ARCHIVOS DEL SUR

Breves historias de nuestro pueblo: Y un día, también tuvimos cura

En esta entrega de Archivos del Sur, la museóloga e historiadora Mercedes "Mechi" Palavecino nos cuenta quiénes fueron los primeros sacerdotes que atendieron esta comunidad y  algunas de sus anécdotas.
Breves historias de nuestro pueblo: Y un día, también tuvimos cura
Padre Miche, Michelle y otros, gentileza Pablo Raemdonck.
15/11/2020

Según mis investigaciones, antiguamente, a nivel eclesiástico, nuestra provincia del Neuquén funcionaba junto con la diócesis de Mendoza.

Cuando en 1934 se crea la Dirección de Parques Nacionales y en ese marco el primer parque, el Nahuel Huapi donde está emplazado nuestro pueblo como villa turística, Exequiel Bustillo encarga al equipo técnico, dirigido por su hermano el arquitecto  Alejandro, la  construcción de la capilla de la Asunción entre otros edificios en el área fundacional del pueblo, actual puerto. Dicha capilla de 98 m2, fué construida en 1936. Su inauguración esperó dos años más, recién en 1938 y se  entregó a la diócesis de Mendoza, según figura en los libros de la misma el 25 de noviembre de 1946,  al vicario foráneo del Neuquen, cura párroco de San Martín de los Andes, padre Benigno Champeleaux. La capilla era atendida por sacerdotes de San  Martín de los Andes y de Bariloche indistintamente, se destacó el Padre Miche, salesiano, al cual quiero dedicarle parte de mis recuerdos hoy.

1 - Foto del Padre Miche, gentileza Pablo Paemdonck

Rememorando cosas que pasaban antes, cuando aquí éramos muy poquitos habitantes y nos conocíamos todos, quise compartir estas pequeñas anécdotas, por llamarlas de alguna manera…..

En mi infancia, estoy hablando de la década del 60, teníamos  un sacerdote, el padre Miche, que atendia aquí a los feligreses. Era delgado y alto, siempre ataviado con su negra sotana, usaba una boina del mismo color y grandes anteojos. Le gustaba mucho pintar,  hizo conocer Villa La Angostura por sus oleos de paisajes.y siempre se lo veía con un caballete a cuestas, con algunos lienzos y  óleos,   caminando por nuestras calles  de tierra en esos tiempos. No tengo conocimiento de dónde puede haber algunos de sus cuadros actualmente. No tenía vehículo asignado, como lo tuvieron otros sacerdotes que vinieron después de él, por lo que era un gran caminante.

2 - Foto Padre Miche gentileza Pablo Paemdonck

Siempre era invitado a almorzar por alguna familia vecina, y sobre todo en verano, que nos visitaban las famiias que tienen su residencia veraniega aquí. No se que origen pudo haber tenido, ni si ese era verdaderamente su apellido. Fué parte del pueblo en ese momento, y eso era lo que importaba.

Cuando el castillo del Messidor era aun  privado, propiedad de Sara Madero de Demaria Salas, prima hermana  del dr. Exequiel Bustillo, los cuidadores de la residencia eran la familia Marimón, compuesta por don Roberto, Lina, su esposa, Juan Carlos y Graciela, sus hijos. Como eran vecinos de mucha antigüedad en la región, todos éramos sus amigos. Se hacían en el castillo innumerables reuniónes sociales y asados en algún evento, ya no recuerdo si existía algún motivo explícito, si sé que nos juntábamos alli muchas familias, quizas de las autoridades en ese momento, y las maestras. Neuquén recién se iniciaba a la vida cívica como provincia y todas las instituciones eran nacionales en esa época.

Los asados se hacian afuera y los chicos jugábamos a las escondidas en el interior del castillo, que en ese tiempo tenia muebles estilo Luis XV, todos cubiertos con tela para su protección, lo que no impedia que saltaramos sobre los sillones y nos escondiéramos detras de los gruesos cortinados de pana marrón que cubrían los ventanales con vista al lago.

No  sé por qué, pero antes las personas tenían vergüenza de decir que usaban dentadura postiza., es algo que ahora me resulta gracioso al recordarlo. En una oportunidad, estábamos muchos vecinos reunidos en un asado y todos sabíamos como le gustaba la carne asada al padre Miche. Se puso a atizar el fuego y para darle fuerza  sopló y  en ese acto voló su dentadura postiza  a las brasas. El pobre padre, sin pensarlo ni un minuto, metió sus manos al fuego para rescatarla, y las señoras que estaban sentadas alrededor del fogón, tomando mate y conversando animadamente, comenzaron a mirarlo con gran asombro, una le preguntó a la otra:

-“vos te fijaste que raro está el padre? Fijate, está revolviendo el fuego con sus manos…..es muy raro eso….se está quemando!”

El padre recuperó sus dientes e inmediatamente, lleno de veguenza y para que nadie se diera cuenta, pienso yo, se los puso y, por supuesto se quemó muchísimo el paladar y la boca toda, entonces, para asombro de las señoras que lo estaban observando con mucha curiosidad, comenzó a dar grandes pasos abriendo y cerrando la boca para tomar aire y aliviar de esa forma la quemazón, y dándose aire tambien con ambas manos. Sin duda el espectáculo que brindaba era sumamente curioso y todos comenzaron a mirarlo sin entender la situación. Por supuesto, a la hora de comer, el padre no pudo probar un bocado, con su boca llagada por las quemaduras y las señoras siguieron opinando que era muy rara la actitud del pobre padrecito, una llegó a sospechar si no estaría poseído quizas….

El  padre Miche siempre aprovechaba la instancia del sermón para retar a sus feligreses, “ese que está ahí, se cree que no se que no viene nunca, solo ahora porque necesita….” Ir a misa siempre fue una instancia de encuentro social y socialización de los vecinos, cuando éramos pocos.

En 1961 el Papa Juan XXIII creó la diócesis del Neuquen y  el primer cura párroco designado para desempeñarse en nuestra localidad.fué el padre José Francisco Bedmar, nacido en Alicante, España, y que en ese tiempo contaba con 29 años de edad aproximadamente,  vino a reemplazar al padre Miche, quien ya se quedó en Bariloche.

En ese tiempo teniamos viviendo aquí a nuestro primer concertista de guitarra, Santiago Paz, quien amerita ser parte de una nota en mis recuerdos de infancia. Jean Pierre tambien habia llegado al pueblo a principios de los sesenta con dos amigos, Jean y Tom y los tres compraron La Posta Quetrihue  y la llamaron Los Tres Mosqueteros. Cuando se  separaron  los tres mosqueteros, Jean decidió internarse como cura trapense, Ton se fue a Bolsón y entonces  Jean Pierre hizo venir desde Bélgica  a su hermano Michelle, quien atendíó la fábrica de chocolates que también se ocupaba de la  fabricación de Waffles con una receta única. Una sola vez volvi a comer wafles de esa calidad, y fue cuando atendió la confiteria su hija. Solange, hace unos pocos años atrás…..son únicos! Jean Pierre le encargó a Tato, mi hermano, que le enseñase español a su hermano, a cambio de especies. Yo creo que se terminó arrepintiendo, mi hermano era muy goloso y el acuerdo resultó anti económico para Jean Pierre.

 Foto el padre Miche con Michelle y otros, en los 3 Mosqueteros, foto gentileza Pablo Reamdonck

 El día 3 de febrero de 1962 falleció la niña Diana Bortot en un trágico accidente, (murió ahogada en la laguna de la Selva Triste) y en su memoria, sus padres decidieron la construcción de una capilla en el Cruce, como era voluntad de ella. La familia Bortot es originaria de Buenos Aires y todos los veranos le alquilaban la casa a la familia Misurack, (de origen húngaro, que también será motivo de una nueva entrega su historia), en el Cruce y pasaban unos meses del verano alli. Tenían cinco hijos, Fausto, Romulo y Remo, que eran mellizos y Diana y Adriana. La muerte de Diana, (Pichina) de solo 13 años de edad, enlutó al pueblo y ´rapidamente sus padres decidieron  abocarse para conseguir fondos y así construir en el Cruce una capilla donde descansen sus restos, quiero destacar aquí la importante colaboración de la familia Groverman y otras de Cumelén y de muchos vecinos solidarios. Entonces, el 26 de marzo de 1962 el obispo don Jaime de Nevares colocó la piedra fundamental de la obra y  autorizó el traslado de los restos de la niña Diana a la cripta de la capilla ( donde siguen reposando actualmente). Los planos de la obra fueron firmados por el arquitecto Luis Plez.

Un año después, el 3 de febrero de 1963 se celebró la primera misa en la capilla de la Virgen Niña, congregación a la cual pertenecía el colegio donde estudiaba Diana en Villa. del Parque, Buenos Aires y muchos de nosotros tomamos ese día nuestra primera comunión en ese acto, ya que contamos con la presencia de nuestro querido obispo Monseñor Jaime de Nevares. El 15 de diciembre de 1964 llegaron de Buenos Aires  cuatro religiosas de esa congregación  a radicarse en nuestro pequeño pueblo y comenzaron su labor pastoral.

 Foto Inauguración capilla Virgen Niña, foto archivo Museo, flia.Bortot

 En el año 2000 aproximadamente visitaron el Museo Histórico Regional en el puerto en ese momento, Adriana Bortot y su madre, para conversar conmigo y me entregaron copia de las fotografías de la inauguración de la capilla y antecedestes de la misma, para el archivo documental del Museo.

El padre José tenía un buen vínculo con nuestro obispo neuquino, y habia conseguido un Jeep blanco descapotable, con el cual recorria la zona. En general se vestia de civil, no con sotanas como el padre Miche, y habia llevado a vivir con él a tres chicos de la comunidad cuyas familias tenian algunas dificultades y él se ocupó de su educación durante unos años. Ellos eran Carlitos Morales, Jorge y Peti Navarro.  En esa época ya estaban aquí las hermanas de la Virgen Niña haciendo su obra y recuerdo que el padre José daba clases de Ingles para niños y adultos en forma gratuita, en el comedor de la parroquia en el Cruce.

Foto padre José y Ongania , - Foto Roberto Palavecino

Recuerdo que en 1966, cuando vino el presidente de facto Juan Carlos Ongania por primera vez a la localidad y se alojó en el Messidor, que recién habia sido adquirido por el gobierno de la proivincia del Neuquén, por gestiones del senador nacional por el MPN, don Francisco Capraro a su dueña original, Sara Madero de Demaría Salas, el padre José durante el sermón de la misa, a la cual concurria el presidente, su esposa y toda su comitiva de seguridad, aprovecho para recriminarle al presidente algunas cosas y se armó un gran revuielo, Ongania se levantó para retirarse de la misa y su esposa lo obligó a sentarse nuevamente, tirándole de su brazo, los edecanes se pusieron muy nerviosos y algunos vecinos se preocuparon muicho de lo que pudiera pasar. Estaba en misa la esposa del responsable del Muncipio en ese momento, doña Margarita de Knapp, quien pretendia que el padre se disculpase con el presidente, y el padre José se enojo mucho  y  manifestó que él sabia muy bien lo que habia dicho, que no habia sido un exabrupto sino algo muy pensado y por lo tanto no se iba a disculpar, ya que habia sido su intención decirlo. Finalmente reinó la cordura y el incidente no trajo consecuencias para el padre José, felizmente.

En una oportunidad habian venido unos mochileros y como hacia mucho frio el padre José les permitió dormir en el espacio donde vivían él y los chicos, el caso es que cuando se fueron los muchachos al dia siguiente, el padre encontró un revolver pequeño debajo de la almohada donde ellos  habian dormido. Para que este no  cayera en manos de los chicos, el padre se lo puso en la cintura de su pantalón y se olvidó del asunto, preocupado por otros problemas, el caso es que en la diaria misa esa tarde en la capilla de la Virgen Niña, cuando el padre abrió sus brazos para dar la paz, saltó el revolver de su cintura y fué dando saltitos hasta detenerse en el medio del altar, para terror de las monjitas, que se encontraban sentadas en la primera fila y  que casi se infartaron!!!!!

7 – foto Padre José con don Pilón, gentileza Pablo Raemdonck

El padre José estuvo unos años con nosotros aquí. Un dia se enamoró de una joven de Zapala y decidió dejar los hábitos y contraer matrimonio con ella, para gran disgusto de las chicas del pueblo, que muchas estaban enamoradas de él sin esperanzas y se molestaron de que decidiera casarse y con una mujer de otro lugar!!! Además, y quizas esto era lo mas indigerible, que sabía todos nuestros pecados y ahora era un hombre comun y corriente…..Monseñor de Nevares le negó el permiso correspondiente para su casamiento pero el padre no se amilanó por eso, e igual se casó por civil. Unos años después, cuando el permiso le llegó, la pareja ya tenia un hijo, Exequiel y se casaron por iglesia, como Dios manda.

Me encontré con el ex padre José una vez, alla por el 2005, no recuerdo exactamente. El estaba de paso por la Villa y me dijo que en la guia telefónica encontro mi número, me llamó y compartimos un café y una charla amigable añorando nuestra villa de antaño y recordando a las familias y los personajes de entonces.

*Este artículo fue escrito por Mechi Palavecino, de sus recuerdos personales para Archivos del Sur, Sub Comisión de la Biblioteca Popular Osvaldo Bayer.

Contacto

Facebook Archivos del Sur - allí podrás ver más fotografías alusivas a estos artículos.

Mail: [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter