miércoles 29 de junio de 2022    | Nubes 1.9ºc | Villa la Angostura

Genocidio Armenio (1915-2022): Memoria, Verdad, Justicia

25/04/2022
Genocidio Armenio (1915-2022): Memoria, Verdad, Justicia

Mi padre Kevork (Jorge), como suelen hacer todos los padres, nos dejó enseñanzas y algunas historias, historias que fueron adquiriendo sentido a través del tiempo. Una de ellas creció a la luz de nuestra propia experiencia de vida, y hoy adquiere un nuevo alcance:

Kevork nos contó que había tenido en su vida muchos momentos importantes, imborrables, pero solo unos pocos que le arrancaron lágrimas a ese hombre bordado de cicatrices y dolores. Fueron sólo unos pocos: el Sí de mi Madre, el nacimiento de cada uno de tres sus hijos, y un día de 1962 cuando en el viejo Registro Civil de la calle Uruguay, en Buenos Aires, le entregaron su Cédula de Identidad, la ciudadanía argentina, tanto tiempo soñada, ahora en sus manos…

Con el tiempo dimensionamos esta “anécdota”, una perfecta síntesis del significado de ideas como Identidad,  Patria, Cultura de un Pueblo,  Memoria y el porqué de nuestro persistente reclamo de Verdad y de Justicia. 

Desde nuestra mirada Kevork era un claro ejemplo de mitos, íconos y rasgos típicos de  argentinidad; fútbol, tango, amigos, asados, familia, barrio. Tardamos un poco más en descubrir  su identidad armenia, y esa cultura que constituye nuestra invalorable herencia.

Cultura y Memoria intacta de millones de Kevorks alrededor del mundo, jamás olvidada, nunca negada. Callada por un dolor interminable y una herida que no cicatriza: aquella de perder seres queridos, de huir sin nada hacia ninguna parte. No poder entender tanto horror, ese pretender borrar la historia de un pueblo, su cultura, su identidad, sus saberes…

¿Cómo podía olvidar Kevork? Él sabía que su padre dejó la casa en Ereván abierta, con su aljibe trabajando para tener agua fresca cuando por fin regresaran en pocos días más. No regresó nunca, murió nuestro abuelo sin conocernos, a quince mil kilómetros de su casa, sin probar una gota del agua fresca, siempre pensando que volvería alguna vez, que no valía la pena echar raíces, ni aprender el idioma, ni hacer amigos…

Familias rotas, “desahuciadas, teniendo que marchar a vivir una cultura diferente…”  como dijo León. Otros murieron sin entender qué estaba pasando; agonía de un Pueblo ante la indiferencia de un mundo que siempre tuvo otras urgencias…

Pá, Abuelo, Kevorks de la diáspora Armenia alrededor del mundo, somos los portadores de esta Herencia Cultural, de este reclamo que no tiene pausa, somos los Hijos, serán nuestros hijos y nuestros nietos y así a través del tiempo, todos levantando las mismas banderas de nuestra Identidad y nuestra Historia. 

Setiembre de 2022 y cada 24 de Abril, el Pueblo Armenio, víctima de un odio semejante.

Argentina y Armenia, “no nos une sólo el Amor, también el Espanto”, espanto que alimenta el inacabable reclamo de Memoria, Verdad y Justicia. No hubo reconocimiento de las atrocidades, tampoco arrepentimiento por la barbarie. No olvidamos. No perdonamos. No nos reconciliamos. 

 

 Jorge (Keborksin) ARAKELIAN

24 DE ABRIL, 2022

Te puede interesar
Últimas noticias