Cómo se conformó el suelo angosturense y qué importancia tienen los bosques nativos

La Agrupación árbol detalla cómo se fueron creando los suelos en la angostura a lo largo de la historia y destaca la función que cumplen los árboles.
Cómo se conformó el suelo angosturense y qué importancia tienen los bosques nativos
07/04/2020
E

ste hermoso lugar que hoy apreciamos por su belleza, como los diferentes paisajes que observamos en la actualidad, se deben a largos procesos pasados y presentes tanto del interior de la tierra como de su superficie.

 Tanto la tierra como los mares se asientan sobre placas tectónicas que se mueven constantemente. El encuentro de dichas placas genera la formación de montañas. Nuestra zona comenzó a formarse en la Era Terciaria hace unos 63 millones de años en el encuentro de las placas tectónicas que  formaron las montañas más jóvenes como la Cordillera de los Andes, al plegarse la corteza terrestre ante la colisión de la Placa de Nazca con la sudamericana; Este proceso continuó hasta el Cuaternario. La actividad de las placas está asociada a las manifestaciones sísmicas y volcánicas con su manifestación más importante en el “anillo de fuego del Pacífico” de la que forma parte la Cordillera de los Andes.

Sobre las áreas de las montañas actuaron los hielos o glaciares que fueron los grandes modeladores del paisaje. Es en el período cuaternario en que los glaciares tuvieron un gran desarrollo a nivel mundial llegando a extenderse hasta los  40° de latitud norte y sur con un proceso con algunas recurrencias.

La zona donde nos encontramos ubicados como localidad se encuentra en la región denominada  Cordillera Neuquina con sectores de distinta antigüedad inclusive de la secundaria o Mesozoica como la parte sur del lago Correntoso hasta el sector de Quetrihue y parte de Bahía Craft hacia el este hasta una parte de Loma Huacha.   La lengua del glaciar que modeló al valle que forma a Villa La Angostura, fue desplazándose o “arrastrándose”  desde la zona norte hacia el sur, con algunos retrocesos, hasta que al derretirse  formó el Nahuel Huapi en su mayor porción y los demás lagos que nos rodean.

En nuestro ejido urbano encontramos geoformas con predominancia  de acumulación glaciar, con depósitos de acumulación de materiales que han caído al glaciar o que han sido erosionados de las paredes del valle, esta última se denomina morena y se puede apreciar en la parte occidental del Lago Correntoso.

En la parte superior de nuestra localidad, la Península Quetrihue y la costa este del lago Nahuel Huapi hasta el brazo Huemul, se ve el predominio de  la erosión glacial en las que se aprecian pequeños valles glaciarios de forma de U con flancos abruptos con fondos planos que se llaman artesas, también depresiones en semicírculos  de abruptas paredes conocidas como circo que son las más simples formas de glaciares y esto último, se puede apreciar en la zona circundante a los cerros de la localidad y demás  formas producidas al desplazarse el glaciar.

El corrimiento de la lengua del glaciar se aprecia muy bien desde la cumbre del Cerro Bayo en el que se puede observar la forma que éste le fue dando al valle en su “arrastre”  hasta decantar y formar nuestro hermoso lago  Nahuel Huapi.

Las montañas que nos circundan  se encuentran constituidas principalmente con rocas magmáticas (plutónicas y volcánicas), sedimentarias (material de desgaste de las magmáticas) y metamórficas (perteneciente a los dos tipos anteriores). Sobre ellas se formo una cubierta vegetal que en algunas partes tiene muy poco humus. Los suelos de nuestro ecosistema montañoso son pobres en nutrientes y ésta cubierta vegetal cumple un rol imprescindible para impedir la lixiviación o lavado de nutrientes y la erosión del suelo dada por la pendiente, la acción de las lluvias y vientos.

La pendiente es importantísima ya que su estabilidad es condición de base para todo uso que se realice en la ladera y tiene una fuerte incidencia en la escorrentía del agua, ya que a mayor desnivel el proceso de transporte es mayor. La pendiente es una de los mayores responsables de la fragilidad de los equilibrios geomorfológicos que se ve potenciado con el deterioro de la cubierta vegetal.

En función del relieve y condiciones climáticas de las áreas de montaña, el paisaje resultante es un escalonamiento en donde la importancia del piso forestal, llámese árboles y sotobosque, radica en la protección de los suelos del proceso erosivo,  amortigua  las variaciones térmicas, sirve como pantalla de las precipitaciones y ayuda a la infiltración y conservación del agua favoreciendo la creación de suelos bien desarrollados.

La tarea esencial de protección  nuestra en la montaña, consiste entre otras cosas, en mantener el bosque  sano y con la menor intromisión posible. El Bosque Andino Patagónico, protegido por la UNESCO, es la única franja verde  del desierto patagónico. Protejamos nuestros árboles.

 

 

Fuentes varias, entre otras:

” Las áreas naturales y el turismo” Departamento de Recursos Turísticos, Facultad de Turismo, UNC.2002

Datos extraídos de Carta ambiental de VLA, 1999.

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter