sábado 22 de junio de 2024    | Lluvia ligera 1.9ºc | Villa la Angostura

GRUPO ÁRBOL

Construimos nuestras casas sin destruir el bosque: 8 pasos fundamentales para tener en cuenta

20/05/2024
Construimos nuestras casas sin destruir el bosque: 8 pasos fundamentales para tener en cuenta

A menudo escuchamos comentarios de nuestros vecinos, cuando visualizamos y compartimos en las redes la tala indiscriminada de árboles, tanto del bosque nativo como de especies exóticas. Pareciera que las organizaciones y privados que propiciamos el control, la poda consciente, y el cuidado del Ambiente, no podemos opinar, porque "seguramente" nosotros también talamos y "destruimos" para construir nuestras casas.

Y entonces estos comentarios me llevan a recordar algunos conceptos que al parecer no están claros para algunos lectores. El aumento de la población en VLA trae como consecuencia lógica la construcción de nuevas viviendas.

Si tenemos la suerte de poder comprar un terreno y queremos construir nuestra casa, seguramente tendremos que nivelar, hacer movimientos de suelo y también luego de pensar y diagramar los planos correspondientes, algún árbol tengamos que sacar. Esto algunas veces es inevitable. Pero debemos remediar, recomponer, salvar renovales.  ¡Cuidar el sotobosque! Mantenerlo lo más intacto posible.

Lo que NO propiciamos es el arrasar indiscriminadamente, el talar el bosque para tener vistas al lago, el no respetar las pendientes naturales, el entubado de los arroyos, el construir sobre mallines.

Y es acá donde nosotros, como Grupo Ambientalista sugerimos:

1) Diagramar con el profesional que construirá nuestra casa el mejor sector, la mejor vista, cuidando de preservar el entorno natural.

2) Solicitar el permiso correspondiente acerca de cuáles árboles se marcarán para su volteo, o cuáles pueden podarse en caso de riesgos de caída.

3) Antes de intervenir el terreno, elegir el lugar donde se hará el acopio de materiales para la construcción.

4) Sacar los renovales, y trasladarlos a un lugar protegido, por ej. una parte del terreno que sea lindero para armar un cerco.

5) Luego pensemos que al rastrillar o cortar con máquina, se rompen los renovales que nacen y no los vemos a simple vista, y además no dejamos crecer el sotobosque. El bosque no necesita que lo limpiemos. Las hojas secas, las semillas que caen, constituyen un excelente abono.

6) Tratemos de habilitar un lugar o senderos de tránsito cotidiano y dejar otros lugares aunque sean pequeños, donde no sean tan transitados para lograr un verdadero semillero de plantitas nuevas.

7) Rescatemos el pedir e intercambiar semillas, bulbos, plantas y arbustos nativos con nuestros vecinos y amigos.  De esta manera, tendremos un jardín variado y colorido.

8) Al plantar nuevos ejemplares, siempre preferimos las nativas. Si tenemos pinos, retamas, rosa mosqueta o sorbus, cuidemos que no se expandan ni crezcan en altura, se pueden controlar mediante las podas antes que semillen para evitar su propagación.

 

 

 

 

 

 

Siempre estamos a tiempo de aprender, pasan los años y mediante la observación descubrimos que la naturaleza del lugar nos enseña como relacionarnos con ella y cuando esto sucede, nos sentimos más sabios… y sigue existiendo un Bosque.

 

                                                                                           Escribió Mirta Lelis Luque para Grupo Arbol Vla

 

GRUPO ÁRBOL VLA

 Mail: [email protected]

 Instagram: Árbolvla

 Facebook:  Árbol Vla

Te puede interesar
Últimas noticias