domingo 25 de septiembre de 2022    | Nubes 8.3ºc | Villa la Angostura

Como cambiaron "las infancias" y "las familias" a los largo del tiempo para el psicoanálisis

La Psicóloga Violeta Paolini explica la resignificación de los términos. Su columna a las 12:00 por FM Andina.
21/09/2022
Como cambiaron "las infancias" y "las familias" a los largo del tiempo para el psicoanálisis

Para introducir el tema que elegimos en esta oportunidad “Familias”, pensaba que se suelen escuchar términos como Infancias, Cuidados familiares y conceptos que fueron cambiando a lo largo de estos tiempos, como se leerá más adelante.

Lacan ubica (ya en “Dos notas sobre el niño”, 50 años atrás, pero con absoluta vigencia) lo que llama el “real” propio de la familia, en tanto ésta posibilita vehiculizar un deseo no anónimo, algo que tiene lugar en la constitución subjetiva más allá de las necesidades y que se vehiculiza por una doble vía en la familia conyugal clásica: la función de la madre en cuanto sus cuidados llevan la marca de un interés  particularizado, aunque lo sea por la vía de sus propias carencias, (niño como falo para la madre y libidinización del cuerpo del niño); y a la función del padre en tanto su nombre es vector de una encarnación de la ley en el deseo (nominación como función que anuda al sujeto).

En la actualidad diferentes personas pueden cumplir estas funciones, una, dos, dos del mismo sexo quizás.

Para el Psicoanálisis el sujeto se constituye en el núcleo real familiar que proviene de la estructura del lenguaje, que instaura un agujero adonde viene la familia como núcleo duro, ejerciendo una doble función. (N. Soria)

La nominación es un acto, Padre es quien se autoriza a nombrar e implica un deseo singular hacia ese hijo/a, y es el hijo/a también el que adopta a los padres como tales.

Ante la época de la llamada “Inexistencia del Nombre del Padre” encontramos “nominaciones líquidas”.

Para el Psicoanálisis hombres y mujeres son significantes y una pareja conyugal pensada desde la sexuación en nuestra época, con el estallido de las categorías binarias se impone pensar nuevos paradigmas del goce.

Cada ser hablante define su posición sexuada por su modo de respuesta singular al goce.

En la clínica el analizante nos cuenta un relato sobre la historia familiar, la llamada novela familiar por Freud, o “ficción” para Lacan. Y se va, en el recorrido de un análisis, de esa tragedia de los personajes que aparecen, a la comedia, luego de haber atravesado las cuestiones que el sujeto encuentra como solución a su modo de goce, ya que hay un secreto de goce familiar.

Se habla lalengua de la familia, en tanto lalengua traumatiza a los cuerpos hablantes se trata de la fixación de goce singular, es decir de la ficción a la fixión, de lo familiar a lo singular. Si el síntoma es lo más familiar del ser hablante, su modo de gozar, el análisis implica un “desfamiliarizarse” (Seminario Enlaces, P. Russo)

Se produce para el sujeto una desfamiliriarización, un atravesamiento de los emblemas y objetos familiares, para circunscribir un vacío que ordenó la vida de un sujeto, encontrar la causa de deseo que no se justifica por el mito o novela familiar, de lo que de la familia se juega en el fantasma, lo más familiar para un sujeto, para ir hacia lo no familiar, lo más singular de un sujeto, su modo de goce y la causa de su deseo. (B. Sanchez)

Lacan ubica: El hombre nace malentendido, no hay otro trauma que nacer como deseado. Deseado o no da igual, ya que es por el ser hablante, que se reparte en dos que no hablan la misma lengua.

La familia transmite el malentendido y esa transmisión se pone en juego en la relación entre quienes encarnan la función materna y paterna respecto de la castración y eso conduce a la sexualidad femenina. Entonces la familia transmite significantes de deseo y marcas de goce. Hoy encontramos nuevos modos de hacer familias.

 

                               Violeta Paolini, *Responsable de la Charla abierta a la Comunidad

Te puede interesar
Últimas noticias