sábado 1 de octubre de 2022    | Cielo claro 7.7ºc | Villa la Angostura

TREKKING

Escapadas a la montaña: El Cajón Negro en primera persona.

En esta primera entrega, el Biólogo y Guía de Montaña, Diego Meier cuenta todos los secretos para para disfrutar al máximo la caminata por el lugar que considera “el patio de mi casa".
31/01/2022
Escapadas a la montaña: El Cajón Negro en primera persona.

Diego Meier es un reconocido montañista y naturalista nacido en Villa la Angostura. En lo formal es Biólogo y Guía de Montaña especializado en Turismo Sostenible.

Su curiosidad y motivcación por la naturaleza, sobre todo por las montañas y rincones de la Cordillera de los Andes, lo ha llevado a explorar los rincones más habituales de la precondillera, como así también los más recónditos.

En esta primera entrega, cuenta la historia, cómo es el paisaje en las diferentes épocas del año los detalles técnicos a tener en cuenta y todos los secretos para para disfrutar al máximo del trekking en el Cajón Negro, lugar que considera: “el patio de mi casa.”

El “Cajón Negro”

El Cajón Negro es un hermoso valle de montaña muy cercano a Villa la Angostura y se llega caminando desde el pueblo. Implica un trekking de todo el día y mediana exigencia por el bosque hasta un antiguo “Circo Glaciario” con paredones de roca que nos rodean y forman un paisaje de montaña, totalmente distinto cada estación del año.

Justamente el Cajón Negro es ideal para vivirlo al menos en 3 etapas del año: verano con tiempo para unos muy ricos mates junto al arroyo, otoño con colores mágicos del bosque de Lenga e invierno con raquetas de nieve o esquíes de montañismo o travesía.  

Origen del Nombre

Es un valle de altura con paredones de roca oscura que mira hacia el sur (normalmente en sombra) de allí el nombre Cajón Negro.

Historia

Allá por la década de 1930 en la región comienza a gestarse una gran motivación por subir montañas, explorar valles, realizar escaladas y esquiar en invierno.

El Cajón Negro comenzó a ser visitado por los primeros andinistas, entre los que se encontraban mi abuelo y mi tío abuelo, la senda ya existía, ya que año a año familias de pobladores llevaban animales en verano a los pastizales de altura.

Resaltan las “esquiadas” invernales, con esquíes hechos a mano localmente, donde normalmente les envolvían cuerdas de cáñamo para no resbalarse y poder caminar para arriba con los esquíes puestos y disfrutar luego las bajadas. Considerando que tenían botas de cuero blandas, hoy son botas rígidas que nos sostienen, era toda una aventura los descensos.

Al ir convirtiéndose en un destino turístico, la “caminata” al Cajón Negro se transformó en una excursión turística clásica, obligada para los visitantes “activos” que se quedaban semana en los hoteles del pequeño pueblito.

 

Mi historia con el Cajón Negro

Siento un fuerte vínculo con toda la zona del Cajón Negro y el Belvedere, es como el patio de mi casa donde voy a “jugar”. Entrenando, paseando, yendo con amigos, con esquíes, sacando fotos en otoño y escalando en sus empinadas paredes. Una de mis primeros trekking con unos 10 años, fue en otoño y con un poco de nieve justamente al Cajón Negro con Carlitos Almada y de ahí no paré.

La caminata

Les voy a contar como creo que es la mejor opción, implica subir cruzando por arriba de la cascada Inacayal, llegar al Cajón Negro y regresar por el filo Belvedere y miradores (en invierno es condicional este camino).

Partimos del estacionamiento, ideal bien temprano (no mas de las 10 AM), así tenemos mucho tiempo para disfrutar. Siempre conviene llevar abrigo por si acaso, agua y recomiendo una remera de recambio por si traspiramos a la subida (¡casi seguro!).

La caminata a la cascada esta bien señalizada, aunque hay que ir regulando el ritmo en la subida. Me acuerdo de chico ir a mantener este sendero con Darío Remorino, gracias a su motivación y empuje, no se han cerrado muchos de los senderos que hoy disfrutamos.

Al llegar a la parte alta de la cascada, con mucho cuidado cruzar el arroyo Las Piedritas, y comienza una importante subida muy sostenida que debemos hacer a ritmo lento, hasta llegar a la conexión con otro sendero (el que viene desde el centro del pueblo). Tomar para la izquierda.

Recorreremos subidas y bajadas cruzando arroyitos hasta llegar a un pequeño “descampado” por la caída de árboles hace unos 25 años. A partir de aquí comienza una hermosa caminata por el bosque de lenga, les recomiendo tomarse todo el tiempo del mundo para observar detalles, impregnarse del bosque. Va subiendo lentamente hasta que las lengas ya son bajitas y retorcidas (achaparrada), esto se debe a la acumulación de nieve. Ya queda poco.

Entre las lengas achaparradas empiezan a verse los paredones del filo Belvedere y la cumbre del Cerro Belvedere, un espectáculo impresionante que en su conjunto forman como un cajón de roca oscura, de ahí el nombre. Seguimos caminando hasta salir completamente del bosque y llegar al punto más alto del fondo del valle…¡llegamos!

Que ver en el Cajón Negro: en verano, primavera y otoño. Lo mejor es tomarse el tiempo de contemplar el paisaje desde un lugar despejado, recorrer los arroyitos cristalinos de montaña, observar las flores de altura, mis preferidas son las Perezias. Les recomiendo llegar hasta el fondo del valle, y subir solo unos 200 metros para tener una visual de todo el valle y los paredones.

El regreso.

La propuesta es regresar por otro camino, que es un poco mas exigente, pero nos compensa con increíbles vistas al lago Correntoso, Nahuel Huapi y los cerros del oeste.

Para ello, retomamos por la senda que vinimos, aproximadamente media hora, hasta llegar a un cartel (dentro del bosque alto de Lengas) que nos indica el desvío al “Filo Belvedere” a la derecha. Lo tomamos y en menos de 5 minutos deberemos cruzar el Arroyo Las Piedritas por un puente de troncos. Luego de cruzarlo, el sendero se mantiene subiendo y bajando suavemente por el increíble bosque de Lengas, alucinante en otoño. Hasta que llega una empinada subida que nos lleva al “filo” y nos cruzamos con el sendero que lo recorre. Tomamos para la izquierda y lo vamos recorriendo entre bajadas y subidas por todo el filo asomando en varios “balcones” con impresionantes vistas hasta llegar al “mirador Belvedere”. Ya estamos cerca, aunque falta una larga bajada hasta el estacionamiento.

En Invierno:

El invierno implica otra logística y planificación. Es un muy lindo valle para recorrer, se requiere salir lo mas temprano posible y tomar los recaudos de abrigo como si fuésemos a esquiar al centro de esquí. El sendero no esta tan claro, solo definido por las marcas de pintura en los árboles. Y recomiendo solo llegar hasta la salida del bosque (el punto más alto del fondo del valle) ya que, en los otros sectores del Cajón Negro, existen riesgo de avalanchas y son frecuentes. Para ir más allá, deben tener experiencia en andinismo y esquí de montaña, con los elementos de seguridad necesarios y planificación previa.

Datos Técnicos y Consideraciones importantes

  • Distancia total: 13 km Desnivel 740 m. Altura máx. 1.460 m.s.n.m. Exigencia Física media (aprox. para quienes realizan alguna actividad aeróbica al menos 1 vez a la semana). Y dificultad técnica baja a media (solo caminata, cruzando el arroyo)
  • Tiempos máximos: Total aprox. 9 a 10 hs. (Subida 5 Hs. Bajada 3 a 4).
  • Estamos en un Parque Nacional y lo cuidamos entre todos
  • Realice su Registro de Trekking en Parques Nacionales
  • No Deje Huella de su visita (Filosofía No Deje Huella con 7 principios: https://theabf.org/wp-content/uploads/2020/11/7-Principles_8.5x11-AnzaBorrego-spanish.pdf)
  • Importante: la información de esta nota es solo de referencia, usted realiza las actividades bajo su propia responsabilidad (Ley 27665 Art 8).
Te puede interesar
Últimas noticias