domingo 25 de septiembre de 2022    | Muy nuboso 6.9ºc | Villa la Angostura

Malinterpretar los mensajes que nuestro perro nos da

La Adiestradora Canina Adriana Martinelli explica cómo "leer" correctamente el lenguaje canino
09/09/2022
Malinterpretar los mensajes que nuestro perro nos da

Queridos lectores: hoy me gustaría hablar de los “perros pandemias” y como podemos malinterpretar las señales que ellos nos dan.

¿Que son los “perros pandemia” según mi entender?

Permítanme dividir a los “perros pandemia” en dos grandes grupos:

  1. Los perros adoptados en pandemia. Fueron muchos los cachorros adoptados en esta etapa y crecieron sin tener contacto con el medio ambiente. Su medio ambiente pasó a ser solo su núcleo familiar, sin tener conocimiento de la existencia de otras personas o de otros animales
  2. Los perros que ya estaban con nosotros, que tenían una rutina de desapego cuando nos íbamos a trabajar, pero que de repente, “home office”, todo el día nos veía en casa

El primer grupo, el que nació en pandemia, resulta ser un perro temeroso a lo desconocido. Estar en contacto con otro perro le da miedo, estar en contacto con otra persona lo asusta y ni hablar de los ruidos que la calle tiene.

Y esto resulta muy lógico, ya que, entro los tres y siete meses, es la etapa donde debemos presentarle “el mundo” a nuestro compañero canino. Es la etapa donde socializa y aprende a tener una sana curiosidad por todo lo desconocido. Esa etapa se pasó por alto durante la pandemia, y hemos visto perros de dos y tres años temerosos, y muchos de ellos reaccionan de manera agresiva, pero es por miedo a este mundo que no pudieron conocer a tiempo.

En el segundo grupo encontramos a perritos que antes podían haber o no socializado correctamente, pero sabían estar solos parte del día, mientras sus dueños trabajaban y los niños iban a la escuela. Después de mucho tiempo, estas personas volvieron a su vida normal, y encontramos a muchos perros que empezaron a sufrir ansiedad por separación, tienen mucho estrés y no saben como quedarse solos otra vez.

 

En ambos casos es importante que los perros puedan socializar y tener un espacio sin la presencia de sus dueños, como así también compartir otras actividades con sus humanos, fuera de la rutina del hogar.

Estos perros sufren de mucho estrés y no logran estar relajados, ni solos, ni estando acompañados.

Algo muy importante es empezar a conocer las señales que los perros nos dan. Es muy común, que las personas mal interpreten estas señales. Creemos que el perro está contento o nos pide mimos, cuando en realidad necesita todo lo contrario. Si queremos ayudar a nuestro perro, debemos conocer su lenguaje.

Por ejemplo, no siempre que el perro esté panza arriba significa que esté pidiendo mimos, a veces es una manera de pedir que te alejes. Otras veces abrazan a su perro, y si bien se deja abrazar, el perro da vuelta su cabeza, y esa, es una señal de que no esta a gusto, pero es común que lo sigan abrazando.

Otras veces, están los niños jugando con el perro, y el perro jadea constantemente o bosteza, y no siempre significa que tiene calor o que tiene sueño, pueden ser signos de estrés.

Aprender a leer las señales que nuestro perro nos da, ayudará a que nuestro compañero tenga una vida más relajada. Darle sus espacios y tiempos es fundamental, tanto como dejarlo dormir y no despertarlo.

Te puede interesar
Últimas noticias