miércoles 30 de noviembre de 2022    | Cielo claro 8.8ºc | Villa la Angostura

Cómo detectar y evitar el estrés en los perros

En esta entrega, la Adiestradora Canina Adriana Martinelli explica cómo detectarlo y cómo ayudar a tu mascota a superarlo. Su columna a las 11.15 por FM Andina
22/04/2022
Cómo detectar y evitar el estrés en los perros

Cada vez es más común escuchar hablar del estrés en perros y es muy común escuchar que muchos se ríen de pensar que esto es posible. Lamentablemente, para mi es cada vez más usual ver perros estresados.

¿Qué es el estrés? Es la tensión que el perro experimenta ante situaciones que le resultan agobiantes. El estrés puede ser “agudo” o “crónico”.

El estrés agudo se da cuando la situación estresante es temporal y el animal puede adaptarse y resolverla.

El estrés crónico se da cuando la situación generadora de estrés es constante y se prolonga en el tiempo. Aquí el animal no se adapta y termina desarrollando problemas de salud y de conducta que pueden ser muy graves.

Veamos las situaciones que estresan a nuestros perros:

Una de las causas más frecuentes es la falta de sueño. Los perros duermen entre 13 y 18 horas por día, de las cuales suelen dormir la mayor parte durante la noche y luego varias siestas a lo largo del día. Son muchos los dueños que despiertan al perro para jugar o para acariciarlo, y esto, es un gran error.

Algo importante es el lugar donde duerme nuestro perro. Debe dormir en un lugar confortable, donde no pase frío, pueda dormir estirado y donde pueda sentirse seguro de que nada le va a pasar.

Las mudanzas suelen ser otra causa de estrés. Los perros reconocen su lugar por el olor de ese espacio. Pero este tipo de situaciones lleva su tiempo de adaptación y podrá resolverlo, siempre y cuando le demos tiempo a explorar.

La llegada de un nuevo integrante a la familia, ya sea un humano u otro animal. Ya hemos hablado de como preparar la llegada de un bebé y como presentar un nuevo animal, pero pronto volveremos a tratar este tema.

Por otro lado, el fallecimiento de un ser querido también puede resultar una situación estresante para el animal, y hay que darle tiempo a hacer su duelo. Ya hemos hablado de lo importante que es, que pueda olfatear el cuerpo sin vida.

La falta de socialización es otra causa. El perro necesita tener contacto social con otros animales y personas para ser feliz. No darle la oportunidad de estar con sus pares, e incluso la falta de afecto y contacto por parte de sus dueños, genera situaciones de estrés.

La falta de actividad física es un generador común de estrés, pero ojo, un exceso de ejercicio también genera estrés. Esto se ve mucho en dueños que realizan deporte o entrenan en distintas disciplinas a su perro, y entrenan de más, tanto cuerpo como mente.

Educar al perro con gritos o castigos. Tanto la violencia física como los gritos pueden llevar a desarrollar en el perro una conducta agresiva, miedo hacia a la persona y traumas. Muchas veces hemos hablado sobre el entrenamiento en positivo, el tiempo y forma de premiar la conducta deseada.

No dar ningún tipo de educación también genera un perro estresado, ya que éste, no tendrá lineamientos ni reglas a seguir. Nuestro perro necesita pautas, rutinas y motivadores.

El exceso de atención es muy común en dueños absorbentes o que han volcado toda su atención en su perro. Los perros necesitan disponer de su propio espacio y tiempo.

La falta de estimulación mental. Los perros necesitan aprender cosas nuevas para mantener su mente en actividad y tener nuevos desafíos. Los juegos de inteligencia o de rastro pueden ser realizados dentro o fuera de casa.

Estar atado durante horas. Muchos resuelven el no tener terreno cercado o no haber socializado a su perro, atándolo para que no salga o muerda. El perro privado de su movilidad, sufrirá un estrés muy importante y se puede ver reflejado en su conducta y salud.

Convivir con una persona hiperactiva

Los perros tienen la capacidad de percibir nuestras emociones y adoptarlas, de manera que convivir con una persona hiperactiva acabará por estresar al perro y tornarlo igualmente hiperactivo. Por ello, antes de adoptar al animal resulta fundamental buscar al que mejor se adapte a nosotros y nuestro estilo de vida, que en este caso sería un can tranquilo, dócil y que no se vea afectado por la hiperactividad de su humano.

Sonidos fuertes

El perro es un animal con sentido del oído mucho más desarrollado que el nuestro. Por ello, se recomienda no gritar en el hogar, tener la música excesivamente elevada o producir ruidos que puedan estresar al animal.

Todo lo descripto anteriormente, son situaciones que, en general, estresan a los perros, pero a las que no todos reaccionan de igual manera. Lo importante es aprender a entender a nuestro perro, su lenguaje, las señales de calma y evitar todo aquello que pueda perturbar su estabilidad emocional.

Hay situaciones de estrés crónico que deben ser revertidas. Los perros que han sufrido abandono o han estado mucho tiempo en refugios o perreras, como los que han vivido el incendio de su casa o un accidente en auto; deben ser ayudados para revertir el recuerdo y reacción a estos.

Te puede interesar
Últimas noticias