"EL deseo del analista ante los prejuicios"

En esta entrega, la Psicóloga Violeta Paolini explica cómo operan los prejuicios. Su columna a las 12:00 por FM Andina.
07/04/2021
E

n el programa anterior surgió una pregunta acerca de los “prejuicios”.

Etimológicamente la palabra significa juzgar las cosas antes del tiempo oportuno. Evoca una opinión preconcebida, generalmente negativa, hacia algo o alguien.

Decíamos en un principio la semana pasada que quizás en esos casos, sin generalizar, aparezca  una especie de proyección de algo de la  propia fantasmática  hacia el otro/los otros, para decirlo rápidamente, tema que profundizaremos entonces.

Para el Psicoanálisis la función del analista se trata,  justamente de una posición muy diferente: escuchar  y leer desde el no saber, lo que llamamos la “docta ignorancia”  para dar lugar al saber inconsciente del analizante.

Trataremos de desarrollar  para diferenciar, siguiendo a Freud, lo que llamamos “neutralidad analítica”, de la posición de lo que llamamos el “deseo del analista” en la enseñanza de Lacan.

Cuestión que retoma Miller, quien señala que  Lacan llegó a decir: "No hay formación del analista, sólo hay formaciones del inconsciente", y esto es cierto en tanto el analista no es producto de ninguna imagen (Bild: imagen, de donde Bildung: formación), sino del resabio sin forma alguna que le deja su propio análisis…Aquel en el que se sostiene el deseo de saber, y no está al alcance de cualquiera, sino sólo de un sujeto verdaderamente sin prejuicios, advertido de que aquello que produce sentido y goce para él no produce sentido y goce para otro”.

El analista se abstiene, en tanto serían sus resistencias, a sus prejuicios, a querer enseñar, curar, a identificarse al lugar del saber; aunque es necesario que se produzca el dispositivo en donde un analizante se dirija a un analista con una pregunta, quien sabe que es un semblante, para producir la responsabilización del analizante en relación a sus dichos, y opera  mediante su interpretación, lo que trae aparejado efectos en la vida, es decir, no es una incidencia sin consecuencias.

Digamos, ya hablando de los lazos en la vida cotidiana entre los seres hablantes,  que no es tan sencillo ni va de suyo obtener una posición ¿podríamos decir “desprejuiciada”? para dar lugar objetivamente y con respeto a la singularidad de cada quien.

Hay, efectivamente también quienes se ubican desde ese lugar, por supuesto, creo que no  sin haber atravesado y estar advertidos de sus propios inconscientes. A eso se sumaría en lo social las cuestiones culturales de las épocas que nos atraviesan.

Continuamos conversando y los esperamos en la Radio, muchas gracias!

Violeta Paolini, Psicoanalista Miembro de la Escuela de Orientación Lacaniana y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter