Ex juez penal señala que la orden del Juez de Zapala es "pura discrecionalidad"

Ricardo G. Szelagowski, ex juez penal y camarista de Buenos Aires, escribe sobre la medida cautelar dispuesta por el juez Matías Nicolini para suspender el juicio político y asegura que los concejales no incurrieron en el delito de "desobediencia".
Ex juez penal señala que la orden del Juez de Zapala es
11/02/2021

Desde fines del año pasado el arco político local, con evidente descuido de las cuestiones que realmente afectan a los vecinos ha centrado su interés en el juicio político que por mal desempeño se inició al secretario de economía  del Municipio y sus derivaciones.

Los diarios han informado a la población sobre sus detalles:  El Concejo Deliberante, con férrea oposición del Intendente, inició juicio politico al secretario de economía por presunto mal desempeño de sus funciones.

El Municipio, a través de sus apoderados y como último recurso para evitar el resultado que se presagiaba, acudió a un Juez Administrativo de Zapala, pidiéndole que dicte una medida cautelar consistente en la suspensión de la sesión que la Sala Juzgadora del Concejo Deliberante había fijado para el día 15 de enero a las 08,00 hs.. En esa oportunidad se pronunciaría el veredicto en  el que, se sabía, el funcionario juzgado sería apartado de su cargo.

El Juez de Zapala, mediante una resolución complaciente y defectuosa, ordenó efectivamente suspender esa sesión, "bajo apercibimiento de desobediencia a una orden judicial".

La sesión igualmente se llevó a cabo, el funcionario fue destituido y, como lo anunciara, el Juez de Zapala dio intervención  a la Fiscalía para que invetigue si los concejales incurrieron en el delito de desobediencia (art. 239 C.Penal).

Según se informa, los Concejales serían formalmente imputados de ese delito por la Fiscalía en la audiencia del 12 de febrero.

Como vecino de esta localidad y persona vinculada desde siempre a la justicia penal, me pregunto si los concejales realmente incurrieron en delito al llevar a cabo aquella sesión del 15 de enero. 

Entiendo que no.
Se ha dicho que los concejales consideran que no fueron notificados en tiempo útil de la orden judicial. No tuve acceso al expediente por lo que no puedo opinar sobre eso, aunque es cierto que las resoluciones judiciales son de cumplimiento obligatorio recién a partir de su notificación formal, por lo que si esta no se ha logrado, aún por alguna actitud reticente del destinatario de la orden, ésta no surte efectos.

Si se superara ese escollo debería analizarse  el principal obstáculo para que la imputación prospere.

Se ha dicho desde distintos sectores que el Juez Administrativo carecía de facultades para suspender o interrumpir un proceso de destitución; y creo que es así ya que afecta directamente la autonomía municipal.

Si aquél proceso estuviera viciado por algún defecto formal, debería esperarse su finalización y mediante los recursos que correspondan procurar que la decisión final sea revocada o anulada. Pero no antes.

Tuve oportunidad de leer la resolución del Juez de Zapala mediante la que ordena suspender la sesión del 15 de enero, y creo que es altamente defectuosa.

Por un lado, no contiene como fundamente ninguna norma jurídica, ni de forma ni de fondo. La decisión es pura discrecionalidad judicial.
Por otro, carece de contenido material, es decir no explica las razones concretas y puntuales que lo llevan a tomar la medida. Solo se invocan argumentaciones genéricas, que podrían corresponder tanto al expediente en el que se dictó como a cualquier otro. La fundamentación es solo aparente.

Todos los códigos procesales sancionan con la nulidad a este tipo de deficiencias.

El requisito de fundar lo que se decide tiene base en la Constitución Nacional, que establece el principio republicano de gobierno, 
Cualquier Tribunal superior que revise la resolución del Juez, inexorablemente la anularía.

En síntesis, si se argumentara que una resolución judicial, para ser obligatoria, tiene que tener algún fundamento legal, ésta no cuenta con esa característica.

Y ya sea que este Juez de Zapala se haya excedido en sus funciones, o haya emitido una orden  viciada, no se habría configurado el delito de desobediencia, pues no se trataría  de una orden legal, dispuesta por un funcionario público en  el ejercicio legítimo de sus funciones.

En realidad como vecino de esta localidad me importa poco (o nada) la suerte de los concejales, de Brito o del intendente. Solo trato de hacer un aporte para que todos esos funcionarios se ocupen efectivamente de aquello para lo que fueron elegidos y dejen atrás lo que solo a ellos le importa.

A modo de ejemplo solamente menciono que en mi barrio hace semanas que muchos no cuentan con el servicio de agua corriente. Las autoridades se han  especializado en excusas que ya nadie cree ni acepta.

Ricardo G. Szelagowski
DNI 13789086
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter