DENUNCIA CONTRA CONEVIAL

"El asfalto sigue enterrado ahí, Gendarmería sabe dónde y la justicia nunca me citó a declarar"

Lo aseguró hoy el chofer del camión contratado por CONEVIAL, denunciante en la causa por el entierro de 50 toneladas de asfalto caliente a 200 metros del cauce de una arroyo, en el límite con Chile. MIRÁ LA ENTREVISTA EN VIVO POR FM ANDINA 97.3
03/12/2019

"El asfalto enterrado sigue ahí, nunca lo sacaron. Es mentira que lo sacaron.Está enterrado a 200 metros del nacimiento del cauce de un arroyo", asegura con énfasis Gerardo Salamida, el chofer del camión contratado por CONEVIAL que en el 2014 denunció el hecho ante la justicia. 

Esta mañana la Cámara Federal de General Roca analiza si archiva definitivamente la causa o no. Supuestamente la causa se archivaría porque no se pudo "geolocalizar" el lugar, pese a que según indica el denunciante, él precisó el lugar "in situ" junto a personal de Gendarmería y eso constaría en la denuncia. 

"Nunca me llamaron a declarar en ningún lado. Llamaron al maquinista y al chofer de otro camión, pero nunca me llamaron a mi que fui el denunciante. Es mentira que no saben donde está enterrado, yo fui hasta el lugar con Gendarmería y se sabe donde está, consta que Gendarmería me acompañó hasta el lugar donde está el asfalto", apuntó Salamida en diálogo con DiarioAndino.

"Si van ahora con una retroexracara, está en el lugar. Las veces que he ido a Chile y paso por el lugar lo veo", aseguró el denunciante.

Te puede interesar: "La justicia federal decidió archivar la causa del asfalto en el Paso Samoré"

En tanto, advirtió que el entierro del asfalto de descarte no fue casual: "Pasa que debe haber sido facturado como puesto en carpeta y lo cobraron".

Se estima que en su momento las 50 toneladas de material rondaba los 2 millones de pesos, cifra que hoy con la inflación sería mucho más.

 Te puede interesar: "Denunciaron que CONEVIAL enterró 50 toneladas de asfalto en el paso Samoré"

 

 

 

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter