viernes 24 de mayo de 2024    | Nubes -4.6ºc | Villa la Angostura

Experiencias de análisis: “se trata de pasar de la tragedia a la comedia”

21/06/2023
Experiencias de análisis: “se trata de pasar de la tragedia a la comedia”

Dado que el próximo XI Encuentro Americano de Psicoanálisis se titula "Empezar a analizarse" y aborda uno de los temas que venimos trabajando y por otra parte, continuamos investigando, (además de que es común que surja la pregunta sobre la experiencia de un análisis, es decir, de qué se trata), creo importante compartir nuevamente con ustedes un recorte de una nota publicada en Diario Andino, para poder retomar la cuestión, absolutamente vigente en nuestra Clínica. ( Ver "Psicoanálisis y teatro", 10/7/19)

Allí comentaba que en este video que les comparto, un trailer de una película realizada por Gerard Miller, como verán si entran al mismo, se los recomiendo, encontrarán la articulación que podemos pensar entre el escenario teatral y el escenario psicoanalítico, en tanto ubica lo que nosotros llamamos “La otra escena”, siguiendo a Freud.

Los que tuvieron la suerte de pasar por la experiencia teatral, sabrán lo satisfactorio que es tener la posibilidad de jugar a ser otro/a, x, vía un personaje.

Lacan decía que un analista alguna vez en su vida sería importante que se dé una vuelta por las bambalinas.

El semblante con el que el analista opera está en relación a eso.

Y también hay una relación fundamental entre el comienzo y el final de un análisis.

Decimos que en un análisis se trata de pasar de la tragedia a la comedia.

Como culmina G. Miller la película (que pasamos en un Cine debate hace varios años aquí): “La primer sesión es a la imagen de las que le seguirán, una aventura que no os cura de vosotros mismos, sino al contrario, os reconcilia con vuestra propia historia.”

 Continuaremos conversando en la radio, esperamos sus comentarios!

Ver Trailer de la película "La Primer Sesión): https://www.youtube.com/watch?v=kJEnLZTS59I

  

Traducción del tráiler de “La primer sesión”

Gérard Miller (voz en off) psicoanalista y animador de televisión. No, no, este documental no hablará de Molière, de Racine, o de Fedón. Este documental hablará de usted, de nosotros, de nuestra historia personal, de la cual a menudo somos los actores a ciegas. Esta es la tesis de Freud y de Lacan, con quienes quizá algunos no estarán de acuerdo. Pero, en realidad, nuestra vida es un teatro donde lo que se muestra no es la verdad. La escena en la que crecemos, en la que aprendemos a amar, a trabajar, a reír, y también a sufrir, está disimulada entre bastidores, bien oculta.

Por otro lado, para llegar a ser psicoanalista, es necesario ir a dar una vuelta entre bastidores, con frecuencia, bastante tiempo. Yo estuve en análisis durante más de 8 años; estaba en las nubes, acababa de cumplir 20 años y no tenía otra opción. Si hice este documental es para explicar por qué una persona, un buen día, toma la decisión de ir al psicoanalista para ver el reverso de su propio decorado.

Claude Chabrol: director de cine

No me he considerado nunca un enigma. He considerado, eso sí, la naturaleza humana como suficientemente enigmática e interesante para ser estudiada. Al fin y al cabo, yo me he inclinado más a observar el comportamiento de los otros que el mío.

 

Gérard Miller

 Cuando una persona no se ha psicoanalizado es habitual que encuentre una manera de evitar que el otro comience un análisis. Eso se puede agravar por el hecho de no saber a quien demandar una primera cita y, por otra parte, no son pocas las personas que ignoran si hay que acudir al análisis para resolver sus problemas... Para este documental me he encontrado con 16 analizantes, la mayor parte de los cuales antes de la primera sesión, antes de ir a la «la otra escena», retomando la conocida expresión de Freud, tenían reticencias.

Charles Berling, actor. Yo tenía un poco de miedo, tenía el presenti-miento que me iba a encontrar cara a cara con alguien que me tenía que escanear, y casi diría que de una manera extremadamente... supranatural.

Pierre Maulmont, bedel de instituto. Me ha costado algunos años tomar la decisión de ir al psicoanalista. Me decía que no era para mí; para mí el análisis era para personas como Woody Allen o Jacques Mesrine.

Yann Lucina, vendedor. Pensaba que ir al psicoanalista era una tontería, que el psicoanálisis no daba garantía de nada. ¿Y cómo podía hacer un niño en aquellos momentos para encontrar un psicólogo, porque, como se puede hacer esto, en la gran ciudad?

Isabelle Montourcy, inspectora de hacienda. Tenía miedo de engancharme al analista, al análisis. Pero, en realidad, de lo que tenía miedo era de darme cuenta que estaba mal, de reconocer que tenía problemas.

Agnés Becker, encargada de producción. Mi duda era si podría cambiar, si alguien me podía hacer cambiar. Porque cuando te has fabricado una personalidad, a través de lo vivido, a menudo estás muy habituada a esa personalidad y es muy difícil aflojar. Pero algo me decía que tenía que dejar de lado esa personalidad,  que también proporciona placer, es decir, sabía que tenía que ser bueno para mí, a pesar de perder algunas cosas, cosas que al fin y al cabo amaba.

Carla Bruni, cantante. Yo me oponía completamente a este tipo de procedimientos. No conocía el psicoanálisis y no creía que tuviera ninguna necesidad; tenía una vida totalmente centrada en la acción. Estuve totalmente fuera del psicoanálisis hasta los 28 años. En esa época tuve como una ruptura cuando murió mi padre. Entré en análisis, como te lo diría, en cuerpo y alma.

Gérard Miller. Carla Bruni no es la única persona que piensa esto. Para comenzar un análisis, no hay suficiente con la curiosidad intelectual. Es más, para llamar por primera vez a un psicoanalista es necesario que algo se tambalee, por ejemplo, levantarse una mañana y sorprenderse pensando «pero qué vida es esta en la cual no me reconozco, esta vida no parece responder a ninguno de mis deseos, a ninguna de mis aspiraciones.»

Gérard Miller. Dos veces por semana, o una vez, o tres, no hay estereotipos, no hay pautas preestablecidas, no hay un número estándar de sesiones, más largas o más cortas, es el caso por caso, el reino de lo particular en un mundo de dominio de lo universal. La primera sesión es a la imagen de las que seguirán, una aventura que no os cura de vosotros mismos, sino al contrario, os reconcilia con vuestra propia historia.

 

 

 

Violeta Paolini. Psicoanalista. Miembro de la Escuela de Orientación Lacaniana y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias