ARCHIVOS DEL SUR

Y fue así como tuvimos telégrafo y también pueblo (Segunda parte)

En esta segunda entrega, la museóloga Mechi Palavecino de Archivos del Sur escribe sobre la última etapa del Correo y telégrafo, y su importancia para el pueblo.
Y fue así como tuvimos telégrafo y también pueblo (Segunda parte)
17/05/2020

Por Mechi Palavecino para Archivos del Sur

El Sr. Etulain puso en funcionamiento el servicio y los presentes enviaron varios telegramas a Bariloche como forma de inauguración, y posteriormente culminó todo con una asado popular.

La comisión que se entrevistó con el general Justo contestó que éste habia declinado el honor, por lo que la estación quedó bajo la denominación de Correntoso y el pueblo se denomino Villa La Angostura.

Te puede interesar: "Y así tuvimos el primer telégrafo y pueblo también" (Primera Parte)

De la pequeña oficina inaugurada en esa época, podemos decir que cumplió su importante tarea de dotar a la comunidad de un telégrafo para sus comunicaciones y que funcionó probablemente con un jefe como único empleado durante sus primeros años, que fue el Sr. Rodríguez hasta 1945, y ya en esa época se contaba con tres empleados y se incorporó al Sr. Alejandro Espinoza en 1949.

Al Sr. Rodríguez le sucede Della Rocca hasta el año 1953, y ya comienza la construcción de un nuevo edificio todo de material y muchísimo mas grande, acorde con las necesidades de una población creciente y del turismo floreciente.

Al Sr. Della Rocca le sucede el Sr. La Ripa hasta 1954, luego durante unos meses el Sr. Soria, después de un interinato del Sr. Espinoza y coincidiendo con la habilitación del nuevo edificio, se designa jefe al Sr. Roberto Palavecino en 1956, cargo que desempeña hasta 1973, siendo hasta el momento, el jefe que permaneció mayor tiempo en el cargo.


1959 torre de radio, Alcira Palavecino, Mechi y señora del Ing de Phillips

El correo contaba entonces con seis empleados, tomaban dos mensajeros en  temporada de verano, y el pueblo tenía aproximadamente 700 habitantes, y esta cifra se mantenía constante, porque en ese tiempo no era como en la actualidad, que diariamente se radican nuevos pobladores.

Los empleados del correo, salvo los jefes que, como vimos no estaban mucho tiempo (y mi padre fue la excepción porque estuvo 16 años en su puesto aquí) fueron Alejandro Espinosa, que era radiotelegrafista, se formó en el correo y se jubiló en el, Alejandro es de una familia pionera de la zona y nació aquí; Rodolfo Garcia era auxiliar administrativo y oriundo de Mar del Plata, hermano de Norma Garcia de Munar, quien fuera directora de la Escuela 104 por muchos años, vinieron a comienzos del 50( Rodolfo ya falleció); Norberto Martin quien era mecánico, nacido en Península San
Pedro ( también falleció); Raúl Baeza, que fue el primer cartero y tambien de familia antigua en la zona (falleció), después se agregó Isidro Palma como cartero, nacido en la localidad y cuando Alejandro Espinosa se jubiló en 1995, Isidro quedó a cargo del correo sin ser nombrado como tal y es ahí cuando el correo se mudó al centro donde
funcionaba la Estafeta Postal, que era atendida por Anita Bracamonte, ya que era imposible que un solo empleado siendo mensajero, pudiese cumplir con todas las funciones de la oficina.


Correo nuevo. Fines del 50

Cuando se habilitó el nuevo edificio de correos se desarmó la vieja construcción de madera, que estaba ubicada en la actual sala de radios del nuevo edificio. Se rescató allí el cilindro metálico con la documentación referida a la inauguración de la oficina radiotelegráfica y sus primeros movimientos,y  según testimonios del Sr. Espinoza,
fueron remitidos al Correo Central en Capital Federal.

A instancias de las gestiones del Sr. Palavecino, se agilizó la instalación de los nuevos equipos de radio que reemplazaron al viejo telégrafo, fueron importados de Holanda, constaban de dos aparados de radio y tres torres de 25 m. que permitían una optimización de las comunicaciones. Su instalación estuvo a cargo de técnicos de Phillips y comenzaron a funcionar en 1960.

El nuevo edificio contaba también con usina propia, es importante marcar esto ya que en ese tiempo, la usina del pueblo dejaba de funcionar a las 24 hs. hasta el día siguiente a las 8 de la mañana, y a veces durante el día su servicio era interrumpido por diversas causas, (dependía de Parques Nacionales y funcionaba en el edificio del actual Museo Histórico Regional, sobre el lago), entonces el correo podía garantizar el funcionamiento de las radios con su propio equipo generador.

La importancia del Correo en estos años se debía a que por el pasaban todas la formas de comunicación de la población. A nivel urbano, se contaba con 20 líneas de teléfonos de las cuales solo 15 estaban asignadas, su distribución era la siguiente:
Casa del jefe - Hotel Angostura - Hotel Lago Espejo- La Granja – Cumelen – Messidor-Hotel Correntoso – Quetrihue - Conde Di Sangro - A.C.A - Surra Canard - Almacén La Flecha - LosTres Mosqueteros - Universidad de Bs As - Inalco


Mechi Palavecino jugando en la nueva torre de radio que instalarían

La central se encontraba en el correo y desde allí se establecía la comunicación. Las radios del correo, además de transmitir los telegramas, durante años comunicaron a los vecinos y a los empresarios e industriales que elegían nuestro pueblo para pasar sus vacaciones y desde aquí atendían sus negocios y obligaciones, esto sucedió hasta la instalación de ENTEL en el año 1978, coincidiendo con el mundial de futbol.

La correspondencia salía y llegaba de Bariloche tres veces por semana en el colectivo local de la Empresa Perito Moreno, luego Mercedes, cuyo chofer era el Sr. Mariano Barría (padre).Al ser trasladado el Sr. Palavecino en 1973, le sucede el Sr. Sánchez hasta 1982, luego el Sr. Pisuto hasta 1984 y en 1985 el Sr. Alejandro Espinoza, hasta su jubilación en 1995.

En este tiempo ya se puede hablar de un achicamiento del correo, los empleados que se jubilaban o fallecían no eran reemplazados, este fenómeno coincidió con la instalación de ENTEL que hace que la parte de comunicaciones ya no sea manejada por el correo, las radios dejan de utilizarse, porque hasta los telegramas son transmitidos por teléfono a Bariloche, y cuando en 1995 se jubiló el Sr. Espinoza, el correo quedó con dos empleados mensajeros, se trasladó entonces a la Estafeta postal que había en El Cruce, desocupando el edificio y sin que vuelva a nombrarse un jefe,
esto porque Menem mediante, el Correo estaba privatizado y la familia Macri era su concesionaria.

Mechi Palavecino, frente al Correo

Actualmente en el pueblo contamos con telefónos fijos y telefonía celular, internet, varios bancos, correos privados, servicios de encomiendas y perdemos de vista que antiguamente era el actual Correo Argentino el que cumplía eficazmente con todas estas funciones que realizan ahora tantas empresas.

Creo que es esto radica la importancia histórica del Correo en nuestra localidad, garantizar nuestra comunicación.


La mujer del ingeniero de Philips, Alcira Palavecino, Mechi Palavecino de pequeña y otros.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter