ARCHIVOS DEL SUR

La familia Calfueque  de Villa Traful en la memoria de doña Griselda

En esta entrega Archivos del Sur cuenta la historia de la familia en la vecina localidad.
La familia Calfueque  de Villa Traful en la memoria de doña Griselda
Griselda Calfueque
30/10/2021

Entrevista realizada en el año 2006-07 en Villa Traful por un equipo de antropólogos y estudiantes de la UBA. Fue publicado en el libro Relatos Patagónicos: historias familiares en la construcción del espacio social en Villa Traful. Valverde, García y Bersten editores.

En aquella ocasión participamos como baqueanos de los estudiantes y pudimos entrevistar a una serie de familias del Traful entre ellas a doña Griselda Calfueque.

Al pie de la Cordillera de Los Andes y orillas del Lago Traful, en un sitio paradisíaco de la zona de los Lagos en la Provincia de Neuquén, Griselda Calfueque relata su historia y la de su familia, que es también la historia del pueblo que habita desde su nacimiento, Villa Traful. También sus abuelos maternos, los Paichil, se instalaron en la zona de Traful cuando su madre tenía tan sólo seis meses de edad. La abuela María Inés Pafián, viuda de Paichil, asumió la cabeza de la familia.

 

María Inés Pafian, abuela de Griselda

"Cuando el abuelito llegó, fue el único que vivió en la población."

Al tiempo arribó a la zona María Inés Pafián, casada con el abuelo Paichil. Llegaron con la madre de Griselda Calfueque.

"Mi nombre es Griselda Calfueque Paichil. Tengo 65, cumplidos ya cumpli en noviembre. Yo soy nacida y criada en este lugar."

La casa que actualmente habita se encuentra ubicada en el centro del pueblo, al lado del cementerio y sobre la costa del lago. Constituye la herencia de su abuelo y de sus padres, antiguos pobladores de la zona.
Tiene un solo hijo, es soltera y, con humor, nos cuenta que sin marido se siente libre ya que puede ir y venir sin que nadie la controle.


"Crié a mi hijo tranquila, y siempre es mejor vivir soltera porque uno es libre. Va donde quiere. ¿Y si toca casarse y el marido no la deja salir? Todas esas cosas no me gustaban."

Población José Angel Paichil

El primer registro encontrado de la familia corresponde al Censo Ganadero realizado en 1930 por la Dirección General de Tierras y Colonias. Allí María Inés figura con el apellido de casada, Paichil, como cabeza de una familia ganadera con 35 vacunos, 29 yeguarizos y 15 caprinos. En la actualidad, Griselda Calfueque es la cabeza de la familia conformada por diferentes unidades domésticas correspondientes a sus ocho sobrinos.

"De mi hermana tengo varias familias. Tiene siete hijas y un varón."

Pobladores del Traful -  Parque Nacional del Sud 1922

Siempre tiene historias para contar. Algunas son buenos recuerdos de la época en que las tradiciones, las buenas relaciones con los vecinos, la libertad para disponer de las tierras ayudaban a que tuvieran una vida buena y saludable; otras historias cuentan las dificultades y las luchas que tienen que sostener para salir adelante.

"En noviembre armé mi invernadero, porque vino el viento y la nieve y quedó puro alambre. Tuve que comprar nylon y armarlo de nuevo. Tuve que esperar que llegase un día lindo y sin viento para poder colocar el nylon, y recién pude sembrar las primeros dias de diciembre Estuve transplantando unas lechugas que había hecho en almácigo, y tomate."

También practica la agricultura, siembra papa, maíz, arvejas, habas y tiene un invernadero con zapallo, tomate, pepino y ají. En otros tiempos, al llegar el invierno, la familia no tenía que comprar el forraje, el pasto o las aves como lo hace ahora. Al poseer mayores extensiones de tierra y al no existir controles sobre el uso de los recursos era posible proveerse de lo necesario para suplir las necesidades productivas y alimentarias a fin de pasar la temporada estival. Hoy utilizan también la práctica de almacenaje, guardando el trigo, la paja y la avena. De esa forma garantizan que los animales tengan alimento.
Ahora la familia de Griselda tiene caballos y unas ocho vacas. Sin embargo, cada invierno suma dificultades para tener lo necesario para la manutención de los animales domésticos, lo que ocasiona constantes pérdidas.
Una diferencia que relata entre épocas pasadas y la actualidad es que se sembraba y cosechaba compartiendo con otras familias, Griselda lamenta que esta unión se haya perdido.

"Yo me acuerdo siempre que cuando sembraba mi papá, entonces venía la familia Gatica, los tios, cada uno con sus bueyes, sembraban y araban, todos unidos".

A pesar de que la vida compartida que los unía en el pasado se ha perdido, todavía sigue habiendo buenas relaciones entre algunos pobladores. Griselda nos dice que sus abuelos hablaban la lengua de los mapuche. A ella le enseñaron sólo algunas palabras pero sí heredó, además de ciertas tradiciones como la fiesta de la marcación y la del 24 de junio, los conocimientos sobre plantas, yuyos y raíces que los mapuche utilizan para el cuidado de la salud.

Gloria Gatica, nieta de antiguos pobladores, está casada con un sobrino Calfueque. A ella le agrada conversar con Griselda, le cuenta cómo vivían sus antepasados, por ejemplo, cuando hacían la marcación.

Marcación población Lagos de la Medialuna

"El que iba a marcar avisaba a todos los vecinos cercanos. Si mi papá marcaba, avisaba a la familia Painepe, a toda la gente cercana. Se avisaba y se reunían. Se carneaba un ternero y se hacía asado."

La marcación es una fiesta tradicional de los meses otoñales que todavía algunos continúan. Tal es el caso de los Calfueque, aunque no sin dificultades ligadas a los permisos necesarios para validar la tenencia de ganado.

Marca de Adolfo Calfueque, padre de Griselda

"Este año no lo voy a hacer porque tengo que renovar el boleto de marca. Cada 10 años hay que renovar el boleto con el Juez de Paz Este año tengo que hacerlo, ya son 10 años, entonces no va a haber marca”

Otro evento tradicional que recuerda es la fiesta de San Juan, el 24 de junio. La fiesta de San Juan es una fiesta religiosa de la fe cristiana popularizada entre la población mapuche, ya que el día cristiano de San Juan coincide con el Wiñoy Xipantu, el Año Nuevo del pueblo mapuche. Tras la prohibición de prácticas idólatras y la ilegitimidad posterior que representaba la identificación con las costumbres y tradiciones de origen étnico, la población mapuche logró hacer perdurar el festejo bajo una forma legitimizada por el culto cristiano.

Para ese entonces, su abuelita organizaba un festejo.

Griselda Calfueque

"Ella carneaba pavo o lechón. Asaba y venía gente a pasar el día de San Juan con nosotros. Venía la familia Lagos y se juntaban los hijos de mi abuelita a pasar el dia con ella. Cantaban... y a comer"

Como la tierra no alcanza para alimentar a todos, hace muchos años ya que parte de la familia sale a trabajar por un salario. Su hermano y sobrinos son peones de campo. Sus sobrinas son Bety, Ermelinda y Paola, dos de  ellas trabajan en el complejo turístico de cabañas "Aiken". A falta de trabajo en el pueblo, otros prueban suerte en localidades cercanas.

"Viven conmigo mi hermano, mi hijo, mis dos sobrinos y una sobrina. Ellos trabajan. Mi hermano es peón de campo. Mi hijo no puede trabajar porque está enfermo de un pie. Mis sobrinas trabajan en un bar."

 

Censo Parques Nacionales 1965


Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter