mall no pueden hacer stock, por eso revientan la mercadería. Y esas tiendas tampoco importan todos los modelos de campera, y las ofertas son de productos del año anterior”, concluye.

 Fuente: Mariana M. Fernández, diario Río Negro (edición 9/4/2017)/ DiarioAndino

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesa
    13%
    1 voto
  • Me gusta
    63%
    5 votos
  • Me es indiferente
    13%
    1 voto
  • Me enoja
    13%
    1 voto
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter