miércoles 18 de mayo de 2022    | Muy nuboso 1ºc | Villa la Angostura

Jóvenes “desbrujulados”, con incertidumbres y angustias

En esta entrega, la psicóloga Violeta Paolini explica que lleva a los chicos y a los jóvenes a  no saber qué hacer con sus vida. Su columna a las 12 por FM Andina.
04/05/2022
Jóvenes “desbrujulados”, con incertidumbres y angustias

En la columna anterior enunciamos una cuestión que se articula con los síntomas actuales de la época: la inexistencia del Nombre del Padre.

Hasta hace pocos años decíamos la Caída de los Ideales, y otras formas de nombrar el cambio de paradigmas a nivel social, en tanto inciden en los seres hablantes.

Estas variaciones en cuanto a los referentes no son sin consecuencias. En tanto deja solos, desorientados, desbrujulados diríamos en Psicoanálisis a niños/as, adolescentes y jóvenes.

Una de las dificultades que aparecen en la Clínica en estos tiempos es la incertidumbre, y tras ello, la angustia, en el mejor de los casos que es cuando consultan, de analizantes que padecen de cierta abulia, es decir, no saben qué hacer con su vida, traen un aplastamiento del deseo importante, vienen sin rumbo, tampoco causados por sus familiares o amigxs a decidir qué camino seguir. Llamando a veces a ese momento como un paréntesis, o más bien parate: “año sabático”.

Tras los 2 años anteriores, tan particulares en relación a los movimientos referidos a mudanzas por estudios o trabajos o comienzos de Carreras universitarias cuesta aún más orientarse.

Muchos, por necesidades económicas consiguieron trabajos que les permitieron, por suerte mantenerse, cosa que por supuesto afecta lo emocional.

Otros quedaron bajo fuertes inhibiciones. Y aparecen ahora los desorientados, ¿cómo ayudarlos?  

Si bien hay casos donde el sujeto se puede integrar a actividades en la localidad y están muy bien así, hay otros en los que aparece la soledad en la que se encuentran para emprender una nueva etapa, concretamente por ejemplo: chicxs que quieren irse a estudiar, para lo cual deben mudarse a otra ciudad, y todo el cambio que eso implica, siendo que no cuentan con propios recursos  aféctivos y/o económicos para lograrlo.

¿Cúal podría ser la mejor manera de apoyar esa elección, que a ellos, aunque lo deseen, les cuesta emprender?

No tendría por qué ser sin temores, tanto desde los padres como desde los hijxs, pero eso no quita que entonces se produzca un trabajo para elaborar ese cambio en la dinámica familiar y así poder orientarlos y asistirlos de la buena manera.

Desde el Psicoanálisis sabemos que el deseo es inconsciente, o sea que alguien puede estar diciendo algo que no condice necesariamente con lo que desea. Me refiero a que para los padres escuchar y alojar para dar el “empujón” a lxs hijxs en el preciso momento de la vida en que es necesario para ellxs, no va de suyo.

Encontramos en ocasiones trabas en los adultos responsables, síntomas en los jóvenes, cuestiones que aparecen en las entrevistas y a las que por supuesto habrá que darles lugar para travesarlas y resolverlas de la mejor manera posible, pero sobre todo para lxs hijxs, que son los que más necesitan una guía en tiempos de falta de orientación.

Y cuando hablamos de orientación hablamos de poner en juego el deseo. También el goce y el amor, pero para comenzar lo diré más simplemente de esta manera. Poder poner en funcionamiento el deseo singular en la vida no es poca cosa. Y atreverse a realizar las cosas que se van eligiendo y yendo más lejos aún disfrutándolas, sería genial.

Seguramente surjiránn interrogantes al respecto de este tema tan actual como particular de cada situación, los esperamos en la Radio para conversar, muchas gracias!

 

Violeta Paolini Psicoanalista Miembro de la EOL y AMP.

Te puede interesar
Últimas noticias