"Nos enfrentamos al aparato del Estado que usó todo su poder de fuego contra un grupo de vecinos"

Daniel Osovnikar, beneficiario de los 430, es uno de los vecinos que impulsó una causa contra la ordenanza que autorizó el canje de tierras del Parque Industrial.
29/09/2020

A casi 7 años del canje de tierras qué vino a dejar las huellas frescas en el cemento de lo que consideramos una estafa al pueblo de Villa La Angostura.

"Las mejores tierras con las que cuenta el municipio de Villa La Angostura", dijo en aquel momento el intendente Roberto Cacault en la apertura de sesiones en el Concejo Deliberante, y anunciaba que disponía el Parque industrial para la concreción de 400 soluciones habitacionales.

En el mismo acto de lanzamiento la segunda parte de su discurso dejaba entrever que estaba en conversaciones con privados sobre las mismas.

Nos enteramos entre gallos y medianoche hacia fin de año que se firmaba una permuta sobre las tierras en donde claramente cambiaba un Mercedes Benz a estrenar por por un Fiat 600 sin ruedas.

Hoy a 7 años las 430 soluciones habitacionales se reducen a 215.

Debemos recordar que era un loteo dónde accedían a 430 soluciones habitacionales, hoy el clima, el suelo siguen demostrando que es inviable el desarrollo en los macrolotes 5 y 6. (El 7 fue una yapa inexplicable debajo de la cascada Inacayal).

Nunca pudieron contrarrestar los informes técnicos de Bosques (el de Diego Meier, que desaconsejaba la modificación de los cursos de agua), que se realizaron sobre estos macrolotes y decidieron desarticular el personal de Bosques de la localidad. 

No conforme con esto y haciendo uso de nuestro derecho como vecinos de Villa La Angostura aplicando la Carta Orgánica decidimos defender los bienes públicos del municipio.

Nos enfrentamos a todo el aparato del Estado que usó todo su poder de fuego contra un grupo de vecinos.

Representaron en las causas el abogado del municipio al intendente Caruso; al ex intendente Cacault lo asistía el defensor oficial por aquellos momentos Ramiro Amaya, y como asesor se encontraba el concejal Guillermo Hensel. Sumado a esto el rol del fiscal De Lillo, quién nos pedía que le mostraremos los carnet de la membresía del Golf como modo de justificar el inicio de la causa.

En la misma audiencia el juez reconoció en forma campechana que había estado discutiendo el tema tomando un café con el concejal Hensel.

Todo el ancho de banda de la justicia neuquina operando para defender este perjuicio a los bienes del Estado municipal.

SIEMPRE SUPIERON  que no había más de 215 soluciones habitacionales.

No había nada más de tierra en ese lugar.

Sustrajeron, ocultaron información, tuvimos que reconstruir pedacito a pedacito y con toda la inocencia de la defensa de las causas justas, mostrarle a la comunidad de Villa La Angostura que era el peor negocio para la comunidad pero un gran negocio para unos pocos.

A nadie se le escapa que las tierras del Parque industrial estaban pegadas a el desarrollo del golf y qué poca vida tendría un proyecto de esas características con un barrio popular en su ingreso. Para eso había que sacrificar a la mitad del listado de los 430 adjudicatarios.

Al día de hoy siguen sin entregarse los lotes.

Al día de hoy son promesas de un lote con vivienda para 215 familias. Las otras 215 vuelven aún más ilusorio sus derechos que por el otro lado fueron adornados con cientos de papelitos de colores.

Hoy nos condenan con las costas por hacer ejercicio de nuestra responsabilidad ciudadana representando al conjunto de la comunidad. Por otra parte derecho amparado en la Carta Orgánica Municipal  (por la cual qué haríamos exceptuados del pago de dichas costas).

Hoy como ayer sigo pensando que el gobierno de Roberto Cacault vino a refundar la frase de Eva Perón "Donde hay una necesidad hay un derecho".

Cómo le gustaba decir al intendente mandato cumplido se explica en la Génesis de todo esto: "Donde hay una necesidad nace un negocio".
 
Daniel Osovnikar, beneficiario de los 430 lotes. 
 
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter