VIOLENCIA DE GÉNERO

Oriundo de Villa La Angostura, juzgado por femicidio en Santa Cruz

Jorge Huenumil fue imputado por "Homicidio agravado por el vínculo y violencia de género". El 8 de marzo se realizó la primera jornada del juicoo oral por el asesinato de Romina Barria. la primer jornada de juicio oral confesó haber asesinado a Romina Barría.
Oriundo de Villa La Angostura, juzgado por femicidio en Santa Cruz
10/03/2018

En la mañana del 4 de Octubre de 2016, en Río Gallegos se conoció otro caso de femicidio, esta vez contra Romina Barría, trabajadora y madre de una niña, fue encontrada sin vida después de que un incendio consumiera su hogar. La noticia rápidamente corrió entre los vecinos, al saber que la ex pareja de Romina se había fugado con la hija de ambos.

En el transcurso de la tarde, producto de la inmediatez y la reacción de la población difundiendo por todas partes el rostro del femicida, de la niña y el auto en el que habría huido, pudo ser detenido en Comandante Luis Piedrabuena a 240km de la capital. 

Se sabe que Huenumil tenía intenciones de llegar a Villa La Angostura, donde residen su madre y hermanos. 

Según  indicaron familiares de la víctima, Romina había denunciado a Huenumil dos semanas antes de este tremendo desenlace.

La confesión
 En la mañana de este 8 de marzo de 2018, pasados unos minutos de las 09:00, en la Cámara Oral en lo Criminal de la Primera Circunscripción de Río Gallegos, se dio inicio al debate oral y público que se sigue contra Jorge Marcelo Huenumil, quien está imputado por el delito de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y mediado por violencia de género y daño”. Cabe señalar Huenumil mató de varias puñaladas a Daniela Romina Barría, el pasado 4 de octubre del 2016, en la casa en la que ésta residía en el barrio San Benito. Luego de cometido el hecho, el imputado prendió fuego un sillón para tapar el homicidio. 

Testimonial de Huenumil

Luego que la sala fue desalojada, el imputado se sentó en ante el Tribunal, cuyo presidente le solicitó que le contara cómo se conocieron con Romina, cómo era su relación y los momentos en los que se separaron.

Luego le preguntaron cuándo empezó a andar mal la relación, Huenumil dijo que en el 2015, porque Romina estaba todo el día afuera y era muy celosa. “Romina gritaba e insultaba mucho y yo nunca fui violento”, explicó y siguió contando: “En esa separación me fui a vivir en el barrio Evita por cuatro meses, en ese tiempo yo salí con una mujer y ella con otro hombre y después volvimos a convivir”.

A su vez el Presidente le preguntó cómo fue la segunda convivencia y el acusado contó que al principio fue buena y luego se complicó por sus celos, “no me dejaba salir a ningún lado, me tenía encerrado, no salía ni a jugar al fútbol”. 

Luego, el Dr. Cabral le preguntó por la separación de los días previos al hecho, y el imputado contó que fue cuando estaba trabajando y Romina le mandó un mensaje diciéndole que había cambiado la cerradura de la puerta de la casa. “Fui a la casa de Blanca y le conté todo, que ella decidió echarme de la casa”, comentó y explicó: “La decisión la tomó luego que discutiéramos porque ella no había estado en todo el fin de semana, yo le recriminé y por eso cambió la cerradura”.

En esos momentos le preguntaron dónde había dormido durante esta última separación, -esta pregunta se debe a que días antes del homicidio, el imputado le envió una serie de mensajes diciéndole que dormía en una plaza-, a lo que Huenumil contestó que las dos primeras noches durmió en una plaza cercana y luego en la gamela del frigorífico. “En ese tiempo nos comunicábamos por teléfono y en el trabajo”, manifestó y añadió: “En ese momento ella solo quería tomarse un tiempo y yo le dije que sí”.  

 El día del hecho

El presidente del Tribunal, luego de escuchar el relato de Huenumil, fue directamente y le preguntó por lo que sucedió el día que cometió el crimen. Este hombre contó que se vieron el viernes y ese día, Romina le dijo que iban a volver pero que todos se iban a poner en contra. Esa noche estuvo con ella y le pidió que buscara un alquiler y se verían allí a escondidas. Luego se fue a la casa del padre y el domingo salió y encontró un alquiler. Huenumil le escribió a Romina para contarle pero ésta no le contestó. El  lunes se vieron en el trabajo y ella allí le pidió más tiempo. Horas después él se presenta en la casa y le dice que se iría a Villa La Angostura, además de pedirle pasar la tarde con la nena. Romina me dejó con la nena encerrado y se fue con la llave. Según aseguró ella no lo dejaba irse de Gallegos.

Cuando regresa a la noche, mantienen una discusión, cuando la ve mandando mensajes y riéndose, “cuando ella deja el celular lo tomé y vi que se estaba mensajeando con el hombre y no sé que más pasó”, manifestó. 

   

“Yo no fui señor”

En esos momentos, el Juez le preguntó directamente si él había matado a Romina Barría, y Huenumil contestó: “Yo no fui señor”, palabras que dejaron atónitos a todos los presentes y en especial a sus defensores, ya que éstos estaban pidiendo un juicio abreviado.

Seguida a la frase “yo no fui señor”, continuó diciendo “tenía mucha bronca, cuando me desperté esperé a que lo hiciera mi nena”.

El Presidente del Tribunal, volvió a preguntar si él había matado a Romina Barría, éste contestó: “Sí, señor”.

En esos momentos y al ver que el imputado no hablaba, le preguntó si quería parar unos minutos, y él contestó que sí, por lo que se pasó a un cuarto intermedio de 15 minutos.   

Al reanudarse el debate oral, el Dr. Cabral le solicitó que cuente específicamente lo que sucedió la noche del homicidio pero éste se negó a brindar detalles, solo contó que él se despertó y esperaba que lo hiciera su hija.

Al ser cuestionado por dónde sucedió el ataque, el imputado contó que fue en el comedor y que no recordaba qué elemento utilizó.

Posteriormente le preguntaron por el incendio que produjo en la casa para tapar el homicidio de Romina, a lo que Huenumil respondió no recordar nada, y que tomó conocimiento del mismo por la causa, y volvió a negar saber el siniestro.

A su vez le preguntaron qué hizo cuando despertó la nena, y respondió que la cambió y la subió al auto, “me puse a manejar con la nena atrás, no recuerdo a dónde iba”, explicó y agregó: “Manejaba, no tenía rumbo, no pensaba en nada, sabía lo que había hecho pero no me quería escapar”. 

Acto seguido la defensa solicitó un cuarto intermedio de cinco minutos para poder hablar con su pupilo. Al regresar del mismo la defensa solicitó permiso para que su defendido realice una ampliación de su declaración, la cual fue otorgada. 

En esta oportunidad el que preguntó fue el defensor, quien le pidió que cuente lo que sabía del incendio, Huenumil dijo que cuando salió de la casa había quedado una vela aromática encendida y ésta podría haber tomado contacto con la pintura o el disolvente que había en el suelo de la casa.

Posteriormente, el Dr. Cabral le mostró los elementos que fueron secuestrados durante la instrucción de la causa y el imputado fue reconociendo las prendas de vestir que llevaba puestas el día del hecho. 

Ya para finalizar con el testimonio, el Presidente le preguntó si tenía algo más para decir y Huenumil dijo: “Pido disculpas, no quería que pase esto, no fue pensado ni planeado, lamento lo sucedido”, concluyó.

 

 

 

  

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesa
    36%
    4 votos
  • Me gusta
    18%
    2 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
  • Me enoja
    45%
    5 votos
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter