ESPECIAL PARA DIARIOANDINO

Lactancia materna: Los beneficios (PARTE I)

En esta primera entrega del tema, nuestra bioquímica Milagros Boglich comparte los beneficios de la lactancia para el bebé, para la madre y las comunidades.
Lactancia materna: Los beneficios (PARTE I)
03/07/2019

Por Milagros Boglich*

BENEFICIOS PARA CADA BEBÉ
El primer año es el período de crecimiento y desarrollo más rápido en la vida del bebé y, a su vez, cuando tiene mayor inmadurez y vulnerabilidad.

La leche materna contiene anticuerpos (defensas) que le protegen frente a enfermedades infecciosas (catarros, otitis, neumonías, diarreas,...), incluso frente a futuras enfermedades (obesidad, asma o alergia), disminuye el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante y favorece el desarrollo intelectual.

Es la mejor manera de proporcionar los nutrientes y la protección inmunitaria durante los primeros meses de vida.
Además es gratuita, se presenta caliente, higiénica y a punto de consumir, es el alimento ecológico por excelencia.

Dar de mamar transmite al bebé consuelo, cariño, compañía y seguridad.

BENEFICIOS PARA LA MADRE
La madre que amamanta tienen menor riesgo de padecer trastornos o alteraciones asociadas al posparto (depresión, anemia,…) y además ayuda a que la recuperación sea más fisiológica y rápida: el útero vuelve antes a la normalidad, disminuye la pérdida de sangre durante los días posteriores al parto y favorece la recuperación del peso. A largo plazo, reduce el riesgo de padecer osteoporosis e incluso cáncer de mama y de ovario.

BENEFICIOS PARA LAS FAMILIAS 
La lactancia materna le cuesta muy poco a las familias y a las madres.  La alimentación artificial puede consumir  de un 20% a un 90%  del ingreso familiar; a esto hay que añadirle  los costos de tener que cuidar a niños(as) enfermos.

BENEFICIOS PARA LAS COMUNIDADES
La lactancia materna es un importante seguro cuando las familias sufren golpes y emergencias.  En casi todos los países, ricos o pobres, los niños y niñas de familias de menores ingresos, tienden a ser menos amamantados(as).  Sin embargo, podrían recibir el mejor alimento, el más accesible y nutritivo de todos, si recibieran la leche de pecho.

Las madres pueden estar seguras que cuando amamantan proveen la mejor alimentación.  La madre lactante tiene el derecho a la mejor nutrición y la sociedad debe cumplir con la responsabilidad de brindársela.
 
BENEFICIOS PARA EL AMBIENTE 
Vivimos en un mundo contaminado.  La lactancia materna no produce desperdicio.  Cada madre que amamanta reduce el problema de contaminación y de la disposición de basura.  Mientras se amamanta no se necesita utilizar ni la tierra, ni el agua, ni metales, ni plásticos, ni combustible, ni utilizar dinero o depredar al medio ambiente.  La lactancia materna ayuda a proteger a la naturaleza.

Para hacer las mezclas de leche en polvo, y esterilizar y lavar los biberones y tetinas, se utiliza mucha agua.  Se necesitan aproximadamente 200g de madera para hervir un litro de agua; en un año un(a) bebé alimentado(a) artificialmente puede usar por lo menos 73 kilos de madera.

IMPORTANCIA DE LA COMPOSICIÓN DE LA LECHE: adaptada a las necesidades del bebé
Hasta que se produce la denominada “subida de la leche” , el bebé puesto al pecho adecuadamente, al menos 8 veces cada 24 horas, toma el alimento “fabricado” para sus primeros días de vida, el calostro, que cubre todas sus necesidades. Su aspecto es más viscoso que la leche, contiene más proteínas, sales minerales y menos grasas que la leche definitiva. Por su alto contenido en anticuerpos es especialmente beneficioso para protegerle de infecciones.

Su composición especial es de gran ayuda para mejorar la digestión del alimento y ayuda a la expulsión de las primeras deposiciones (meconio).

A partir del 4º día y hasta el 10º-15º día el calostro va transformándose en la llamada “leche de transición”, y a partir de entonces la leche alcanza la composición de “leche madura”. Conviene saber que la “leche madura” varía su composición a lo largo del día, incluso durante la misma toma. La naturaleza es sabia y estos cambios fisiológicos que ocurren en la leche se adaptan a las necesidad del bebé.

Al principio de la toma la leche es más ligera (para ir adaptando al aparato digestivo) y al final más rica en grasas, por tanto, es la que más sacia. Por este motivo no conviene mirar al reloj para saber si “ha terminado su toma o no”, eso sólo lo sabe el bebé y lo demostrará soltándose del pecho espontáneamente.

Las tomas de la noche ayudan a conciliar el sueño porque contienen endorfinas, sustancias que inducen al sueño.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y recomiendan la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida. Hasta entonces no necesitan ningún suplemento de alimento o bebida, ni siquiera agua, a no ser que exista una indicación expresa por parte del pediatra. A partir de los seis meses y hasta los 2 años de edad, recomiendan seguir con lactancia materna, e ir introduciendo, de forma complementaria, otros alimentos.

El tiempo límite para seguir dando el pecho lo ponen la madre y el bebé. Es posible mantener la lactancia durante un tiempo prolongado, sólo con dos tomas diarias.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Es necesaria la preparación del pecho durante el embarazo?
Salvo la higiene normal, no se requiere ningún cuidado especial. No son necesarios remedios para aplicar en el pecho o pezón como pomadas, etc.

¿Cómo puedo saber si tiene bastante con mi leche?
Al dar de mamar no se ve qué cantidad de leche toma el niño o la niña. Pero la inmensa mayoría de las madres tienen la leche suficiente para alimentarles. En los controles de pediatría se valorará si se está desarrollando de forma adecuada; preguntará si está alegre, si hace pis y cacas líquido/amarillentas varias veces al día… No conviene pesarle antes de la primera semana ya que no todos los días se gana igual y sólo contribuye a generar una preocupación innecesaria. Se deben seguir las recomendaciones del pediatra, personal de salud y olvidar consejos que puedan dar otras personas con buena intención; pero no siempre válidos.

¿Influye el tamaño de los pechos en la cantidad de leche?
El tamaño de los pechos no está en relación con la cantidad de leche que puedan “fabricar” sino con la grasa acumulada, que no produce leche. Por eso, mujeres con pechos pequeños han sido y son capaces de criar a su bebé exclusivamente con lactancia natural.

Tamaño y forma de los pezones
Casi todas las mujeres están capacitadas para amamantar a sus hijas e hijos. También aquellas mujeres que tienen los pezones planos o invertidos, ya que la succión se realiza haciendo “ventosa”, aunque sí es cierto que necesitarán más práctica y paciencia.

Escasez de leche
A lo largo de la lactancia puede haber períodos transitorios de tiempo en los que se produzca menos leche de la que el bebé necesita. Se sabrá porque el bebé sale con más frecuencia a hacer la toma. Son etapas que coinciden con períodos de crecimiento del bebé o con días en los que se está más atareada, nerviosa, con la menstruación,… por ello conviene descansar, relajarse, tomar más líquidos y colocárselo más veces al pecho. Suele ser transitorio y se soluciona ofreciendo el pecho al bebé con más frecuencia. Qué hacer si duele la lactancia Ante todo, tener en cuenta que la lactancia no debe doler, debe ser placentera. Por tanto, ante la aparición de dolor en el pezón o en la mama, consúltalo con tu medico

Tips recomendación
Trata de vaciar los pechos en cada comida, un pecho que queda vacío produce un 30% más de leche para la próxima mamada y un pecho que queda lleno un 20% menos. 

Fuente: WABA, Apdo. 1200, 10850 Penang, Malaysia; tel. 604-6484 816; fax. 604-657 2655; email: [email protected]
Documento traducido y adaptado al español por CEFEMINA para el Proyecto Regional de IBFAN América Latina y del Caribe, con el apoyo de GIFA.  

*Bioquímica, titular de Laboratorio Bioanalizar (Frente al CEF 7)

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter