ARCHIVOS DEL SUR

Cómo era Villa La Angostura en la década del ´50

En esta segunda entrega, Don Elgueta relata cómo era la vida en la localidad setenta años atrás.
Cómo era Villa La Angostura en la década del ´50
05/04/2020

Seguimos con la segunda parte de la entrevista que le hicimos a Don Elgueta y que sirvió para publicar en el libro.

La hicimos el 4 de septiembre de 2005, Magdalena Crespo y Gerardo Ghioldi de Archivos del Sur.

Relata su llegada a VLA y la increíble casualidad al conocer a doña Elsa Cárdenas en medio de una tormenta apocalíptica.
Lo asombroso es que ambos nacieron en la misma isla de Tranqui pero recién se conocen en VLA.

Don José nos recordaba …

Yo aquí a la Argentina entré el 11 de noviembre de 1950, en esos tiempos el transporte era lancha colectivo lancha y la llegada era San Carlos de Bariloche y de ahí la gente que quería irse para el exterior tenía que arreglarse como pueda, y lo más lindo me hice amigo de mi compañero de viaje sin pensarlo ese compañero resulta que, era un hombre edad que trabajaba hace muchos años acá en la Argentina y él ya sabía de estas partes de todo y me convenció y nos veníamos a la Villa como le decía, me tocó tan mal tiempo que hasta las valijas las rompí cuando venía a la Villa la Angostura pero llovía en aquel tiempo, todos los bosques, lo más lindo que tenía VLA eran los bosques usted no se imagina lo que era la villa abajo, la Selva Triste, que ya le cambiaron el nombre, eran unos cipresales , como velas, uno se quedaba con la boca abierta uno no sabía para donde mirar porque todos eran iguales y uno que era medio coqueto le gustaba esas cosas, y en realidad con el tiempo me gustó.

Y ¿cómo fue esa llegada?

Y llegué a una familia llamada Cárdenas que aquí (y mira a su mujer) que la tormenta de lluvia que siempre me acuerdo de eso, llegamos a lo de los padres de mi señora, nosotros, no nos conocíamos, a pesar que ellos eran de la misma isla y bueno quedábamos, pasamos la noche y bue, con el tiempo , dos o tres días, la misma familia de ellos me dijeron si quería trabajar acá......y voy a ver, los trabajos me agradan, me gustan y que joder, el primer trabajo que tuve acá fue en la primera Comisión de Fomento en Villa la Angostura, que la oficina quedaba en el puerto, y bueno, así fue mi llegada a la Villa la Angostura.

¿Cómo era el puerto en ese momento?

Puerto le decían, nombraban puerto pero de puerto no tenía casi nada, únicamente tenía el muellecito que hoy día ya esta reformado, que llegaban lanchas de Bariloche salían de Puerto Pañuelo, en esa mismas lanchas, las gentes que vivían por acá, había un almacén abajo en el puerto La Flecha hacia traer la mercadería por medio de la lancha en el invierno, de otra manera no se podía hacer transporte a Bariloche porque no había camino , no había ruta como hoy ,eran caminos angostitos , que había un camión de un señor del hotel Correntoso , claro,
Iba pero claro empleaban un día en llegar a Bariloche, y esos eran los transportes y claro con el tiempo se empezó a poblar.

¿Había muchas lanchas en ese momento?

No, acá en Villa la Angostura no había ninguna, salvo acá en Cumelen que había ricos de Buenos Aires que tenían veleros, pero lancha, no, lancha de pasajero acá en Villa la Angostura , no, en unos años, hubo una lancha, la del finado Rocha, cuando ya empezó a llegar un poco de turismo porque en esos tiempos.- ¿ qué turismo iba a venir acá?, ¿qué le iban a dar acá?, ¿dónde se iba alojar la gente? cuando no había ni casas, no, esto es como en cualquier pueblito que recién se empieza, se inicia, hay que trabajar mucho y así trabajamos para hacer el pueblo y hacer calles.

 

¿Quiénes estaban en esa primera Comisión de Fomento?

El presidente que usted lo debe haber conocido era don Francisco Capraro, que todavía vive en Bariloche, el dueño del Hotel Correntoso y el secretario era don Ulloa que fue retirado de Gendarmería, que no se si vive o está fallecido y después los vocales eran don Carlos Perez Bricio, el finado José Barbagelatta, el dueño del almacén abajo, en esos tiempos no había Consejo Deliberante ni nada que ver y esos eran los capos que había en esa vuelta.

¿Cuáles eran los problemas que tuvo que afrontar esa Comisión?

Y los problemas acá era ya que estaba fundada Villa la Angostura, había que hacer el pueblo y bueno, había que trabajar y bue, en esos tiempos, la provincia tenía que ayudar a la Comisión de Fomento, porque creo que ni siquiera recaudaba impuestos acá ¿a quién iba a cobrarle? , solamente a la Estancia Jones y otras estancias que había por ahí, pero eso no era una gran entrada para una Comisión de Fomento. En ese momento, éramos trece o catorce de personal afuera, más el secretario, más el ayudante del secretario y eso se pagaba sus buenos pesos, sueldos y eso me imagino que tenía que pagarlo la provincia a la Comisión de Fomento, la provincia ayudan y mantiene a las Comisiones de Fomento, lo que pasa en este momento en Traful.

¿Dónde estaba ubicado exactamente el edificio?

No, si no era un edificio, era una casa particular del finado don Barbagelatta que le decíamos ......... que falleció hace un año y algo, que estaba en Villa la Angostura, justamente donde está la placita, donde hay una , como se llama , una araucaria, que nosotros plantamos, una casita bajita que no se, si sigue estando, ahí estaba la casa del finado Marimon también y bueno ese era el edificio de la Comisión de Fomento, todavía no tenía edificio propio, el edificio propio fue cuando nos trasladamos, digo nos trasladamos porque yo en ese tiempo ya era empleado acá arriba donde está actualmente.

Volviendo a esa primera época de la Comisión de Fomento,¿Cuáles eran los trabajos que hacían?,¿habían camiones?

Camiones, no!!!!, apenas había palas, hachas, y los primeros trabajos eran abrir calles, desmonte, porque calles no había en ningún lado, así que a nosotros nos tocó, yo por lo menos ya era capataz, me tocó hacer todos los trabajos con el personal y lo lindo era que vehículos no había para llevar el personal ni sus herramientas, había que hacerlo de a pie, pero en esos tiempos nadie decía bueno a mi me pesa el hacha......hay que trabajar hay que trabajar, era pesado pero la gente en esta zona era ....le metía nomás, no había problemas para trabajar , no es como ahora, ahora para ir a Correntoso tienen que ir en auto si no van.

¿Se acuerda de sus compañeros de trabajo?

Si me acuerdo, yo trabajé con el finado Oscar Barría, que fue un compañero que justamente se fue...con los años , era trabajador, cumplidor, con buenos modales, me ayudaba cuando quedaba en mi reemplazo, y después tenía el hermano de ella( Aristeo Cárdenas) y también trabajé con el fina..iba decir, mi compadre Saavedra, con el finado... ella se acuerda de todos ( Huaito acota Elsa) en esos tiempos acá en la Argentina había poca gente para trabajar, venían de Chile, yo tenía 8 temucanos, uy!! eran salvajes para trabajar.

Y ¿se quedaban a vivir?

No, venían temporarios, ellos venían en noviembre y después se iban en marzo, como en el invierno había poco trabajo, quedábamos los efectivos, ellos eran temporarios.

¿De cuánto fue su primer sueldo?

Ah!! de los 26 pesos que gané, ese fue el primer sueldo que tuve en Villa la Angostura en la Comisión de Fomento, de esos 26 pesos que ganaba, hacían 1500 de esta época, porque que se yo, las cosas no costaban nada, usted, iba a comprar azúcar, café o yerba, que café bien poco había acá, se tomaba puro mate, ahora carne y huesos sobraba y a cualquiera que iba a comprar le tenía que dar la yapa, y de yapa le daban una pava, un plato, le daban dos cucharas, usted iba a comprar y algo tenían que darle para que el cliente vaya tranquilo, esos eran los modos de antes.

¿Cómo fue la anécdota de cuando usted entró al boliche de Perez Bricio?

Y claro, ahí nosotros en esos tiempos, íbamos a festejar el 25 de diciembre, navidad a la casa de los Cárdenas, yo fui a comprar ahí, fui a comprar un vino, un cordero, primero me compré un par de botas, le contaba que costaba 3 pesos sesenta, no llegaba a cuatro pesos un par de botas!!!, esas botas “encarrojadas” y después, con tiempo me hice medio criollo también, y compré una bombacha.
El primer día que estrené la bombacha porque trabajaba en Puerto Manzano, me quedé medio tarde, y bue, me pasé a enredar con los pies en la bombacha, porque no estaba acostumbrado y me di un porrazo, ja, ja , apenas llegué allá me saqué la bombacha y nunca más me puse bombacha pero, a uno le pasa cada cosa.

A propósito de los primeros pasos de la Comisión de Fomento de VLA en los años 50....

¿Se acuerda de situaciones del ese primer grupo de trabajo?

Y situaciones así en el invierno, cosas medio raras, porque en los inviernos nevaba mucho, que la nevazón más grande que tenemos ahora , cuando nieva en el invierno llega a 20 cm, más que eso el máximo, puede ser 25 cm, y antes no!! 25 cm era un juguete sino había 50, 60 o 70 cm, yo me recuerdo del primer camión que hizo traer la municipalidad, un camión Chevrolet y yo lo maneja y con cadenas y todo yo no podía ir a Correntoso, porque donde está la YPF para allá ya no se podía andar y esa gente que vivía para allá , como se llama , de Arauco muchas veces no podían venir ni de a caballo porque muchas veces quedaban colgada la panza, la panza de los caballos, quería decir que había 80 cm de nieve y nosotros los inviernos, los 9 de julio con esa nevazones que había , se hacía asado el 25 de mayo o el 9 de julio, no es como ahora que el 25 de mayo está durmiendo en la cama, ni siquiera va a ver izar su bandera, como que se ha perdido todo, ya la gente no, especialmente la juventud no tiene, me atrevería a decir que le ha perdido el respeto a las fiestas patrias, antes no, la gente, los chicos todos, nevando y comiendo asado, lo que se hacía era llevar dos o tres camionadas de leña, meta fuego, y bailaban también.

La Comisión de Fomento no compraba la carne, lo donaba Jones, donaba dos vaquillonas y acá la Quetrihue, los señores dueños (los Lynch acota Elsa) también la carne o los corderos.

La Flecha donaba los chorizos, el finado Perez Bricio cuando tenía un boliche en la Villa donde estaba la oficina vieja de Parques.

Antes tenían dos motorcitos, donde daban luz a la Villa( se refiere a la zona del puerto) y así, todo lo daba el pueblo y se hacían todas fiestitas, que hoy en día, sería una cosa lindísima, que hoy en día se hiciera una cosa de esas, yo ya hace catorce años que salí (de la municipalidad) pero a mí me tocó antes que salga jubilado, muchas veces íbamos a izar la bandera los que éramos de la Municipalidad, el resto del pueblo, no se veía ninguno, lo único que la gente de hoy sabe, es ir a los boliches, a los bailes, el resto, en serio, lo digo porque lo he visto, un 25 de mayo si hay maestros en la plazas es porque tienen obligación de ir, los otros no, parece que no les interesara.

 

Con ese grupo de trabajo ¿tuvieron que hacer algún salvataje a alguna familia que había quedado aislada?

Si, muchas veces en el invierno si, por intermedio de lancha a Rincón, a dejarle la proveeduría. En esos tiempos ya también, después de unos años, vino Gendarmería, en realidad ya estaba pero no tenía personal suficiente, ellos se dedicaban de ir al Rincón, Gendarmería de Bariloche puso una lancha chica, acá abajo en el puerto por todas partes especialmente en los inviernos porque la gente que vivía en Machete o Rincón no podían salir y algunos venían como el finado Guananja con su lanchita pero cuando había tiempo más o menos calmo que se podía , por ahí, pasaban unos 15 días que la gente no podía venir y había que llevarles algo y estaba la lanchita de Gendarmería que manejaban dos gendarmes.

Cuando ya venía el verano claro ...con la gente enferma a mí me tocó con la vecindad, porque cuando la municipalidad recaudó y la provincia dio más dinero se compró un vehículo, un jeep que manejaba yo usted sabe que en esos tiempos yo hacía de ambulancia con ese jeep, no, si yo trabajé no sé, yo me traía el jeep acá porque me lo dieron y de repente a las dos de la mañana gritos de afuera que el chico había que llevarlo al hospital,.....como eso yo estaba habituado, sabía que tenía que hacerlo me levantaba y lo hacía.

No era solamente mi profesión de capataz de personal, yo hice de todo de todo, iniciamos la luz cuando empezó la luz en el cruce, fui uno de los primeros que trabaje en la usina que había arriba de la municipalidad, se hizo una usina con motor, mandaron motor nuevo de Neuquén me recuerdo que la gente que estaba acá en el pueblo una tarde como a las 7 que yo di la luz colocamos una lamparita donde está La Anónima, la otra en frente al negocio del finado Pilón (Barbagelatta) y otra frente al ACA, tres lamparitas para ver el gran alumbrado público ja, ja, ja.

Yo dejaba mi trabajo a las cinco y media y tenía media hora para ir arriba a la usina y hacer calentar los motores, a las seis largaba y me quedaba hasta las dos de la mañana y acá mi vieja venía a dejarme el café porque yo no podía salir.
Hice de camionero, de chofer del colectivo del colegio, ahora últimamente. El hecho que yo no era solamente capataz, yo tenía uno o dos, y les decía:- usted se va a tal parte y hace esto y yo me quedaba libre y hacia otras cosas.

En esos tiempos estaba el correo abajo en Villa la Angostura, usted se da cuenta que no había banco, que vinieron ahora último y lo que se recaudaba en la municipalidad en dinero había que irlo a girar abajo al correo y por ahí ayudaba, ... el hecho es que trabajé en todo y ahí vino el asunto del estudio del agua potable, me pasaba el día metido en eso, a mí me gustaba esas cosas.

¿Cómo fue que hacían las calles?

Y bueno, muchas veces, ese era otro problema acá en la Villa, esos venían dos o tres dias y rajaban, le voy a decir una cosa, que acá en la provincia de Neuquen si había dos ingenieros topógrafos era una gran cosa, los ingenieros venían de Bahía Blanca , venían y dejaban una estaca por acá, otra por allá, te dejaban un plano y nosotros teníamos que guiarnos y para hacer una calle había que hacer una picada, yo me quedaba en la estaca, mandaba al hombre que era un poco canchero, a los gritos, como hacen los milicos así, claro, no era recto, no era totalmente exacto, después lo rectificábamos, de la picada después venia el volteo de árboles y después venía arrancar los troncos, no había máquinas para sacarlos, ahora último llegaron las máquinas, harán 25 años y harán 30 años que nosotros hacíamos el ensanche acá de la avenida (Arrayanes) hasta allá Las Piedritas y hoy viene la gente y hasta asfalto hay.

¿Cómo era la parte del puente Las Piedritas hacia Bariloche?

Eso ya era manejado por Vialidad Nacional, primero en el `50 lo manejó Parques Nacionales, que los camiones venían hasta Santa María, hasta acá no podían venir, ellos ensanchaban, Vialidad y Parques tenían máquinas, ya empezaban a hacer un camino. Hasta el sesenta no existía un camino, eran picadas para pasar un carro o un autito que tenía el finado Capraro que había que esquivar hasta los troncos, después había una subida quedaba una hora para hacerla, el que se iba a Bariloche tenía que salir con palas y todo porque no sabía con que se iba a encontrar, no era fácil venir a Villa la Angostura. A los que les gustaba venir a hacer turismo, tenían que poner el pecho, y gracias a la gente que trabajó tanto tenemos avenida, asfalto, tenemos luz, agua corriente y el gas ahora últimamente, es como en todas partes para tener algo y para hacer algo, hay que trabajar.

¿Qué pueblo se imaginaba en aquel entonces?

...y porque la gente era muy entusiasta, lo que pasaba señora en esos tiempos, acá había unos paisanitos como yo a veces digo, que eran trabajadores y buena gente, eran todos del lugar, ellos no tenían la menor idea que esto podía ser un pueblo, que esto podía venir turismo, que esto podía ser un camino internacional como hoy, eso para ellos no existía, para ellos existía la carne , el mate y la taperita con chapa y eso nada más, pero cuando venía la gente de otro lado, ya venía un poquito más despejada, con otra mentalidad, hoy día no, esa gente ya no queda, lo que queda está muy viejo, los hijos tienen otra mentalidad, .....las ciudades que se hicieron me imagino que se han hecho de la misma forma...que digan Buenos Aires no fue hecha así porque si, de pronto hubo una capital, una ciudad y llegaron los millones de habitantes y se asentaron ahí, sino que tuvieron que trabajar para hacer la ciudad y así en todas partes del país y del mundo, eso no es bueno lo que es ahora, últimamente cuando uno llega a una ciudad, uno llega y punto, pero muchas veces la gente no se da cuenta lo que se trabaja, y la gente que ha trabajado antes ya no está, ya no recuerda y esto que hacen ustedes está muy bien porque muchas veces se recuerda, que se yo, de aquí a veinte o treinta años, se encuentran con uno y de repente se diga ...mire a este paisano que en los años 50...

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter