Lactancia Materna en recién nacidos

La nutricionista Camila Robiolo explica cuándo y cómo introducir alimentos complementarios y qué cosas hay que tener en cuenta. Escuchá su columna hoy a las 12 por FM Andina.
Lactancia Materna en recién nacidos
05/08/2021

Nos encontramos en la Semana Mundial de la Lactancia Materna, a la cual debemos darle prioridad, ya que es una responsabilidad compartida. El embarazo y la lactancia son los momentos de mayor vulnerabilidad para las mujeres y es responsabilidad de todos colaborar con su acompañamiento y asesoramiento.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los primeros 6 meses de vida a la lactancia materna. A partir de ese momento deben introducirse alimentos complementarios de manera progresiva y siempre bajo el consejo y la supervisión del pediatra. La OMS recomienda el mantenimiento de la lactancia materna al menos hasta los dos años de edad.

La lactancia materna exclusiva es el mejor alimento que se le puede dar a un bebé recién nacido y hasta los 6 meses de vida, cuando se inicia la alimentación complementaria. Le brinda todos los nutrientes y elementos que necesita para su crecimiento y desarrollo saludable. Además, la lactancia natural fortalece las defensas del bebé y tiene importantes repercusiones en la salud de las madres.

El calostro es la primera leche de la mamá, y es el mejor alimento para el bebé, ya que lo defiende de las infecciones más comunes. Los bebés amamantados no sólo sufren menos enfermedades infecciosas, sino que también tienen menos posibilidades de padecer, cuando sean grandes, enfermedades crónicas como obesidad, diabetes, cáncer, entre otros.

Muchas veces se denomina a la lactancia materna como la primera vacuna. La lactancia materna del recién nacido cuida y protege al sistema inmunológico del bebé, el cual es altamente vulnerable. Ofrece protección inmediata, así como la estimulación del sistema inmunológico.

La lactancia materna promueve el vínculo entre la mamá y el bebé, se asocia a una mayor capacidad de respuesta materna y a la seguridad emocional. También favorece el desarrollo de la autoestima, personalidad y niveles de inteligencia cuando crece.

Toda madre está capacitada para amamantar a su bebé, y aunque, al principio puede suponer un esfuerzo y plantear muchas dudas, esta etapa se acompaña con un buen asesoramiento y mucha paciencia y práctica. Por eso es importante que el entorno de la madre la apoye.

Parte del tejido graso que se forma en el embarazo es para colaborar en la demanda energética de la lactancia. Saber esto es vital para comprender la necesidad del aumento de peso en el embarazo.

La lactancia materna no siempre es posible de forma fisiológica. Hay casos en que las mamás no pueden dar de mamar a sus bebés por diferentes razones. La lactancia no es obligatoria, es voluntaria, y son las madres y familiares los que toman la decisión de cómo alimentar a su hijo recién nacido, siempre acompañado de profesionales de la salud, y buscando las mejores alternativas posibles para que su bebé crezca sano y fuerte.

En estos casos podemos optar por Bancos de leche materna dentro de los hospitales, los cuales procesan, administran, revisan y reparten para quienes lo necesiten. Otra opción son las Fórmulas de inicio para lactantes, las cuales son parcialmente hidrolizadas, esto significa que las proteínas están fraccionadas y el bebé la digiere con más facilidad, es lo más parecido a la leche materna.

Cual sea la situación, es muy importante estar asesorado y acompañado por profesionales, para brindarle al bebé las mejores opciones al momento de alimentarlo y estimular su sano crecimiento.

Los esperamos mañana Jueves a las 12hs por FM Radio Andina para seguir charlando!

Lic. en Nutrición MP 457 – Camila Robiolo

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter