"Para que exista un brote los pacientes deberían haberse infectado dentro de la misma área con una fuente en común. El número de casos hasta ahora es el esperado en el año, lo que sí es diferente es la virulencia del germen, que está provocando infecciones invasoras graves", alertó a Infobae la médica infectóloga Lilian Testón, coordinadora del departamento de Epidemiología de Fundación Centro de Estudios Infectológicos(Funcei), quien recomendó a médicos y padres "estar atentos a los síntomas y al tratamiento precoz".

Consultada sobre por qué la enfermedad no está incluida en ninguna vacuna, la médica infectóloga del Hospital de Clínicas y secretaria del comité nacional de infectología pediátrica de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) Elizabeth Bogdanowicz explicó que "es una enfermedad de incidencia muy baja y lo habitual es que dé faringoamigdalitis y tenga un curso benigno; el foco para desarrollar vacunas siempre se pone en bacterias más violentas como meningococo o neomococo; pyogenes en general no hace esto".

¿Entonces a qué se debe esta virulencia? "Las bacterias tienen la capacidad de tener cambios genéticos periódicamente que hacen que alguno de sus constituyentes tenga variaciones y eso les da más virulencia", puntualizó Bogdanowicz a Infobae. "Además -detalló- el estreptococo es una bacteria de cápsula, lo que hace que no pueda ser destruida fácilmente por el sistema inmune del ser humano".

Sobre las mutaciones esperables en las bacterias, en el caso puntual del estreptococo, la especialista ahondó: "Hay periodos en los que el pyogenes hace estos cambios estructurales en la base genética de la bacteria, a lo que se suma que hay una proteína particular de la cápsula -la proteína M- que le da más capacidad de adherirse a las mucosas y una vez que hace eso, tiene más facilidad para invadir el organismo".

"El tema es que esta proteína, a su vez, tiene 200 serotipos de los 1,3 se asocian con enfermedad invasora y se comportan de la manera que estamos viendo", puntualizó Testón, y agregó: "La detección de esa proteína está en el ámbito de la investigación y no se pueden hacer estudios diagnósticos para saber cual de los serotipos está provocando la infección".

Síntomas para tener en cuenta

 
La trasmisión se produce por contacto físico directo entre personas por vía respiratoria (Getty)
La trasmisión se produce por contacto físico directo entre personas por vía respiratoria (Getty)

Según describió Bogdanowicz, "el cuadro inicial tiene compromiso de las vías aéreas superiores, acompañado de fiebre alta, decaimiento y dolor de garganta". "Es un cuadro que llama la atención y que puede incluir dolor de cabeza y dolor abdominal -alertó-. En general el cuadro inicial tiene más impacto en el estado general del paciente, cuesta bajar la fiebre y sigue taquicárdico a pesar de que la temperatura baje".

"La consulta debe hacerse ante un niño que quebranta su estado general, y presenta fiebre, cambios en la coloración de la piel, aunque no le duela la garganta", insistió.

Asimismo, y sobre los dos casos de chiquitos fallecidos que fueron asociados con influenza A, destacó que "si el paciente tuvo gripe previamente, el virus destruye las células del epitelio respiratorio y la persona queda muy susceptible a infectarse con otras bacterias". "El otro virtus que se asocia favoreciendo el desarrollo de pyogenes es el de la varicela", señaló.

De allí que quienes hayan padecido cualquiera de esas dos enfermedades recientemente se encuentran entre los grupos de riesgo, al igual que los adultos que tengan algún factor que lo predisponga a padecer infecciones bacterianas.

 Si el paciente tuvo gripe previamente, el virus destruye las células del epitelio respiratorio y la persona queda muy susceptible a infectarse con otras bacterias

La enfermedad es prevalente en niños entre tres y 15 años. "Es muy raro que ocurra en los primeros dos años de vida, aunque puede darse en niños que tengan contacto con alguien enfermo", destacó Bogdanowicz.

La trasmisión se produce por contacto físico directo entre personas por vía respiratoria. Ejercitar el lavado de manos y guardar reposo en caso de enfermedad hasta 24 horas luego de que se vaya la fiebre, tanto en niños como adultos son las medidas más efectivas para prevenir el contagio de este tipo de patologías.

Desde la secretaría de Salud explicaron que "la enfermedad invasiva bacteriana es un evento notificable en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS)". "Las muestras tomadas en los laboratorios institucionales son derivadas a los servicios de Bacteriología Especial y el de Antimicrobianos, ambos del Instituto ANLIS – Malbrán, para la identificación de serotipos y estudios de resistencia antimicrobiana respectivamente", detalló un comunicado del organismo acerca del protocolo a seguir para la confirmación de los casos.

"Las infecciones por la bacteria estreptococo pyogenes son habituales en la población infantil (aunque pueden ocurrir en otras edades) y se presentan con mayor frecuencia hacia finales del invierno y principios de la primavera. Si bien es un evento notificable, es importante conocer situaciones como las ocurridas de manera tal de poder profundizar las investigaciones epidemiológicas por parte de las jurisdicciones", aclaró Patricia Angeleri, directora nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud de la Secretaría de Salud de la Nación.

Síntomas

Lo que conviene, entonces, es estar atentos a los síntomas, que pueden resumirse rápidamente en:

* Aparición de fuerte dolor de garganta o síntomas similares a la faringitis

* Fiebre con altas temperaturas

 

* Lesiones en la piel

Si se detectan estos síntomas entonces conviene de inmediato consultar con un médico, quien puede ordenar a la vez un hisopado que permite, en cuestión de media hora, determinar si hay infección de streptococcus pyogenes.

 

Prevención

Para prevenir el contagio, conviene seguir los mismos pasos que para la gripe.

* Lavarse las manos con frecuencia y mantenerlas desfinfectadas.

* Cuidar, si hay lesiones en la piel, que no se ensucien con polvo en suspensión o tierra.

* No automedicarse, ya que puede ser contraproducente.

Fuente: infobae.com.ar /Losandes.com.ar