viernes 9 de diciembre de 2022    | Algo de nubes 6.9ºc | Villa la Angostura

Caso Gatica: tras los peritajes, la defensa de Muñoz aseguró que Robinson “recibió una paliza antes del arribo policial”

08/11/2022
Caso Gatica: tras los peritajes, la defensa de Muñoz aseguró que Robinson “recibió una paliza antes del arribo policial”

La Defensa del policía Víctor Hugo Muñoz denunció el viernes pasado ante la fiscalía local, que Robinson Gatica sufrió una feroz golpiza por parte de su familia momentos previos a la llegada de la policía.

 Según la afirmación del abogado Cristian Pettorosso, esa golpiza fue lo que produjo “el alto nivel de estrés que derivara en la muerte súbita que concluyeran los forenses”.

El letrado, defensor del primer policía detenido sospechado de haber matado a Gatica tras haber efectuado un disparo con su arma de fuego reglamentaria, expresó en el expediente donde se investiga la muerte del empleado municipal, que “la víctima sufrió violencia de alta intensidad por miembros de su propia familia, previo a que lleguen los policías a la vivienda desde donde se pidiera auxilio”.

Golpes

Dijo el defensor de Muñoz a este medio “literalmente, le partieron un palo en la cabeza”.

Para sostener tamaña afirmación, Pettorosso argumentó en base a una pericia forense incorporada recientemente a la causa penal.

 Detalló que en base a los exámenes científicos que realizó la Unidad de Servicios Periciales del Poder Judicial neuquino, “el elemento de madera, luego de reconstruido, resulta compatible principalmente con la lesión contuso-cortante descripta en región mastoidea derecha de 2,5 centímetros  aproximadamente”.

“La madera analizada que se encuentra secuestrada, tiene una longitud de 65 centímetros por 9 centímetros de ancho en su parte más robusta, y se partió en tres pedazos luego de impactar en la cabeza de Gatica, lo cual demuestra la elevada intensidad de violencia ejercida sobre la víctima, llegando a quebrar el palo”.

“Conforme surge de evidencias obrantes en la causa y de mi propia investigación, la madera peritada por expertos en el crimen, ha sido utilizada por una persona allegada al fallecido para golpear a Robinson Gatica, y esto ocurre, claramente, antes del ingreso de la policía. Lo que permite inferir desde esta defensa, en armonía a la lesión contuso-cortante que describe el informe forense, que la víctima sufrió una brutal golpiza antes del arribo de la fuerza de seguridad”, afirmó Pettorosso.

En ese contexto, agregó: “de acuerdo a la pesquisa que vengo realizando desde hace meses, contando con distintas probanzas acumuladas que demuestran la inocencia de mi defendido, esta situación de inusitada violencia que soportó la víctima, se habría producido en un lapso no menor a once minutos cuando recién daban las seis de la mañana, siendo que aún no habían llegado los móviles policiales al lugar”.

“Tan dura apaleada -continuó Pettorosso- elevara el nivel de estrés en la persona agredida, quien se encontraba atravesada por agitación psicomotríz consecuencia de una intoxicación con cocaína de reciente consumo; siendo la madera utilizada la que habría marcado, también, el resto de algunas de las lesiones que presentara el cuerpo; derivando en la muerte súbita que concluye el equipo de forenses oficiales que ha intervenido, concordante con la opinión del perito de parte de la defensa policial, el médico legista profesor Ismael Hamdan, quien es una eminencia en el mundo forense, un catedrático de referencia obligada, contando con una experiencia de más de 3000 autopsias realizadas”, aseguró el defensor.  

 

Cambio de calificación legal y pedido de libertad

Según adelantó el abogado defensor, ha hecho una presentación judicial la semana pasada, pidiendo al Ministerio Público Fiscal un cambio de calificación legal mediante una reformulación de cargos, reclamando que consecuentemente se le otorgue la libertad al policía Víctor Hugo Muñoz.

“Si ocurriera eso -explicó Pettorosso- sería aplicable a todos los policías imputados”, aseguró y enseguida deslizó la hipótesis de un posible cambio en la caratula de la causa: “Mantener una figura legal de imputación tan grave como lo es el homicidio calificado -de las más gravosas que tiene el Código Penal de nuestro país, subrayó el letrado-, que tiene una pena en expectativa de prisión perpetua, de confronte a las pruebas incorporadas a la causa, es a todas luces írrito a las garantías constitucionales que goza mi defendido, pues, a esta altura del calendario, ha quedado demostrado con grado de verosimilitud más que suficiente, que no hubo intención de matar por parte de Muñoz ni del resto de sus compañeros de servicio”.

“La verdad sale a luz con las evidencias colectadas. Gatica murió por su problema de base, su añeja adicción a las drogas; su salubridad deteriorada en un contexto de violencia que no desató la policía. Eventualmente, de mejor prudencia, habría que investigar la incidencia en el desenlace fatal que produjo la fuerte apaleada que recibió el occiso en su cuerpo, especialmente en su cabeza, ya que, obviamente, tremenda paliza no hiciera otra cosa que ponerlo aún más nervioso, más excitado, más cerca del colapso cardíaco. De lado, también habría que investigar a quien le suministraba la cocaína, al transa que lo envenenaba. Las marchas hay que hacerlas frente a la casa de quien se dedica al narcomenudeo. Silenciar este flagelo que llevó a la muerte a esta víctima, y que ante el silencio cómplice llevará a más mortandad de jóvenes en esta localidad, genera lecturas contrarias a la bonanza que se intenta esbozar en los supuestos reclamos de justicia que se hacen, procurándose sistemáticamente -hemos visto- mancillar la institución policial con retóricas vacías y expresiones peyorativas al grito de asesinos; no faltando alguna cartelería de insinuación política, mientras que el matador sigue suelto, tranquilo, vendiendo estupefacientes. La policía no mato a Gatica, de eso estoy absolutamente convencido; ahora más que nunca”, concluyó el penalista.

Pericias al arma

En el día de ayer, personal del Escuadrón 34 de Gendarmería Nacional con asiento en la ciudad de San Carlos de Bariloche realizó la pericia a la pistola calibre 9 milímetros que es señalada como el arma con la que se habría realizado el disparo mortal. Por el momento, no trascendieron detalles del estudio.

Te puede interesar
Últimas noticias