miércoles 12 de junio de 2024    | Nubes 5.2ºc | Villa la Angostura

“El terrorismo indígena y la inoperancia judicial”

30/04/2024
“El terrorismo indígena y la inoperancia judicial”

Sr. Director

Hace horas atrás, una célula extremista de movimientos indígenas que se mueven por la región, han dado muerte a tres carabineros en la zona mapuche de Araucania; aquí cerquita, distante a unos cien kilómetros hacia el noroeste, al otro lado de las montañas que nos separan con Chile.

Los oficiales chilenos fueron ultimados bajo metralla de armas de fuego, para luego incendiarse sus cuerpos en el mismo vehículo de patrulla de donde también robaron sus armamentos y municiones.

Semejante nivel de violencia organizada, fue prontamente entendido por las máximas autoridades trasandinas, como actos de terrorismo.  

Este grave hecho no sucede aislado en la Patagonia, pues se corresponde a una seguidilla de ataques minuciosamente estudiados por facciones indígenas hermanadas y comunicadas entre sí, que operan sigilosamente en una amplia región patagónica, que es considerada ancestral por los extremistas, sin los límites que conocemos; cual denominan “Araucania”, extendiéndose el territorio pretendido desde las costas chilenas hasta las playas marítimas argentinas, desde el Pacífico hasta el Atlántico, y ya desde la ciudad de Viedma hasta Tierra del Fuego.

 

Ciudades de Esquel; El Bolsón; Villa La Angostura, entre localidades más pequeñas como Villa Mascardi; El Hoyo; El Maitén, y otras, han sido testigos de ataques incendiarios contra puestos campestres y cabañas de montañas; campamentos de empresas viales en rutas nacionales; líneas ferroviarias; vehículos de transporte público; torres de alta tensión; pozos petroleros; oficinas turísticas; bosques nativos; todo pasado por el fuego subversivo indígena del grupo RAM -Resistencia Ancestral Mapuche-, comandado por Facundo Jones Huala y otros activistas todavía sueltos, siendo aquel detenido en la provincia de Río Negro en estado de ebriedad; habiéndoselo extraditado, convirtiéndose en reo chileno.    

El terrorismo aborigen no tiene fronteras, y en la provincia de Neuquén se viene dando desde hace quince años aproximadamente en estos rincones sureños, cuando elementos subversivos locales que sembraran el terror, incendiaran el canopy y la confitería en la base del cerro Belvedere, buscando alterar el orden público con uso de violencias organizadas.

Los dos ataques incendiarios en Villa La Angostura datados en el año 2009; la quema de la municipalidad en ese mismo año; el ataque a tiros al sereno y la quema de las maquinarias viales en octubre de 2022, son hechos -todos- que han quedado impunes, a pesar de estar identificados algunos de los criminales responsables, quienes tienen estrechos vínculos con actores de la pesudo comunidad mapuche Paicil Antriao. 

Efectivamente, Fausto Horacio Jones Huala, hermano del terrorista preso, junto a otros dos jóvenes provenientes de San Carlos de Bariloche -Tupac Nehuen Bustos Yañez y una fémina-, portando armas de fuego, repelieron a disparos al cuidador de las máquinas que terminaran totalmente inutilizadas por el incendio sellado con panfletos que esparcieron por el lugar, cuales contenían la leyenda “RAM”; conforme surge de las actuaciones oficiales donde están sindicados como autores del atentado.

Estos delincuentes, tras cometer tan resonante hecho, estuvieron escondidos durante tres días, cobijados en una vivienda que se encuentra en un caserío perteneciente a la Paicil Antriao; permaneciendo allí ocultos para luego escapar hacia Bariloche; según constancias de investigación glosadas en la causa penal que tramita en el Legajo MPFJU 43787/2022 -por hechos de terrorismo- y evidencias colectadas por este suscripto en el marco de pesquisas realizadas en actuaciones que se registran en Legajo MPFJU 45860/2023, en relación a la usurpación sufrida por las querellantes Salamida.

Obviamente, quienes prestan colaboración y logística a terroristas, son terroristas por participación criminosa. Estos colaboradores, simulando anhelar el bien común, caminan entre nosotros como si nada hubiera pasado, aparentando de buenos vecinos. Mansos en su andar, a sabiendas de una justicia penal inútil que coquetea con referentes indígenas y anda de sábanas con la defensa mapuche, buscando una pacificación hipócrita, que posa en entregar recursos naturales, dejar impunes usurpaciones, robo de energía eléctrica, y los atentados incendiarios aludidos, hechos donde no hubo un solo detenido a pesar de copiosa evidencia, máquinas viales, un canopy y una confitería arrasadas por las llamas.

Tamaña grosera falta de respuesta del aparato de Justicia, solo puede entenderse desde un análisis más amplio, que nos mueve a pensar que es estructural la corrupción en la provincia de Neuquén; que su Poder Judicial no es independiente como se intenta infructuosamente hacer creer; contando con un Ministerio Público Fiscal seriamente sospechado de corruptela, y que los hechos de gravedad institucional denunciados recientemente por un ex fiscal de Rincón de los Sauces, no hacen más que dar una dimensión catastrófica de la falta de tutela judicial efectiva que padecemos todos los habitantes de esta parte de la Patagonia, absolutamente expuestos e indefensos ante la afrenta terrorista que viene por nuestras tierras y riquezas bajo directivas que emanan desde las oficinas situadas en el numeral 6 de Lodge Street, Bristol, BS1 5LR, Reino Unido, donde se encuentra la administración central y jefatura de los pueblos mapuches, a minutos de Londres, donde el werken Reinaldo Mariqueo toma puntual el té inglés a las cinco de la tarde.-

 

Abog. Cristian Hugo Pettorosso

Matr. 2248, C.A.P.N; T°XLVIII, F°208, C.A.L.P; T°600, F°816, C.F.A.L.P.; Tº97, Fº387, C.P.A.C.F.

 

[email protected]

Te puede interesar
Últimas noticias