"A 45 años del golpe cívico-eclesiástico-militar"

El Movimiento Evita escribe al cumplirse otro aniversario de la dictadura más sangrienta de la historia Argentina.
24/03/2021

 

El 24 de marzo de 1976 comenzó la dictadura más sangrienta de la historia argentina, provocando miles de muertos, detenidos, más de 30.000 desaparecidos y más de 500 niñes robados a sus padres y apropiados por los genocidas.

La dictadura genocida con la complicidad de vastos sectores civiles y eclesiásticos, tuvo como objetivo reorganizar la sociedad argentina detrás de un plan económico neoliberal que no hizo más que profundizar la exclusión de vastos sectores de la sociedad, destruir la industria, el trabajo, la cultura y la educación.

Para esto era necesario desmontar la importante organización de los trabajadores de las organizaciones sociales, y de todo aquel que pudiera enfrentar a ese modelo.

Este plan significó volver a alinear a nuestra patria con las políticas del imperialismo norteamericano y el sistema financiero internacional. El endeudamiento externo, los cierres de las fábricas, de las pequeñas empresas fueron parte de ese proyecto de sojuzgamiento al que llevaron a nuestra patria.

Sin embargo, la inclaudicable lucha de las Madres de Plaza de Mayo mantuvo encendida la llama en reclamo de Juicio y Castigo a los responsables y cómplices de la dictadura, convirtiéndose en una referencia mundial en la defensa de los Derechos Humanos.

Mientras Abuelas seguía buscando y recuperando a muchos nietos y nietas apropiados devolviendoles su verdadera identidad.

Fueron necesarios muchos años de democracia para que el juicio y castigo a los genocidas dejara de ser una consigna para volverse una política de Estado impulsada por un gobierno, el de Nestor Kirchner, que anuló las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, enjuiciando a los Represores. Juicios que aún hoy continúan, sentando así ejemplo en Latinoamérica y en el mundo.
Hoy nuestro país aún sufre las consecuencias de la última aventura neoliberal, que construida sobre una estructura de mentiras y amparado por los grandes medios de (in)comunicación y una justicia cómplice, llegó para imponer un exitoso plan de saqueo al pueblo argentino.

En un contexto inédito de pandemia mundial como el que estamos viviendo, esa herencia hace aún más difícil la recuperación.

Las organizaciones sociales que salieron a la calle y lograron construir la unidad en la acción fueron quienes marcaron el camino de resistencia al macrismo en defensa de los más necesitados, de los “últimos de la fila”.

Ejemplo de unidad que permitió construir una alternativa para derrotar a un gobierno que solo buscaba favorecer a los poderosos a costa del sufrimiento de nuestro pueblo.

Por eso este 24 de marzo levantamos las banderas de esos 30.000 compañeres que lucharon por una argentina más justa y gritamos bien fuerte: Presentes ahora y siempre.

 

Un Pueblo con Memoria

Un Pueblo con Futuro

 

MOVIMIENTO EVITA

Villa La Angostura

Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter