CUARENTENA

La difícil situación que viven los comerciantes de la localidad y las expectativas

La mayoría son cuentapropistas y manejan microeconomías familiares que dependen de  sus comercios. La esperanza de que la situación cambie pronto.
La difícil situación que viven los comerciantes de la localidad y las expectativas
24/03/2020
&

ldquo;Le tengo mucha aprensión al Coronavirus, pero le tengo más miedo a morirme de hambre”, dice en un tono dramático Yolanda pensando en el futuro inmediato.

Hace pocos meses, luego de un gran esfuerzo, la mujer decidió dejar de ser empleada y  convertirse en dueña de La Casita del  Roble, un comercio que hace medialunas,  tortas, tartas, empanadas y sandwichs. A base de trabajo perfeccionó algunas recetas y la clientela respondió positivamente. Hasta hace una semana atrás, el negocio crecía sostenidamente. No obstante, todo cambió se decretó la cuarentena obligatoria. 

Ese mismo día, “Yoli” había horneado medialunas y, ante la evidencia irrefutable de que no las iba a vender, las terminó regalando. Ni siquiera eso le fue fácil. No es que se instaló en la puerta del local y las regaló a los pocos peatones que pasaban. Las tuvo que llevar ella misma hasta la Comisaría.

Este panorama, que pese a que en principio será hasta el 31 de marzo, ha impactado de sobremanera no solo a su comercio, sino a todos los rubros,y ha calado muy fuerte en el sector independiente.

Aquellos que tiene microeconomías y que viven al mes, necesitan imperiosamente poder trabajar para pagar alquiler, servicios, insumos y sueldos ( aquellos que tienen algún empleado).

En Angostura la mayoría de los propietarios de comercios son hoy monotributistas o responsables inscriptos y no serán alcanzados por las recientes medidas del gobierno nacional (solo se entregará la ayuda de $ 10.000 a las dos categorías mas bajas de monotributo).

En este contexto, la leyenda viral: “Sino trabajo no como”, se convirtió por estos días en un reclamo por ahora desatendido por el gobierno central.

La frase viral deja entrever además una paradoja intrínseca de difícil situación: muchos de los cuentapropistas deberán abrir sus comercios para poder subsistir, con lo cual tendrán que trasladarse y eso provocará un mayor movimiento de gente en un momento en el cual  se aconseja permanecer en los hogares.

El denominador común de los comerciantes consultados por Diario Andino es la esperanza. La mayoría esperará al miércoles (luego del feriado) y ver ahí si abren o no las  puertas de sus locales.

“Voy a dejar pasar el feriado y voy a abrir el miércoles. Estoy en una batalla contra el tiempo ya que varias de las  mercaderías comenzarán a pudrirse en los próximos días”, comentó “Yoli”.

La ventaja de comprar en los comercios locales, es que no sólo hay menos cola que en los supermercados, sino que ayuda a la economía familiar. Los supermercados tienen "espalda", los pequeños comercios no. 

Una situación similar vive Alejandro, dueño junto a su hermano Ariel de la rotisería “Que te Cocino”: “Día a día que pasa uno va a tomando conciencia, va cayendo. Mas allá de que podemos mantener abierto  dejando entrar de una persona, el pasado jueves con mi hermano acordamos cerrar y unirnos así al pedido del  gobierno. Queremos resguardarnos un poco y permanecer con nuestras familias. Este parate será hasta el martes ( por hoy)  y ahí decidiremos si el miércoles abrimos o no. Dependerá en gran parte de lo que anuncie el gobierno nacional porque nosotros tenemos que pagar los gastos”.

Alternativas

“Nosotros estamos laburando a puerta cerrada como si fuéramos una farmacia de turno. También coordinamos el pedido por llamados telefónico”, indicó el dueño de la Crepe, Cris Furlong.

En varios comercios gastronómicos como Deck 56, y La casita del Roble,  Nicoletto Pastas y la misma Crepe se pueden hacer pedidos telefónicos y pasarlos a buscar coordinado una hora. Esto permite evitar la espera en el local y reduce los riesgos de contagio.

El servicio de delivery en tanto es más costoso porque en algunos casos implica contratar un taxi o remis para que busque la comida en el local y la lleve hasta la casa.

Cierres

En otros casos, como por ejemplo la pizzería “La Tanita”, el dueño entendió que por lo difícil de la situación y por “una cuestión de cuidar tanto al personal como al producto”, lo mejor es permanecer cerrado al público. Esta postura también ha sido adoptada en otros rubros como la Peluquería de Luis Silva, la casas de indumentaria El Viejo Pastor, el rental de bicicletas Bayo Abajo, etc.

Desesperación

“Hay una cuestión muy fuerte con esto de estar abierto  porque existe la presión social del ¿Por qué estás abierto vos? Eso es muy difícil de manejar. Hay gente que entiende que uno sino trabaja no come, pero otros que no”, comentó el dueño de un comercio que no quiso que figure ni su comercio ni su nombre.

El cuello de botella en el que ha ingresado el sector comercial de las microeconomías tiene un final incierto y mucha desazón. “No tengo ningún plan a largo plazo. Es más no tengo un plan para dentro de cuatro días, realmente no sé que voy a hacer”, dice con resignación Yoli.

 Deliverys

La casita del roble 11 3186 3947

Crepé 4826800

Deck  78 65 98

La cocina de la Abuela 78 69 09

Nicoletto pastas 4495619

Galería de noticia
Dejar un comentario
Seguinos en Twitter