La Angostura que no fue: El pueblo Satélite

Se trató de una iniciativa de Cacault que proyectaba un pueblo en Huemul para descomprimir el crecimiento que tenía la localidad en el 2003.
La Angostura que no fue: El pueblo Satélite
17/10/2021

 En el mes de mayo del 2003, el por entonces jefe comunal Roberto Cacault tiró sobre la mesa una idea que apuntaba a regular el crecimiento con una alternativa urbanística orientada conversar la escala constructiva de lo que por eses entonces, aún era una “aldea de montaña” inserta en un parque Nacional.

Fue entonces que Cacault impulsó la creación de “un pueblo satélite”.

Esa iniciativa, proyectaba urbanizar un sector de Huemul, ubicado a la vera de la ruta 231 (hoy Ruta 40), camino a Bariloche, a unos 20 km de Villa la Angostura.

“La zona de Siete Lagos tiene unos paisajes espectaculares, pero el costo sería mucho mayor ya que no cuenta con gas, luz y agua”, sostenía en esa oportunidad Cacault y agregaba: “cuando uno tiene una población y una actividad en continuo crecimiento, va camino a que cada vez más personas quieran venirse a vivir en esa zona. Esos dos parámetros en continuos crecimientos, indican que vamos a llegar a un punto en que nos vamos a saturar”.

El tiempo pareció haberle dado la razón: 18 años después de la presentación de esa iniciativa, la localidad atraviesa hoy una fuerte ola migratoria y sus consecuencias pueden verse diariamente tanto en los inconvenientes que se presentan en el tránsito vehicular, en las matrículas escolares, en la provisión de los servicios básicos, etc.

En el 2003, Cacault se mostraba muy preocupado por el daño que podía provocarle al medioambiente el crecimiento de la localidad: “Si esto sigue en el camino por el cual está, vamos hacia una regresión importante. Posiblemente nos terminaríamos convirtiendo en una gran ciudad con una gran desocupación, con un medioambiente dañado en donde habría que invertir 10 veces más que en este proyecto O tal vez, el daño sería tan irreparable que no lo podríamos llegar a revertir”, sostenía defendiendo su iniciativa.

Uno de los puntos que preocupaba para la concreción de Pueblo Satélite, era la conectividad vial que debía asegurarse entre ambas localidades ya que se presuponía que los lotes en el Pueblo Satélite serían más económicos y por lo tanto un sector de la población (asalariados y empleados estatales) podrían acceder a la tierra para edificar sus viviendas. La idea era clara: los trabajadores vivirían en ese lugar (con importantes atractivos paisajísticos) y viajarían diariamente a trabajar a La Angostura. La Angostura en tanto,  conservaría su tamaño y su identidad.

“Lo que hay que entender es que nosotros no vamos a ser un pueblo sostenible desde la ecología o desde el medioambiente, sino a partir de lo que construyamos desde la sociedad”, sostenía en el 2003 Cacault, Una década más tarde, durante su segunda gestión, el mismo Cacault junto al PRO se opusieron a la aplicación de la Ley de Bosques e incluso impulsaron el remapeo del ejido comunal para permitir desarrollos inmobiliarios que estaban  -y están- prohibidos por la ley ya que perjudicarían directamente al medioambiente.

Cuando Cacault perdió las elecciones contra Panessi a fines de ese año, el proyecto –como tantos otros- se frenó.

No obstante, durante la gestión de Alonso, se pensó en “ordenar el desarrollo” y una de las alternativas que se barajó fue “un pueblo satélite”.

No obstante, no fue el propio Alonso quien apuntaló la idea, sino algunos integrantes de su gabinete y al no contar con el visto bueno del jefe comunal, no prosperó.

 

 

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter