EN PRIMERA PERSONA

Familia con Coronavirus: "Desde el primer día estuvimos contenidos, la gente de la Villa es ahora nuestra familia también"

Sergio Pérez, su esposa Vanesa y sus dos hijas pequeñas contrajeron COVID-19 en Brasil. Los síntomas aparecieron ya estando en Villa La Angostura. La hija mayor ya dio un primer test negativo. Esta mañana relataron la experiencia en primera persona a FM Andina y DiarioAndino.
Familia con Coronavirus:
05/05/2020

Hacía tiempo que Sergio y Vanesa habían planeado el viaje a Recife, en el norte de Brasil. Tenían pensado estar 15 días de vacaciones junto a sus dos hijas de 5 y 8 años.  El 14 de marzo, cuando tomaron el vuelo, todavía no se había decretado la cuarentena obligatoria y la situación en la región era incipiente. Pero cuando Argentina decretó el aislamiento obligatorio, decidieron volver antes.

"Nos fuimos el 14 de marzo cuando todavia se podia viajar, y el 20 de marzo decretan la cuarentena. Cuando empezó la cuarentena tomamos la decisión de adelantar el regreso. En el regreso fue cuando nos contagiamos, tuvimos problemas con los vuelos por cancelaciones de vuelos y tuvimos que tomar uno a Foz do Iguazú, que era un foco de gente de distintos países", relató esta mañana Sergio Pérez en diálogo con FM Andina 97.3 .

El vuelo original era de Recife a Bariloche, pero se complicaron los vuelos y terminaron pasando una noche en el aeropuerto de San Pablo y de allí un vuelo a Foz do Iguazú, en la frontera con Argentina.

"Logramos salir el 21 de marzo. En el aeropuerto de San Pablo, estabamos con alcohol en gel, toallitas desinfectantes, desinfectábamos hasta los bancos en los que se sentaban las nenas. No habia gente en el aeropuerto. En la frontera de Foz do Iguazú era un campo de concentración, mucha gente, mucha mugre, era un foco infeccioso. Nos maltrataron mucho, tuvimos que dormir a la intemperie una noche. Había extranjeros de distintos lados del mundo. Mucho descuido", relata Vanesa.

Cree que ahí se contagiaron. Cruzaron la frontera en taxi a Puerto Iguazú, de allí tomaron un vuelo a Buenos Aires donde estuvieron encerrados dos días en un hotel preparado para aislar a los que regresaban del exterior o tenían COVID-19. Luego viajaron en avión a Bariloche, y hacia Villa en su propio vehículo que lo habían dejado estacionado en el aeropuerto.

Antes de salir de viaje a Brasil habían realizado una compra muy grande de comida, previendo que quizás después tendrían que estar en cuarentena.

Por esa razón, no tuvieron contacto con nadie y desde el 24 de marzo, están aislados en su casa.

El lugar donde debieron pasar una noche a la intemperie en Foz do Iguazú (Brasil), en la frontera Argentina y donde creen que se contagiaron. 



La primer confirmación
"Al dia 12 de estar en casa  es cuando comienza la más pequeña con un poco de fiebre y llamamos al Hospital. Le hicieron los análisis y esperamos 48 horas los resultados. Era coronavirus, la primera que confirmó fue mi hija de 5 años. Y pensamos, si una se contagió, todos estamos contagiados ", contó Sergio.

La segunda en comenzar con los síntomas fue Vanesa, quién fue la que peor transitó la enfermedad, aunque nunca su caso llegó a ser grave.

"Fui la peor que la pasé, porque tuve todos los sintomas. Sentí más fuerte que en una angina, estuve siete dias sin poder tragar saliva. Es tu cuerpo contra el virus, no te pueden dar más nada que paracetamol cuando tenés fiebre. La experiencia fue esa, y fiebre tuve dos dias, mucho dolor en el cuerpo, como agotado, que me duró casi un mes ese dolor. Sí nos asustamos un poco cuando me dijeron que me tenian que poner oxigeno, ahi me asusté pero los médicos estuvieron conteniéndonos, me hicieron todo tipo de análisis y placa de pulmón", relató Vanesa. Por suerte, la situación no pasó a mayores.

Ella y su pequeña hija de 5 años fueron internadas en la sala del aislamiento del Hospital, pero estuvieron muy poco.

"La verdad es que estar en un hospital es traumático, se visten cada vez que tenían que entrar, nos controlaban cada dos horas, el equipo estaba 100% para nosotros, temia que en algun descuido podríamos contagiarlos, por el mismo miedo de ellos de contagiarse que es normal. Lo hablé con el equipo médico para aislarnos en mi casa en la parte de arriba con la mas chiquita, logramos que nos traigan a casa. Fue una situacion rara, estar los cuatro y tener que estar separados en la misma casa", contó la mujer.

Vanesa y la pequeña de 5, las primeras en dar positivo por Coronavirus. 

Al confirmar los casos, le hicieron test a Sergio y a la hija mayor de 8 años. Durante dos dias el esposo le dejaba la comida en la puerta y bajaba la escalera rápidamente.  Tras confirmarse el positivo de Coronavirus a Sergio y la mayor, la familia volvió a reunirse.

Tanto el padre como la hermana mayor fueron asintomáticos, es decir, no tuvieron síntomas, a excepción de la pérdida del olfato y el gusto. En el caso de la mujer, la pérdida del olfato fue de los ultimos síntomas que tuvo.

Cómo fue la reacción de la comunidad
Sergio es cubano pero radicado hace diez años en Argentina. Vanesa es Argentina y las hijas de ambos también. Hace cuatro años se mudaron a  Villa La Angostura.

Si bien la identidad de los pacientes se mantiene en reserva, rápidamente se corrió la voz de quiénes eran los "primeros contagiados" de la Villa.

"El primer dia que dieron el resultado positivo, nuestros teléfonos explotaron de mensajes, de aliento, yo vengo de Cuba, donde la gente es amistosa, y lo que senti aqui es como si estuviera en mi propia casa", cuenta Sergio, emocionado.

La respuesta de los vecinos y de los amigos fue muy positiva. Mucha gente se ofreció a llevarles comida y cualquier tipo de requerimiento.

"Vivimos en Bandurrias, y nos vino ayudar mucha gente, tomando los recaudos claro, tenemos una entrada amplia y nos dejan la comida afuera. Hemos tenido la contención de todas las personas en la Villa. Me quito el sombrero, a mi gente de villa la angostura, que es mi familia", agrega Sergio.

Pero siempre hay una excepción. Un vecino los denunció de haber violado el aislamiento, pese a que casi a diario los visitaban los médicos para hacerles los controles.

"La contención de la gente fue espectacular, nos conocen mucho, es un pueblo chico, nos escribió mucha gente dándonos su apoyo, desde el lugar de trabajo, en todos lados. Que nos hayan denunciado nos afectó bastante porque no fue una denuncia común, sino una acusación de muerte, sin certeza ni fundamento, somos portadores de un virus que puede matar gente, y exponernos asi nos pareció una falta de respeto por los médicos que se están exponiendo", apunta Vanesa.

Por su parte, Sergio señala: "en la vida siempre existen ignorantes, en realidad es que tienen miedo".

Sergio destaca el profesionalismo del personal del Hospital y el Municipio que actuó según un protocolo estricto. También, la contención que tuvieron en todo momento por parte del personal, y de la escuela privada a la que asisten las nenas.

Los médicos que les realizan los controles siguen un protocolo minucioso para evitar el contagio.

La última etapa
La mayor ya dio un análisis negativo de COVID-19, y para recibir el alta tiene que tener dos resultados negativos. El resto de la familia sigue dando positivo, por eso, seguramente el alta será "familiar".

Vanesa relató que los hisopados son muy invasivos y a las nenas les genera un momento de mucho estrés. Por eso decidieron que seguirán haciéndose los test ellos, y una vez que den negativos los dos, les harán a las nenas para confirmarlos.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter