ESPECIAL PARA DIARIOANDINO

Poner los ahorros en plazo fijo ¿sí o no?

Daniel Brito escribe sobre la duda de muchos ahorristas en plena crisis y tasas de interés por las nubes.
Poner los ahorros en  plazo fijo ¿sí o no?
08/04/2019

Por Daniel Brito

Sin ánimos de ser autorreferencial pero con la clara intención de graficar situaciones que se repiten cíclicamente les pido que me permitan compartir una anécdota que sirva como argumento para consolidar una idea.

Para poner en contexto el relato resulta necesario comentar que desde mediados del 1998 en Argentina se venía consolidando una situación recesiva debido a factores externos como internos, algunos aspectos técnicos pueden resultar complejos pero pueden entenderse claramente leyendo los informes del BCRA para esos años, creo que se sorprenderían al reconocer algunos protagonistas.

Para los que no están dispuestos a leer demasiado solo quiero mencionar que en ese año aprendí que “uno de los factores” que preceden o anticipan nuestras crisis (a modo de presagio) están dados por la paralización de la actividad de las autopartistas (las que fabrican las partes que usan las fábricas de autos).

Como era joven, optimista y bastante crédulo pensé que eso era una exageración, que solo era producto de una mala racha de un sector productivo y no le presté la demasiada atención. Avanzado el año 2000 me tocó trabajar en una sucursal bancaria dentro de una automotriz y descubrí que el presagio era cierto, la fábrica de autos había decidido hacer un recorte de empleados indemnizando a las personas mayores de 58 años para paliar la crisis.

A muchos de ellos los conocía, compartía almuerzos y charlas en el comedor de la planta; las empresas automotrices en nuestro país siempre fueron como mini ciudades donde el empleado del banco era conocido por todos y era relativamente confiable.
Muchas veces en esos años, mas de las que hubiera querido, la pregunta de rigor era si les convenía aceptar el retiro voluntario y con el dinero hacer un plazo fijo.

La respuesta era sencilla y extremadamente peligrosa al mismo tiempo, si tomaban la indemnización de toda una vida de trabajo y la ponían en un plazo fijo, con los intereses de un mes ganaban más que su sueldo.

Que un obrero automotriz que había trabajado más de 10 hs al día durante los últimos 20 años en condiciones realmente adversas descubriera que podía ganar dinero sin trabajar era algo extraordinario. La posibilidad de disfrutar de la vida sin tener que levantarse a las 4 de la mañana y trabajar hasta caer rendidos era real y estaba a su alcance.

Durante buena parte del año 2000 e inicios del 2001 vi desfilar a muchas personas que habían decidido que eso era lo que querían. A mediados del 2001 las tasas de los plazo fijo empezaron a ser mayores, el sistema financiero estaba tratando de evitar que las personas retiraran su dinero para refugiarse en el dólar, para darles más tranquilidad a los ahorristas el gobierno y el sistema financiero implementaron y publicitaron el “Fondo de Garantía de los Depósitos” una interesante herramienta que buscaba llevar tranquilidad a los ahorristas y cuya aplicación hoy sigue vigente y actualizada.

Lo que no se sabía en esa época, y entiendo que ahora tampoco, era que existía una tasa de referencia para calcular la cobertura de dinero en el hipotético caso que surgiera una situación imprevista que hiciera que los bancos no pudieran hacer frente al pago de los depósitos. Lamentablemente la credibilidad y la confianza no han sido los aspectos más destacables de nuestra historia y creo que muchos sabemos que sucedió después.

¿Y la anécdota?

Hasta el día de hoy tengo disculpas pendientes con muchas personas que “me pidieron consejo” para tomar la decisión de hacer un plazo fijo y en los que no supe ser lo suficientemente claro. Hay una persona en particular, un empleado de la automotriz, que no voy a olvidar jamás .

El señor en cuestión cuyo nombre se me escapa, quizás como intento fallido de olvidar una época tristísima, decidió adherirse al retiro voluntario no tanto por el dinero que iba a ganar por hacer un plazo fijo sin trabajar sino para acompañar a su mujer que estaba postrada en una cama sin posibilidades de recuperarse.

El “bendito corralito” fue para él una sentencia de muerte, sin posibilidad de usar el dinero que se había ganado después de años de sacrificio, sin los intereses que le permitirían acompañar a su mujer, sin la posibilidad de conseguir trabajo por su edad, sin jubilación, sin dinero para comer pero sobre todo sin dinero para pagar los medicamentos de su mujer.

El problema no es que un modelo fracase, el problema es que en ese fracaso hay personas como nosotros que pierden todo, incluso se les va la vida y de las personas que más aman.

Hay experiencias que nadie debería tener, no está bien aprender de este tipo de cuestiones, no cuando está en juego algo mucho más importante que el dinero.

Estoy convencido de que es fundamental que entendamos que el sistema financiero debe tener valores, transparencia, ser ético.

Como dice Joan Antoní Melé al hablar de banca ética “los bancos no tienen dinero, gestionan nuestro dinero, no es de ellos es nuestro” y sostiene que: “ganar dinero no es el objetivo, es el resultado…que el mundo esté mejor gracias a nuestra actividad”. En el 2001 nada de esto se logró y me preocupa que estemos repitiendo la receta ¿y porque decir esto ahora?

La operatoria de un banco consiste en que el dinero que la gente deposita voluntariamente sea administrado por estas entidades mediante distintas herramientas (préstamos, créditos, etc.) para que luego de un período (30 días en los Plazo Fijo) sea devuelto junto a más dinero producto de los intereses, del que los bancos descuentan sus ganancias.

Tanto en el 2001 como en las últimas medidas dispuestas por el BCRA el dinero que las personas depositan en los bancos puede ser utilizado para adquirir títulos de deuda emitidos por el estado, una operatoria que hoy prácticamente no tiene límites, que deja excelentes ganancias al sistema financiero pero que deja abiertas muchas incógnitas a los ahorristas.

El hecho de desconocer estas situaciones vulnera la posibilidad de que las personas puedan tomar decisiones conociendo las posibles implicancias y esto es algo que no debería volver a suceder jamás.

Pero… ¿entonces me estás diciendo que puede haber un nuevo corralito?
No, estoy diciendo que es necesario conocer todas las variables antes de tomar decisiones y si deciden hacer un plazo fijo sepan que pueden ganar bastante dinero en pesos, incluso si ponen lo suficiente pueden vivir todo el mes con los interese pero no me pidan que se los recomiende.

Les dejo un par de frases que pueden resultarles útiles: “no pongas todos los huevos en una sola canasta”, “cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía”.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesa
    73%
    11 votos
  • Me gusta
    20%
    3 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
  • Me enoja
    7%
    1 voto
Dejar un comentario
Seguinos en Twitter
El concejal de Primero Angostura, Fabián Fasce, impulsa una Comunicación para que se mensure la calle pública, punto que traba las obras que aún debe hacer el privado en el loteo De El Mercado. “La plaza que tiene que hacer no tiene relación con la calle y ya debió estar terminada”, dijo.