TOMA DE TIERRAS

"Si vienen a atropellarnos, me quemo vivo"

La frase es de Jorge, uno de los vecinos que integran la toma de tierras. Ayer, ante la posibilidad de un desalojo inminente, el vecino se roció con nafta. Mirá el video de la entrevista.
29/10/2020

“Estoy rociado con nafta, en cuanto vengan a atropellarnos me quemo vivo”, asegura Jorge, uno de los vecinos que integran la toma de tierras en el lote aledaño al Registro Civil.

Ante la primera intimación que recibieron en la mañana, y ante la posibilidad de un desalojo, el vecino decidió rociarse con combustible y amenaza con prenderse fuego si los sacan del lugar. En el predio tratan de que no se ubique cerca del fuego.

Jorge vive en Villa La Angostura hace unos 20 años. Es conocido en el pueblo porque fue cartero de Correo Argentino durante muchos años. Prácticamente está sordo de un oído.

“Estoy defendiendo un derecho, nada de otro mundo, derecho a la vivienda digna, somos trabajadores”, dice, y se quiebra al hablar.

“Hemos golpeado todas las puertas, estamos cansados, hemos pedido que nos atiendan, nos han echado, se han burlado,  en una reunión Ortega –el secretario de Gobierno-  le dijo a  una compañera que aprenda a cerrar las piernas. Estamos cansados del manoseo político,  tengo 50 años, un hijo de 4 años,nunca tuve acceso a la vivienda, siempre me lo denegaron porque decían vos podes pagar un alquiler. Tomé la decisión –de participar de la toma-porque vi a unos chicos que estaban en la calle un día de lluvia y los ayudé”, sostiene.

Asimismo, apunta al “abandono total de las instituciones”. “Estoy decidido a todo, cuando me vengan a atropellar me quemaré vivo. Me voy a prender fuego y voy a quedar en la historia de este pueblo, y ojalá que detrás de mi vida tomen conciencia de que el que manda es el pueblo, porque nosotros somos los que pagamos los impuestos”, dice.

“Te tratan de chorro, somos toda gente trabajadora. Me duele en el alma que nuestro pueblo este sordo, estamos divididos, cada cual defiende su derecho”, agrega.

Asegura que es un acampe, pero varios de los vecinos comenzaron a limpiar el terreno y a delimitar las parcelas.

“Es una ilusión. Tengo mi ilusión de limpiar mi terrenito, por ahí a mi hijo le toca, después de esta lucha va a seguir él, Yo pienso que la solución ellos la tienen, están en un punto cerrado. No sé qué les pasa. Ellos todos los días duermen calentito, se han olvidado del pueblo. Pero cuando quieren el voto vienen a la casa”, concluye.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter