ESPECIAL PARA DIARIOANDINO

Colesterol alto, ¿Alcanza la dieta para bajarlo?

En este artículo, la bioquímica Milagros Boglich* aborda un trastorno habitual.
Colesterol alto, ¿Alcanza  la dieta para bajarlo?
19/11/2019

El colesterol es una sustancia necesaria para la vida, siendo un constituyente fundamental de las membranas de las células (sus envolturas) y de diferentes hormonas.

Dado que se trata de una grasa, no es soluble en agua o soluciones acuosas, por lo que necesita ser transportado en la sangre (una solución acuosa) en el interior de unas partículas denominadas lipoproteínas. En función del tipo de lipoproteína dentro de la cual viaje, el colesterol puede ser perjudicial (colesterol malo o LDL), protector (colesterol bueno o HDL) o indiferente (VLDL). Cuando hablamos de colesterol, generalmente nos referimos al colesterol total pero en realidad lo que nos interesa de verdad es conocer cuánto colesterol malo o bueno tenemos.

Cuando hablamos de colesterol alto en sangre (hipercolesterolemia) casi siempre se debe a un aumento del colesterol malo (LDL). Un colesterol-LDL elevado se asocia con un riesgo aumentado de enfermedad cardiovascular (fundamentalmente infarto de miocardio e ictus).

Colesterol ideal: Colesterol total por debajo de 200 mg/dl y colesterol-LDL por debajo de 130 mg/dl. 

Sin embargo, incluso cifras de colesterol total inferiores a 200 mg/dl (y/o colesterol-LDL menor de 130 mg/dl) pueden ser demasiado altas para los pacientes que ya tienen enfermedad cardiovascular (enfermedad coronaria, ictus o enfermedad arterial periférica), para las personas con diabetes o las personas que tienen múltiples factores de riesgo cardiovascular (es decir, factores asociados con un mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares futuras, como hipertensión arterial, tabaquismo, etc.). En estas circunstancias el colesterol ideal debería situarse incluso por debajo de 200 mg/dl

 

SÍNTOMAS

La hipercolesterolemia es uno de los principales contribuyentes al infarto de miocardio (IM), los accidentes cerebrovasculares isquémicos, la enfermedad arterial periférica y la muerte prematura, lo que plantea la cuestión de cómo se convirtió y sigue siendo tan frecuentemo consecuencia.

 

CAUSAS

 Hipercolesterolemias secundarias. Se producen cuando existe una enfermedad (como la diabetes, la obesidad, la falta de hormona tiroidea, algunas enfermedades del riñón o del hígado, entre otras); una situación (embarazo); un medicamento (algunas pastillas para el acné, anticonceptivas o cortisona, por ejemplo) o una alimentación inadecuada (rica en grasas, azúcares, alcohol). Todas estas situaciones son responsables principales de los niveles elevados de colesterol.

Hipercolesterolemias primarias. Se deben fundamentalmente a un defecto interno, genético, de mayor o menor importancia en los genes encargados de controlar el colesterol en el organismo. Algunos ejemplos son la hipercolesterolemia familiar, la hiperlipemia familiar combinada o la 

Hipercolesterolemia poligenica La mayoría de los afectados tienen antecedentes familiares de enfermedad coronaria prematura (angina, infarto de miocardio, etc.) y antecedentes familiares de hipercolesterolemia.

Se puede asociar con hipertensión, obesidad y/o diabetes con el consiguiente aumento en el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

En muchas ocasiones las personas con hipercolesterolemias primarias presentan además causas secundarias que suben aún más los niveles de colesterol lo que hace más complejo su control.

HIPERCOLESTEROLEMIA FAMILIAR

Es una enfermedad hereditaria que se caracteriza por el aumento de las concentraciones de colesterol LDL “malo” en sangre, lo que favorece su depósito en las paredes de las arterias y contribuye a su progresivo estrechamiento, originando la arterosclerosis. Decimos que una persona padece hipercolesterolemia cuando sus niveles de colesterol total superan los 200 mg/dl

La hipercolesterolemia familiar es provocada por un gen que se hereda a través de uno o ambos padres. Las personas que tienen esta enfermedad nacen con ella. Este defecto evita que el cuerpo se deshaga del tipo de colesterol que puede acumularse en las arterias provocar una enfermedad cardíaca. El colesterol de lipoproteínas de baja densidad puede hacer que las arterias se endurezcan y estrechen. Esto aumenta el riesgo de tener un ataque cardíaco o una enfermedad cardíaca.

Para el tratamiento de la enfermedad es muy importante llevar un estilo de vida saludable: alimentación adecuada, hacer ejercicio de forma frecuente y no fumar.

A pesar de la importancia de unos hábitos de vida saludables, es necesario el tratamiento con

  • Las estatinas son a día de hoy los fármacos más eficaces a la hora de reducir el colesterol. Funcionan impidiendo la producción de colesterol LDL en el hígado, reduciendo la mortalidad

 

 *Bioquímica, Laboratorio Bioanalizar (frente al CEF 7)

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter