"Sacarnos el piloto automático y comenzar a pensar qué pasa con nuestros residuos"

Agenda Verde  cuentan como es el proceso de tratamiento de la basura en una  planta que tiene una capacidad máxima para procesar 10-15 toneladas de residuos por día, justo lo produce normalmente en la localidad. Escucha su columna hoy a las 12:00 en FM Andina.
14/05/2019
E

n nuestra rutina cotidiana generamos residuos, que si son reciclables, los lavamos y secamos para depositar en el cesto de residuos “secos”, mientras que el resto van al cesto de “húmedos” o al compost si son orgánicos.

Ahora bien, muy pocas veces nos preguntamos qué pasa con esos residuos luego de que los coleros los recolectan.

 Y seguramente muy pocos de los vecinos de Villa la Angostura saben realmente qué pasa con esa bolsa de nylon que descartó. Estamos acostumbrados a no preguntarnos por el destino de nuestros residuos, a manejarnos en el “piloto automático” de la rutina de compro, uso y tiro. Sin embargo, esa bolsa de nylon si no es tratada de forma adecuada, puede terminar en lugares insólitos, causando grandes problemas.

Por ejemplo, se sabe que la mayor mortalidad de tortugas marinas se debe a que ingieren bolsas de nylon flotando en el mar y lo más llamativo es que esas bolsas pueden provenir de miles de kilómetros de distancia, siendo acarreadas hasta el mar por las aguas de arroyos y ríos.

Por esto, un día decidimos visitar la planta de tratamiento de nuestro pueblo, para dejar de funcionar en “piloto automático” y entender lo que estaba pasando con los residuos que los vecinos de Villa la Angostura generamos.

Lo cierto es que esa visita a la planta nos hizo cambiar completamente la forma en que vemos a los residuos, ya que dejaron de ser algo sucio, feo y que hay que tener lejos, para darnos cuenta que hay trabajadores en la planta que meten las manos en esos residuos y que trabajan para que se recicle lo más que se puede.

El recorrido en la planta de tratamiento siguió los mismos pasos  que siguen los residuos cuando llegan a la planta:

  1. El camión con residuos entra a la planta. Es pesado en la báscula y según el día se sabe si corresponde a residuos secos (miércoles o jueves, según el barrio) o húmedos (el resto de los días). Nos enteramos que cuando llueve mucho o nieva es muy difícil separar residuos secos, especialmente el cartón, por lo que la mayor parte de los residuos van al depósito sanitario. Aquel vecino que quiere salir del “piloto-automático-tiro-residuos-sin-pensar” pensará que la próxima vez que llueva guardará el cartón seco para la próxima semana, total en casa no genera olor.
  2. El camión vuelca los residuos al inicio de una cinta transportadora, donde un grupo de 2-3 trabajadores con rastrillos rompen las bolsas, colocando los residuos en la cinta.
  3. En la cinta transportadora se separan los materiales a reciclar, unos 4-5 trabajadores en línea separan cada uno de los residuos que se reciclan.
  4. 4. El resto de los residuos pasa a ser basura y es recogido por otro camión que lo lleva al relleno sanitario.
  5. 5. El relleno sanitario se acumula a cielo abierto, es decir, con toda la basura sin tapar. Este relleno debe ser remediado pues, según la ley nacional GIRSU, en 2019 deben dejar de existir los rellenos sanitarios a cielo abierto.
  6. 6. El material que se recicla es separado por tipo y se prensa en fardos de 100 kg. En la localidad se reciclan plásticos PET (que son los de las botellas de gaseosas, lavandina, agua mineral); cartón; aluminio limpio (latas de bebidas, latas de alimentos); aluminio sucio (aerosoles), y vidrio. El material que se recicló se vende y esa plata va a las arcas municipales. Por ejemplo, el mes pasado, el Centro Ambiental del municipio vendió 19,300 kilos de cartón por $ 96.500.

La planta tiene una capacidad máxima para procesar 10-15 toneladas de residuos por día, que es lo que se produce normalmente en la localidad. Pero en temporada alta la cantidad de residuos diaria se duplica, por lo que el excedente no se procesa y va directamente al relleno sanitario. Nuevamente, el lector que quiere salir del piloto automático se le ocurrirá que si todos separamos aún más en nuestras casas, comercios, restaurants y hoteles, facilitaríamos en gran medida el trabajo en planta y menos cantidad de residuos reciclables irían al relleno sanitario. Y más aún si reducimos nuestros residuos compostando  o consumiendo menos plástico de único uso . Además, nos enteramos que los vecinos podemos traer residuos a la planta por nuestra cuenta y depositarlos como secos o húmedos. El horario es de 8-19 hs. Esto es especialmente útil para traer por separado el vidrio, las botellas PET, latas de aluminio y cartón, que es lo que se recicla.

La visita a la planta de tratamiento fue una experiencia muy interesante que realmente nos sacó del piloto automático de no pensar qué pasa con nuestros residuos. Es posible visitar la planta por las escuelas y los particulares, siendo necesario coordinar la visita previamente con la Dirección de Residuos. Realmente una experiencia para recomendar.

Hoy charlaremos sobre esto en la radio y en quince días nos volvemos a encontrar con otra Acción de Agenda Verde. Si querés saber más sobre Agenda Verde visitá la página de Facebook @agendaverdeangostura o escribinos al email: [email protected] ¡No dejes de sumar tu aporte: vistá la planta de tratamiento y salí del piloto automático de compro-uso-tiro!

 

Autoras  y editoras de la nota: Odette Dub y Luciana Elizalde

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesa
    67%
    2 votos
  • Me gusta
    33%
    1 voto
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
  • Me enoja
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter