jueves 8 de diciembre de 2022    | Nubes 15ºc | Villa la Angostura

Un experto asegura que el Bosque de Arrayanes “se está muriendo" y dará paso a un “desmoronamiento”

17/11/2022
Un experto asegura que el Bosque de Arrayanes “se está muriendo" y dará paso a un “desmoronamiento”

Desde hace un tiempo atrás, muchos visitantes del Bosque de Arrayanes en la Península Qutrihué advirtieron un llamativo cambio en la coloración de estas especies nativas, pasando de el clasico rojizo a gris.

Adolfo Moretti, ingeniero forestal, y director y coordinador del Centro Forestal de la Isla Victoria, habló en el programa Ideas Circulares sobre esta situación.

"Lamentablemente el Bosque de Arrayanes, desde hace ya unos cuantos años, viene sufriendo un cambio ambiental, de estructura. Literalmente se está muriendo el bosque y da paso a un desmoronamiento", explicó.

Entre los factores que citó como causales de esta situación, mencionó la caída de ceniza volcánica, el uso público, el entablonado, pero también la edad que tiene este bosque.

"También tiene que ver con una historia de más de 100 años de manejo", señaló. "Fue un bosque puro cuando era propiedad de la estancia, donde se mandaba a "machetear" cualquier cosa que represente una competencia", enfatizó.

En cambio, al pasar a la órbita de Parques Nacionales, "se dejó de detener los cursos de la naturaleza, entonces se volvió mixto con la presencia de otras especies como el coihue o el ciprés. Quien estuvo hace 30 años, hoy se encuentra con un paisaje totalmente distinto".

Todo esto sumado al cambio climático global, hace que "estemos presenciando la muerte de un bosque a la vista de todos".

Sobre la edad, dijo que a principios de 1900 ya fue detectado como un bosque adulto. "Allí se asentó la familia Lynch, quienes lo limpiaron. Un ejemplar llamado "el repollo", ya era maduro y adulto en esa época". Se estima que los arrayanes tienen entre 250 y 300 años.

Descartó que esta muerte se deba a "estrés hídrico", aunque consideró que en muchos casos las sequías aceleraron el proceso de muerte.

"Son muchas pequeñas causas que hacen que un bosque "frágil y viejito" termine de morir", agregó.

En cuanto a las acciones que se piensan hacer a futuro, dijo que mediante un proyecto encarado desde Parques Nacionales, ya en el 2012 se cosecharon semillas de 20 ejemplares, se reprodujeron en los viveros de la Isla Victoria y ya se plantaron más de 1200 ejemplares, "con muy buena supervivencia y monitoreo de los guardaparques".

Pero "lo que no podemos recuperar son dos siglos de bosque, por más árboles que plantemos ahora. Vamos a presenciar cambios, bosques que se van a expandir y otros que se van a secar".

 

Fuente: Bariloche Opina

Te puede interesar
Últimas noticias