viernes 24 de mayo de 2024    | Nubes -4.6ºc | Villa la Angostura

“Funcionamientos, anudamientos y desanudamientos en la clinica actual"

13/12/2023
“Funcionamientos, anudamientos y desanudamientos en la clinica actual"

Luego de haber participado en las 32 Jornadas de la EOL, "Como tiene exito el Psicoanalisis!?", de las cuales podria hacer algun comentario en la Radio, pense en retomar, dado que es un tema muy actual y esta en absoluta consonancia con la clinica que atendemos actualmente, el tema de “La función paterna: entre lo Real, lo Simbólico y lo Imaginario”

Hablamos de la época de la inexistencia del Nombre del Padre, pero entonces, ¿qué va a ese lugar? Lacan en su última enseñanza se sirvió de Joice, el sinthome, en su seminario 23, luego de haber ampliado su conceptualización acerca del Nombre del Padre como metáfora, en relación al Edipo y la Castración, y luego de conceptualizar el objeto a como lo que no responde al significante, al sentido, ubica, luego del seminario 10, una bisagra, que retomará en el 21, Los Nombres del Padre, para decir que hay suplencias que estabilizan las estructuras clínicas, sin que haya desencadenamiento de psicosis.

Entonces encontramos en la clínica actual, presentaciones que se llamaron en su momento, inclasificables, psicosis ordinarias, es decir, no extraordinarias, anudadas por lo que se llama la clínica de los nudos, donde antes decíamos que la función paterna es siempre fallida, ahora ubicamos la falla o el lapsus del nudo entre los registros Real, Simbólico e Imaginario, de forma tal que los tres conceptos freudianos Inhibición, Síntoma y Angustia, pueden aparecer como sus reparaciones.

Retomo así, la cuestión del Padre en la enseñanza de Lacan que va más allá del Padre en Freud, ya que en el seminario 22 ubica al padre como nominación o padre que nombre, en tanto acto; y como síntoma, quien tiene como objeto causa de deseo a una mujer  y a quien elige amorosamente para darle hijos, para dar lugar al sinthome en lugar a de hablar del Nombre del Padre en el seminario siguiente, poniendo el acento en lo singular del goce del ser hablante.

Este cuarto lazo que hace anudamiento llamado sinthome, es la manera en la que cada uno está anudado, y ese es su funcionamiento, tanto en psicosis como en neurosis, siendo variable el modo en que este funcionamiento opera según el momento de la vida y en el análisis.

Un sujeto va a análisis en cuanto algo de ese modo de funcionamiento no anda, molesta, angustia, inhibe o trae un síntoma. En el mejor de los casos será un síntoma a develar y eso que hacía padecer conlleva un goce mortificante, que en el transcurso del tratamiento se transformará, no sin restos sintomáticos, en otra satisfacción, más vital, para el ser hablante. De modo que el sinthome con el que alguien comienza o vivió hasta llegar a un análisis no será el mismo que al que se arribará después.

 

El analista tendrá en cuenta qué hace que se no se desate, y operará en caso de ser necesario para que se produzca un nuevo anudamiento en forma de invención, lo que resulta a veces transitoriamente, a veces de maneras más duraderas.

En estos tiempos encontramos sujetos con mucha fragilidad simbólica, donde los anudamientos se desanudan con facilidad, identidades en lugar de identificaciones, por ejemplo.

Desafío para el Psicoanálisis, donde la transferencia juega un papel fundamental para la orientación y la dirección de la cura.

Continuaremos conversando de estos temas arduos pero necesarios de transmitir a la comunidad. Desde ya les agradecemos sus mensajes.

 

Violeta Paolini, Psicoanalista Miembro de la EOL y AMP"

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias