Las reacciones cuando descubrimos que “el otro” no es lo que pensábamos

La psicóloga Violeta Paolini explica la responsabilización propia y la del semejante en situaciones de desengaño. Su columna hoy a las 12 por FM Andian.
Las reacciones cuando descubrimos que “el otro” no es lo que pensábamos
17/09/2021

Ante el pedido de consulta sobre ciertas situaciones, como por ejemplo un impacto importante frente al accionar inesperado e indeseable de un  otro muy cercano, nos encontramos en la clínica con sujetos que desconocen con mucho desconcierto y dolor ante quien estaban relacionándose.

La decepción que esto provoca en algunos casos, y la angustia que trae aparejada los deja desamparados y paralizados.

Muchas veces el neurótico se culpabiliza o se pregunta qué hizo mal, cómo no se dio cuenta antes, qué hizo que se enganchara con un ser que hoy resulta un verdadero extraño.

La responsabilización subjetiva sobre la propia vida es fundamental, pero también lo es el ubicar la falla en el otro cuando corresponde y responsabilizarlo. No es sencillo que alguien acepte que quien creyó que era de una manera tal como se la veía, resulte ser una persona que no elegiría habiéndose corrido el velo en casos habiendo transmitido otra cosa.

No sólo en relación a las relaciones amorosas, si no cuestiones de la ética de la que hablamos en Psicoanálisis que es la ética del deseo.

Sabemos con Freud que antes de soportar la castración en el otro, la neurosis intenta cubrir el agujero, sacrificándose a sí mismo, pero de lo que se trata es de hacerse cargo del propio y aceptar el del otro también, dado que no hay quien no esté agujereado, no hay seres humanos perfectos, por así decir.

Pero una cosa es la falla humana y otra la parte cruel del otro, que puede existir tanto como en la  propia persona.

Hay por supuesto matices que van desde pequeñas decepciones a grandes duelos por los que lamentablemente algunos sujetos deben atravesar al encontrarse en dichas circunstancias.

La pregunta que surgió fue como enfrentar eso, o cómo salir de semejante caída del otro. Cuestión que creo será caso por caso construyendo los recursos necesarios y teniendo en cuenta la tela simbólica con lo que cuente cada uno. 

Hay relaciones violentas, psicopáticas, manipulaciones, etc…, pero más allá de eso hay seres que se presentan de forma tal que hasta no ser descubiertos por alguna contingencia, no se develaría tal vez el problema.

De todas formas es mejor que se atraviese lo que sea que haya que reorientar, y luego en un tratamiento, se pueda ubicar qué lugar quiere ocupar en una relación y con quienes quiere alguien relacionarse.

Se pueden plantear las condiciones con las que los seres hablantes establezcan un nuevo modo de conexiones.

Lacan habla de conexidad, dos saberes inconscientes que no se recubren, se apuntará entonces a otro tipo de encuentros.

Continuaremos conversando en la radio, gracias por sus mensajes!

Violeta Paolini, Psicoanalista, Miembro de la escuela de Orientación Lacaniana y Asociación Mundial de Psicoanálisis.

Dejar un comentario
Destacadas
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter