GRUPO ÁRBOL

Plantas medicinales en nuestro jardín (Parte II)

En esta nota, enteráte qué arboles y plantas tienen propiedades que quizás desconocías. Por Susana Lopapa para Grupo Árbol VLA.
Plantas medicinales en nuestro jardín (Parte II)
21/09/2021

Vivimos rodeados de árboles, arbustos y yuyos con propiedades curativas que desconocemos. Muchas de ellas se encuentran en nuestros jardines y si no, podemos conseguirlas en los barrios de nuestra ciudad. Su sola presencia con sus follajes coloridos, flores y aromas reconfortan el alma y mejoran el paisaje con sus portes majestuosos. 

Los árboles producen oxígeno, purifican el aire, forman suelos fértiles, evitan erosión, mantienen ríos limpios, captan agua para los acuíferos, reducen la temperatura del suelo y aportan nutrientes al mismo. ¿Y a quién no le gustan las aves? Aquí en la zona podemos disfrutar del Carpintero Gigante, el canto del Cabecitanegra austral, el confiado Diucón, el curioso Huet huet y tantos más.

Gracias a cada una de las especies vegetales que nos rodean y que forman el bosque es que tenemos uno de los aires más limpios de nuestro país.

Si tenemos bosque, tenemos salud.

Si tenemos bosque, tenemos aves.

Si tenemos bosque, tenemos biodiversidad.

Si tenemos bosque, tenemos turismo.

Y volviendo a las propiedades curativas que podemos obtener de ellas les quiero presentar, en esta ocasión, dos especies familiares para todos. 

Maitén (Maytenus boaria)

Árbol siempre verde, de copa redondeada, que puede llegar a los 20 metros de alto. Por su hermoso aspecto y delicado porte, es recomendado para los jardines de las casas, veredas y boulevard céntricos de ciudades. Tiene corteza gris. Presenta ramas péndulas y su follaje es denso, de color verde medio, algo brillante, con hojas lanceoladas y aserradas. Las flores son axilares, pequeñas y blancas. El fruto es una cápsula elipsoide de dos valvas con dos semillas cubiertas por un arilo rojo carnoso. Crece especialmente en borde de ríos y arroyos, aunque se lo ve acompañando plantas de matorral y del bosque de ciprés. Florece durante agosto y septiembre fructifica comienzos del verano. 

Sus semillas contienen aceite comestible para el humano y también se pueden utilizar para teñir el papel de amarillo.

Tristemente, es una especie que sufre una gran presión por el avance urbanístico. Pero tiene a favor su gran capacidad de reproducción.  Es de crecimiento rápido y se adapta a varias situaciones climáticas y condiciones de suelo.

Este bello ejemplar sagrado para los pueblos originarios, que vive en el bosque Andino Patagónico hace millones de años, posee virtudes extraordinarias.

Las hojas del maitén fueron utilizadas para bajar la fiebre y en casos de constipación, como suave purgante. Debido a sus propiedades es recomendado para aliviar todo tipo de malestar cutáneo, como heridas de la piel, quemaduras, insolación, erupciones, y picaduras de insectos debido a sus propiedades desinflamantes y antibiótica.

Y aquí van dos recetas sencillas y fáciles de hacer en casa.

Como febrífugo, recomiendo colocar un litro de agua casi hervida en un recipiente con 8 gr de hojas frescas. 

Se deja reposar por 10 minutos y beber tres tazas diarias como mínimo, sin olvidar el reposo obligado en la cama para mejorar.

Para desinflamar o tratar heridas de la piel, se emplea en cocimiento (lavado), tintura, bálsamo y pomada.

Para hacer una pomada súper sencilla vamos a necesitar un mortero para machacar 35 gr de hojas frescas y luego agregárselas a 100 gr de vaselina, o 100 gr de crema de ordeñe. Mezcla nuevamente a baño María durante 5 minutos. Se le puede agregar 6 gr de cera blanda de abeja. Filtrar en caliente con un paño limpio y colocar en un pote que hayamos reciclado de cremas anteriores. Y lista para usar. Aplicar mínimo 4 veces por día en la zona afectada, hasta ver mejorías.

 

Lavanda (Lavandula officinalis)

 Planta exótica, muy aromática, que se cultiva hace muchísimos años ya desde la antigua Persia. 

Fácil de mantener, la encontramos en casi todos los jardines. 

Crece naturalmente entre los 600 y 1400 metros por sobre el nivel del mar.

Arbusto perenne leñoso, con tallos jóvenes herbáceos, 

que pueden llegar al metro de altura. Sus hojas son opuestas y basalmente subaxilares, lineares, estrechas de color verde grisáceo y vellosas.

Desde mediados del verano hasta principios del otoño, producen largos tallos con espigas que pueden alcanzar entre 10 a 20 cm, con flores pequeñas labiadas, de color azul grisáceo a violeta intenso.

Algunas de sus propiedades y usos:

  • Sedante del sistema nervioso central. Ayuda a conciliar el sueño, calmar ansiedades, aliviar migrañas, estrés, malhumor y dolores de cabeza.
  • Excelente para repeler piojos, mosquitos y polillas.

También tiene propiedades antibacterianas, antisépticas y antiespasmódicas.

Se pueden realizar infusiones, cocimientos, tinturas, cataplasmas y pomadas. Es muy utilizada en la cosmética y terapias con flores.

Para sentirnos como en un spa, y poder relajarnos, les presento una receta sencilla:

Se colocan a hervir 30gr de flores en un litro de agua durante 10 minutos a fuego lento. Dejar reposar 4 minutos, filtrar y beber 2 tazas diarias durante 2 días. Podemos endulzar con miel.

Como bactericida y antiséptico, se emplea machacando 10 gr de flores en mortero. Se aplica directamente sobre las heridas cutáneas y se cubre con venda por 10 minutos.

No queda más que disfrutar las recetas que el bosque puede proporcionarnos. Salir a pasear, llenar nuestros pulmones de oxígeno y reverdecer. 

Glosario:

Hojas opuestas: son las que están insertadas en el tallo a la misma altura, una enfrente de otra.

Axila: punto de unión de un órgano o parte de una planta con la rama o tronco que lo sostiene.

Subaxiliar: debajo de la axila.

Aserrado: borde con dientes agudos e inclinados hacia el ápice de la hoja.

Lanceoladas: hoja que tiene forma de lanza.

Bibliografía de consulta:

¨Plantas Nativas Comestibles de la Patagonia Andina¨ de Eduardo Rapoport.

¨Recetario Patagónico de Flores y Plantas Medicinales Nativas y Exóticas¨ de Marcelo R y Lauría Sorge. 

¨Plantas de la Patagonia para la Salud¨ de Sara Itkin.

 

Agradecimiento a las profesoras Claudia Atencio y Adriana Matar por su asesoramiento técnico.

Autora: Susana Lopapa para Grupo Árbol VLA

 

GRUPO ARBOL VLA

 Nos encontrás en:

 Mail:[email protected]

 Instagram:  Arbol_vla

 Facebook:   Arbol Vla

 

Dejar un comentario
Destacadas
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter