La empresa constructora no aparece y deben cerrar el Jardín de Infantes N°57

Hasta el lunes se esperaba que la constructora COPACO S.A., responsable del edificio, se presentara a realizar los arreglos. El CPE habría enviado cartas documento  y se teme que el problema se dilate y termine en juicio. Conozca la polémica y curiosa historia de uno de los Jardines de Infantes más caros de la Argentina.
La empresa constructora no aparece y deben cerrar el Jardín de Infantes N°57
01/06/2010
A
nte la falta de soluciones y respuestas de la empresa  constructora responsable del edificio por los problemas del techo del SUM, el Consejo Provincial de Educación (CPE) ordenó el cierre del Jardín de Infantes N°57.  Las clases estarán suspendidas hasta nuevo aviso.
Hasta ayer lunes estaba previsto el plazo para que la empresa COPACO S.A., constructora del edificio, se presentara con un plan para encarar los arreglos. Desde el jueves 20 al sábado 22 obreros de la empresa trabajaron en el techo pero no pudieron solucionar el inconveniente. Según apuntó personal del jardín,  colocaron planchuelas  y uno de las vigas quedó más tirante que la otra, por lo cual, una está más baja.
Trascendió que el CPE habría enviado dos cartas documento a la empresa para que respondiera, ya que el edificio –inaugurado informalmente en el 2008- aún se encuentra en garantía.
“El compromiso de la empresa constructora era estar el día lunes trabajando para solucionar los problemas en la estructura del techo del SUM. Estamos a la espera de respuestas y del inicio de los arreglos”, señaló ayer a través de un comunicado la directora del establecimiento, Paula Gómez.
Cabe recordar que semanas atrás un técnico de Infraestructura Escolar inspeccionó el lugar y observó fallas graves en el techo del salón principal donde los pequeños realizan gimnasia y distintas actividades.
A raíz de eso el 17 de mayo el CPE decidió clausurar el SUM e instar a la empresa a realizar las reparaciones.
Uno de los jardines de infantes más caros del país
A fines del 2005 se anunciaba la construcción de un nuevo jardín de infantes para paliar la creciente demanda. Licitaciones y demoras mediante,  recién en junio de 2007 se firmó el contrato de obra con COPACO, una empresa constructora neuquina adjudicataria de varias obras públicas de la provincia, entre ellas, el Hospital de Buta Ranquil.
Actualmente se encuentra construyendo dos escuelas en Chubut, donde meses atrás habría tenido inconvenientes con los obreros por falta de pago de los jornales.
La construcción del Jardín de Infantes fue financiado por Nación dentro del plan Nacional 700 escuelas, pero la contratación y licitación fue responsabilidad del gobierno  provincial.
La obra  original contemplaba un edificio de 1.500m2, pero por razones “presupuestarias” se redujo a la mitad.
El edificio,  de 650m2 , demandó una inversión de $2.248.772, un 15% más del cálculo estimativo que preveía Nación en esta zona.
Durante el acto de firma del contrato de obra  el director del Programa de Nación, Ricardo Santocono, reconocía que “las licitaciones están muy por encima de lo presupuestado. Esta fue una obra cara”.
Asimismo, indicaba que en la zona el cálculo promedio del metro cuadrado rondaba en el 2007 los $3.000, y que en este caso ascendía a $3.459. “Este lugar tiene un movimiento de suelo importante, es un mallín, hay mucho trabajo exterior y los áridos hay que traerlos desde Bariloche”, justificaba el titular de COPACO.
Otra “curiosidad” del proceso de licitación fue que si bien la empresa OKUME había ofrecido el menor presupuesto y estaba pre-adjudicada, la obra fue para COPACO porque la otra “no tenía el volumen anual disponible que se exige”.
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter