Como  viajar con tu perro

En esta entrega, la adiestradora canina Adriana Martinelli explica todo lo que tenés que saber para que tu mascota no sufra en los viajes, ya sean en auto o en avión.
Como  viajar con tu perro
14/02/2020
Q

ueridos lectores: cada vez son más las familias que deciden viajar con su perro. Hoy vamos a dedicar unas líneas a qué cosas debemos tener en cuenta a la hora de viajar, tanto en auto, como en avión.

Si nuestro viaje es en auto, lo primero a preguntarnos, es si nuestro perro alguna vez se subió a dar una vuelta. Si nunca lo hizo antes, debemos amigarlo con el vehículo. Para eso recomiendo que lo hagamos subir varias veces sin necesidad de ir a ninguna parte. Que suba y  baje contento. Después le mostramos el lugar donde queremos que viaje, el que será su espacio. Cuando eso ya esté listo, salgamos a dar un paseo corto. Que este paseo no sea solo al veterinario, que sea a lugares que representen placer para nuestro perro, a la playa, a la plaza, a la casa de un amigo.

Los primeros viajes podemos encontrarnos con que nuestro perro se descompone. No se frustren. Eso cambia. Muchos perros sienten malestares con los movimientos o con la velocidad con que se mueve el paisaje para su vista.

Antes de un viaje, no debemos darle alimento. Si salimos a la mañana temprano, su última comida debe ser la noche anterior y si es posible,  más temprano de lo normal. Hasta que sepamos que nuestro perro no vomita, no le daremos de comer durante el viaje, pero sí le ofreceremos agua.

Bajo ningún punto de vista recomiendo que den gotas para sedar o relajar al perro, ya que estas imposibilitan al perro a moverse normalmente pero su cabecita sigue percibiendo lo que pasa alrededor. Y si algo lo estresa, es mejor que pueda sentirse apto para manejar su cuerpo.

Muchos perros encuentran que viajar a los pies, donde no pueden ver hacia afuera, es más confortante.

Sin embargo, no debemos olvidarnos que hay normas que cumplir. En nuestro país y en el país vecino Chile, los perros deben viajar con cinturón de seguridad o en caja transportadora. Esto evita riesgos de accidentes y en caso de tenerlos, preservamos la vida de nuestro perro y quitamos la posibilidad de que sea nuestro perro el que nos golpee en un impacto. Las cinturones para perros, son correas comunes que además traen una hebilla universal que se encastra el cinturón del auto. En este caso es importante que esa correa cinturón se agarre a un pretal o arnés. No lo hacemos a un collar común, ya que ante el caso de una frenada fuerte, no debemos generar impacto en su cuello. También es importante que esta correa quede regulada de tal manera que el perro no pueda caer al piso o impactar con el asiento de adelante.

Dentro de las rutas de nuestro país, deben llevar siempre las vacunas de su perro al día. Si bien no es común que la gente de tránsito o la policía las solicite, no será la primera vez que lo hagan, y están en condiciones de exigirlas.

Para cruzar a Chile, deben realizar previamente el trámite de SeNASA. En  Villa la Angostura contamos con una sede que realiza los trámites los días jueves (febrero 2020 se encuentra cerrada). Si necesitan otro día, deben ir a la sucursal de Bariloche. Previamente a SeNASA deben llevar al perro al veterinario y solicitar la siguiente documentación:

  1. Certificado de buena salud con una anterioridad no mayor a diez días
  2. Certificado de desparacitación interna y externa en el formulario que el veterinario debe tener emitido por el colegio de veterinarios (NO en un recetario común),
  3. Certificado de Vacuna antirrábica en formulario del colegio de veterinarios
  4. DNI del propietario
  5. Fotocopia de todos los documentos anteriormente descriptos

Con esta documentación se va a la oficina de SeNASA, que en nuestra localidad funciona en la Selva Triste y en Bariloche funciona en Morales 392, y le darán un cupón de pago  para rapipago y el trámite está listo para salir del país.

Estos son los requisitos para viajar a Chile, pero si se trata de otro país, deben consultar en la página de SeNASA.

 

Si vamos a viajar en avión, el trámite cambia un poco.

Aquí el perro puede viajar en bodega o en cabina con su dueño. Pero solo los pequeños pueden viajar en cabina, Y no deben superar los siete kilos con caja o bolso transportador incluido. Los que viajan en cabina no pueden salir de su bolso durante todo el vuelo. Y tampoco se les asignará la primer fila ni las salidas de emergencia. El bolso debe caber debajo del asiento delantero.

Hoy en día estamos hablando de un pasaje aproximado de tres mil pesos para nuestra mascota que viaja en cabina (dentro de nuestro país).

¿Qué perros viajan en bodega? pueden viajar los de poco peso y hasta cuarenta y cinco kilos , esto es entre mascota y contenedor. Las jaulas transportadoras deber ser rígidas y tener suficiente espacio para que el perro quepa de pie y pueda girar. Cada aerolínea tiene sus requisitos y estos van cambiando según el momento. Es importante, ir consultando antes de viajar.

Hay razas de perro que no están permitidas en los vuelos, entre ellas los Akita, Dogos de Burdeos, Pit Bull, Pug, Boxer, Rottweiler, Shar Pei, Bull Dog, Lhasa Apso, Chow Chow, Mastin, Cane Corso. Hay otras razas que no se permiten, pero estas son las más conocidas en nuestro país, básicamente son los perros de hocico chato, que pueden tener problemas respiratorios o los de raza muy grande que superan el peso permitido.  Si tenes de estos perros, a viajar en auto!!!

Los pasajes aéreos con perros deben ser reservados con anterioridad y verificar veinticuatro a cuarenta y ocho horas antes la disponibilidad en la aerolínea. Su pasaje se paga en mostrador y no se puede hacer check-in anticipado cuando se viaja con perro.

Si el viaje es fuera del país, hay que consultar con la aerolínea los requisitos de cada zona.

Algo importante a nivel conducta, es que el perro use antes la jaula como su cucha. El viaje en avión tiene su estrés, pero si la jaula es un ambiente conocido, entonces será más relajado. Para eso dejamos la jaula abierta en casa, con su colchón y le vamos poniendo juguetes o comida rica. No cerramos la puerta, dejamos que el perro entre solo a buscar premios. En algún momento solito, se va a echar a descansar. Cuando eso suceda, empezamos a cerrar la puerta por períodos cortos. A la hora de viajar, el perrito se sentirá casi como en casa.

Espero que les haya servido y nos vemos en la próxima columna!!

 

Adriana Martinelli
       PICASSA Escuela Canina
Problemas de conducta - Obediencia     
Cercos invisibles - Guardería
              0294-154236004
    

 

Dejar un comentario
Seguinos en Twitter