miércoles 24 de abril de 2024    | Muy nuboso 0.6ºc | Villa la Angostura

2 de abril: la fecha que debe servir no sólo como homenaje a los caídos en las Islas, sino para recordarnos el gran error que costó demasiadas vidas

02/04/2024
2 de abril: la fecha que debe servir no sólo como homenaje a los caídos en las Islas, sino para recordarnos el gran error que costó demasiadas vidas

El 2 de abril de 1982 yo tenía cuatro años.  Como sucede con la primera infancia, uno nunca sabe si los recuerdos son propios o recolectados en sobremesas y charlas familiares.

Vivíamos en General Roca, y  en aquella época era el interior del interior. Poca información y a destiempo. Pero la noticia de que un general borracho que vivía en  Buenos Aires había declarado la guerra a los ingleses llegó rápido. En realidad, la noticia de que "la Argentina al fin echaba al tirano inglés y recuperaba la soberanía nacional sobre las islas" llegó rápido.

Tengo imágenes frágiles de la perplejidad de mis viejos, la desazón, y el contraste  con la alegría y la sonrisa pegada de algunas maestras cuando llegué al jardín.

Para muchos fue el día más patriótico después del 25 de mayo de 1810.

En mi casa la guerra era absurda, los milicos mandaron a los pibes a morir,  y la cosa no daba para más...Como se sabía desde antes de empezar, perdimos.  Después no hubo más escarapelas y la guerra quedó en Malvinas.  El "yo te lo dije" sobraba,  la herida era demasiado grande y se enterró sin curarla.

En la primaria tuve docentes que rescataron la figura del veterano, con homenajes pequeños y correctos, y el infaltable himno de Malvinas que ya no se canta más. Eran actos formales, sintéticos. Para muchos argentinos que celebraron la guerra aquel 2 de abril - la mayoría por ingenuidad,  por querer abrazar un extraño sentimiento de esperanza o patriotismo-  la fecha les recordaba no sólo el GRAN ERROR de aquel señor borracho, sino el propio.

Tuvieron que pasar varios años para que se conocieran de forma masiva los vejámenes que habían sufrido muchos soldados por parte de sus superiores, el robo de donaciones y el negociado tan argentino, el regreso a escondidas y la vergüenza imbécil de los generales. Se sumó la indignidad.  Y luego, por supuesto,  el olvido y la traición.

Pienso en esos pibes y sus madres, y las familias que no fueron o dejaron de serlo por culpa de la guerra.  Por eso cuando escucho "Volveremos!" - esa mezcla de revanchismo,  anhelo y promesa - me surge preguntar  ¿quiénes? ¿cómo?.  Comprendo y justifico el sentimiento de los que estuvieron en las Islas, pero no el de aquellos que pudieron haber ido y no fueron. Estoy segura de que las madres de esos soldados y conscriptos preferirían hoy tener su hijo sentado a la mesa, y no un héroe nacional recordado en una placa.

Es fácil exigirle a otros ser héroes, cuando no es la vida de tu hijo o la propia la que está en juego.

La patria no se construye golpeándonos el pecho mientras cantamos el himno. La patria se hace todos los días,  siendo honesto, solidario, respetando la ley y queriendo el progreso del vecino tanto como el propio.

Es necesario el homenaje, principalmente  para los sobrevivientes  y las familias. Pero la fecha debe servir también para recordar nuestros errores como pueblo y Nación. Malvinas fue consecuencia de la noche más oscura de la Argentina, y eso no hay que olvidarlo.

 

Por Mariana M. Fernández

Publicado originalmente el 02/04/2014

 

Te puede interesar
Últimas noticias