Los perros y los celos

 En esta entrega, la entrenadora Canina Adriana Martinelli puntualiza varias situaciones y explica cómo revertirlas.
Los perros y los celos
14/01/2021
M

uchas veces se discute si los perros sienten celos o no. Lo cierto es que podemos observar reacciones similares a los celos humanos en distintas situaciones donde nuestro compañero puede sentirse afectado o al menos, puede sentir que debe defender su territorio o posesión.

Nuestro compañero canino puede cambiar su actitud cuando su dueña está embarazada, cuando llega un bebé a casa, cuando viene un nuevo perro o gato a la familia o incluso, cuando hay amigos que vienen de visita o cuando vienen a quedarse por varios días.

Esta actitud de celos, suele presentarse cuando no hemos actuado correctamente con nuestro perro, y hemos reforzado sin darnos cuenta esta actitud.

Vamos a ver caso por caso:

Si estás embarazada: es muy normal que nuestro amigo canino sienta el cambio en vos. Muchos perros se dan cuenta que algo está pasando en tu cuerpo y se apega mucho a vos y a tu panza. Es muy importante que hagas partícipe a tu perro de estos cambios, que no se sienta desplazado en ningún momento. Es bueno también ir mostrándole los objetos que serán del bebé.

Cuando llega el bebé a casa: Es muy común que las personas no presenten correctamente al bebé. Si antes nuestro perro era el hijo único de la casa, puede sentirse desplazado. Mientras la madre está internada, pueden llevarle a su perro la primera ropita del bebé para que huela. Así cuando llegue a casa, ya tendrá algo de información. El bebé debe entrar a casa en los brazos de la persona con quien haya menos apego. Le dejarán olfatear al bebé por su colita y realizarán algunos cambios de hábitos. Normalmente desplazan al perro para que no ensucie o por miedo a que le haga daño al bebé.

Lo correcto es no prestarle atención al perro cuando el bebé duerme, y cuando este se despierta o toma el pecho, dejar que participe, que sea parte de la familia. Pero es importante tener un perro educado para este momento.

Si cada vez que el bebé se despierta, aislo al perro, éste asociará al bebé con algo negativo.

También puede sentir celos de otro perro de la casa. Cuando acarician a uno, el otro perro viene y se interpone para sacarlo. Esto debe ser corregido. Sacarlo y poder acariciar a un perro por vez, pero ser justo, y luego que se quedó tranquilo, llamarlo y acariciarlo también.

Cuando hay visitas en casa: muchas veces los perros comienzan a llamar la atención cuando vienen amigos a casa. Y puede resultar muy molesto, ya que se enciman a las visitas, ladran, se meten en el medio, mordisquean, etc. Esto se origina en falta de límites bien puestos, y en haber reforzado sin querer estos hábitos. Si mi perro se comporta de esta manera, puedo sacarlo y pedirle que se quede quiero cerca de donde estamos sentados, pero no debo retarlo ni darle con el gusto para que deje de molestar.

Otra situación se da cuando vienen visitas por el verano a casa. Normalmente el perro se siente desplazado y llamará la atención. Es importante no cambiar su rutina, que haga ejercicio, hacerlo participar de la vida familiar, pero con los límites que siempre necesita.

 

Adriana Martinelli

PICASSA Escuela Canina

Problemas de conducta - Obediencia    

Cercos invisibles - Guardería

0294-154236004

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter