“Del caos, el cosmos y otros sueños eróticos municipales”

Marcelo Lemme  reflexiona sobre algunas de las preocupaciones del gobierno, propone alternativas de gestión y afirma que es inviable cobrar el estacionamiento en una localidad “donde se afanaban la nafta de la AMBULANCIA”.
“Del caos, el cosmos y otros sueños eróticos municipales”
22/06/2020
E

stimado Sr. Director:

Desde muy lejanos tiempos, creo que en épocas del alcalde Fabius, pretor plenipontenciario de la antigua provincia de Pandemia en la antigua Roma, los historiadores han prestado atención a las principales preocupaciones de aquellos administradores municipales.

Una de ellas era que Roma, al pretender ser un imperio, debía adoptar un sistema único de medidas, de lenguajes, de semiótica, pero como no eran giles, respetando y adaptando aquello que cada cultura diversa aportaba. Considerando que el imperio abarcaba desde España hasta Armenia, incluyendo Europa, norte de Africa y oeste de Asia, hacerlo no parecía fácil y menos dejar contento a Britania diciéndoles que más tarde que temprano les iban a encajar el sistema métrico decimal.

Fabius, y su consejo de asesores, que por aquellos tiempos de la Republica eran del partido MPN (Mundus Polum Nostrum), decidieron embarcarse en una gesta que reuniera múltiples voluntades y apoyo épico.

Nota al margen: Antes de convertirse en un imperio medio sangriento, Roma era una república hecha y derecha. Cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia.

Volviendo al tema, Fabius investigó y descubrió un sueño húmedo de todos los administradores romanos, el control del caos.

De ese control, analizó dos acciones que se repetían hasta convertirse en sueños eróticos. (De donde proviene la película Calígula). Uno era el control del tránsito y estacionamiento. En efecto, estacionar una cuadriga era un incordio y ni hablar que los caballos te dejaban la vereda abonada como para Agenda Verde (de donde proviene la película Ben Hur).

El otro era hacer peatonal la avenida principal del poblado. Dominado este tema, se podrían obtener dos resultantes:

La primera de ellas acceder al ansiado cosmos como contrapartida del caos, y otra, menor pero no tanto, algún que otro denario, sestercio, áureo, en fin todos antecesores del euro.

En la contemporánea localidad de Villa La Angostura, que cualquier chichipio sabe es una gran admiradora de la historia romana, a que no saben que se nos ocurrió?

Si. Eso.

Pero en lugar de despotricar e indignarse como muchos, analicemos el contexto.

Caos se define según la RAE como

1.Desorden o confusión absolutos. "caos circulatorio"

2.Estado originario y confuso de la materia que se supone anterior a la ordenación del universo.

Dejemos la segunda definición para Carl Sagan y los de The Big Bang Theory, y vamos por la primera, que supongo era lo que motivaba a Fabius y sus compinches.

 

La avenida Arrayanes nos muestra:

-              Un boulevard grandote en el medio, con canteros, pastito y adoquines.

-              Dos veredas por 3 cuadras, con una de ellas donde está prohibido estacionar porque la comisaria, como por 40 metros.

-              Del otro lado está la entrada del Supermercado Todo y algunos contenedores plásticos puestos estratégicamente sobre la calzada.

-              Diversas restricciones de estacionamiento por reserva hacia las personas con movilidad reducida

-              Dos sistemas de iluminación, una de sodio y otra de led, que se utilizan según creo por algún algoritmo del calendario maya. (A veces unas, a veces otras, a veces ambas, la mayoría de las veces ninguna. Gracias Epen)

-              Reductores de velocidad conocidos como lomo de político o burro con la senda peatonal pintada encima a la cal para poder repintarla en temporada estival y hacer ver que laburamos.

-              Una fila de cruces formato “ankh” de donde penden unos floreros o macetas.

-              Una brigada de señoras de edad académica versadas en asuntos botánicos que atienden las macetas y un número de funcionarios municipales munidos de escalera y otros artefactos que contribuyen a lo que las señoras, por lo de académicas no pueden concretar.

-              Si la ocasión lo exige, diversas banderas, banners u otro aditamento publicitario.

-              Poveedores varios, propietarios de comercios, empleados de los mismos, todos con auto porque es una comunidad prospera. Sobre todo últimamente.

-              Fabio Stefani pintando veredas.

-              El community manager de Fabio Stefani y su fotógrafo para el Instagram.

Acá no se trata de dilucidar si esto es un caos. Acá se trata de averiguar cuál es el milagro por el que la pobre avenida no se hundió por lo menos cien metros.

La pregunta que surge, es si llegamos al cosmos cobrándole a la gente por estacionar. Cuanto, donde, en que franja horaria, a través de que medio, como controlamos, cual es el margen de tolerancia, cuantos funcionarios mas se necesitan, donde paga el pecador y donde reclama el justo. Aceptan tarjeta de debito o Mercado Pago? Como hace un tipo al que le hicieron una multa arbitraria o no, siendo que vino a pasar un fin de semana, y el tribunal de faltas esta cerrado? Habrá amigos (porque yo no me olvido que un fiscal con multa por alcoholismo, habló con Cacault por teléfono y se fue a su casa como un campeón)

Le cobramos al tipo que estaciona 10 minutos mientras su tía baja a comprar crema del cielo y pistacho al whisky en la heladería porque diluvia? O castigamos con tres horas de estacionamiento pago al gil que se le ocurrió dejar el auto para ir al bosque de arrayanes? Podemos privatizar el estacionamiento a favor de alguien por un módico canon (Si asi fuera no me dejen pagando, tengo los conos en casa y el chaleco reflectante)

Podría seguir hasta el cansancio divagando sobre los peligros que esto conlleva , en un país como Argentina, y en una localidad donde se afanaban la nafta de……la AMBULANCIA y donde no somos capaces de proveer la tarjeta de colectivo a la población.

En todo el mundo civilizado, el uso del estacionamiento medido se utiliza como medio de subvención a un sistema público de transporte, eficiente, ecológico y previsible. Como acá  Mi Bus. (Note el lector la ironía de poner civilizado y Mi Bus en una misma oración, ni Borges se atrevió a tanto.)

Quiero enunciarle tres ideas, para no ser como esos que critican todo.

  1. Pueden prohibir directamente el estacionamiento en la avenida. Es un poco drástico, pero nos ahorramos los problemas, apuntamos al cosmos, evitamos que la misma se hunda por la implantación de otro rosal, y generamos las condiciones para el logro del sueño erótico de Fabius de hacerla peatonal.

 

  1. Pueden reorganizar el tránsito de las dos paralelas a la avenida, cambiándole el sentido de circulación y prohibir todo giro en U, es decir hacer que la avenida funcione como tal, y no como ahora que funciona como una gigantesca rotonda. Los micros saldrían hacia abajo de la terminal y los bomberos podrían acceder mas rápidamente a Nahuel Huapi, 7 Lagos, y Arrayanes sin comerse la cuneta enfrente de casa Elvira a riesgo de perder el tren delantero, una escalera y dos voluntarios.

 

 

  1. Podrían dejarse de joder con boludeces y plantearse, sobre todo en tiempos de pandemia, como constituir una empresa público-privada que se aproveche de la infraestructura de los proveedores de internet, para que sea un gran negocio para todos, incluido el gobierno municipal, y tengamos muchos más abonados y un precio muy inferior. Porque para los que no se despertaron, lo que la cosa esta del Covid nos ha dejado es que el futuro pasa por ahí, y no por lograr el cosmos en 4 cuadras. Les juro por mis hijos, que recaudan mucha más plata que con la avenida. No hablo de turismo ni hoteleros ni esos tipos que lloran por todo, hablo de brindar la más importante herramienta de cultura, educación, seguridad, entretenimiento, y crecimiento que, paradójicamente no llega las personas más vulnerables por disponibilidad o costo. Y encima es un buen negocio.

Porque una buena infraestructura de comunicaciones sirve para un desarrollo digital en la que podríamos ser pioneros porque lo que nos sobra es tiempo para pensar soluciones de ese tipo. Ud. dirá que lo que nos falta es gente que piense. No crea, acá hay gente que ha llegado a ser médico. Para estadistas, les falta un ratito.

 

Cordiales saludos,

Marcelo Lemme

DNI 11.774.861

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter