"Subsidiar la demanda o sostener la oferta, esa es la cuestión"

Eduardo Riquelme escribe ante la crisis que atraviesa el sector turístico en el marco de la pandemia.
20/07/2020

Sr. Director, le solicito publicar la siguiente nota:

Como lo vengo sosteniendo desde que comenzó la cuarentena estricta para la actividad turística, los gobiernos no han contemplado las verdaderas necesidades del sector.

Se insiste en subsidiar la demanda, cuando en realidad la oferta (prestadores de servicios, hotelería, gastronomía, comercios en general, transporte etc.) somos el segmento que en ésta industria, padecemos una crisis terminal.

Los subsidios a la demanda tienen efectos puramente políticos, mediáticos y propagandísticos.

No incentivan el mantenimiento de la inversión establecida ni protegen la subsistencia del empleo.

Se requieren medidas fiscales efectivas que permitan sostener la actividad y las fuentes de trabajo que ella genera.

La demanda en el sector del turismo hoy tiene como incentivo la posibilidad de poder elegir entre gran cantidad de efectores que compiten en igualdad de condiciones con ofertas de distinto nivel y características.

Para ello es necesario que el complejo oferente se sostenga en permanente expansión y con inversiones productivas innovadoras, lo que el Estado debe procurar a fin de beneficiar al viajero.
De la manera en que se enfoca la problemática actual, solo se logrará que desaparezcan las medianas y pequeñas explotaciones, dando lugar a la subsistencia de los grandes establecimientos que tienen su oferta dirigida al segmento de alto poder adquisitivo, dejando fuera de toda posibilidad de acceso al público de segmentos económicos medios.

El turismo se convertirá entonces en una actividad elitista, lo que justamente en estos últimos años, se ha revertido en forma notoria.

Apelamos a que se estudien los efectos de cada una de las posiciones, de manera de no retroceder a etapas de nuestra historia en donde alojarse en un hotel, cabaña, hostería etc., viajar en avión, sentarse en un establecimiento gastronómico a disfrutar de platos característicos, adquirir recuerdos y artesanías elaboradas por lugareños, disfrutar y nutrirse de las culturas nativas, realizar excursiones y visitar puntos de atracción inigualables como los que dispone este país de soberbia belleza, vuelvan a convertirse en patrimonio de las clases de alto poder económico.

Debemos esperar la toma de conciencia de nuestros dirigentes y que se atiendan las propuestas elevadas desde distintas entidades de esta actividad, a fin de que podamos seguir avanzando en una industria que contribuye en forma sustantiva al PBI de nuestro país y que además genera un importante ingreso de divisas.

Ojalá que pronto podamos ver materializadas las medidas fiscales y crediticias que ayuden a transitar este tiempo de pandemia sin que se produzca la caída en la desesperanza de tanta gente ligada directa e indirectamente con esta apasionante vocación de ser y brindarnos como anfitriones.

Saludos cordiales

Eduardo Riquelme

Vecino y anfitrión

DNI 8410948

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter